viernes, 12 de junio de 2015

¡NUEVO SACERDOTE EN @DiocesisBarinas! Monseñor José Luis Azuaje confiere ordenación a Francisco Umaña



Capitanejo designada capital del municipio Zamora, por ordenación de presbiteral de Francisco Umaña

Ramón Antonio Pérez / @GuardianCatolic
Texto y Fotos: Silaida Pinto Grisman

Monseñor José Luis Azuaje, obispo de Barinas, por la imposición de sus manos y la autoridad apostólica que le asiste, ordenó sacerdote al diácono Ángel Francisco Umaña Roa, durante una ceremonia que se cumplió el sábado seis de junio en la parroquia San Isidro Labrador de Capitanejo, municipio Zamora de esta entidad llanera, llenando de júbilo a la feligresía y población en general.

Una nota de prensa remitida desde la oficina de prensa de la diócesis de Barinas, indica que la solemnidad contó con la presencia de monseñor Ramón Antonio Linares, obispo emérito de esta Iglesia Particular y actual administrador apostólico de la diócesis de Acarigua. También asistió el clero de Barinas, religiosos, religiosas, familiares, movimientos de apostolados, autoridades locales y feligreses de San Isidro Labrador de Capitanejo.

“Con la ordenación de Umaña Roa, ya son 23 sacerdotes egresados del Seminario Diocesano “Nuestra Señora del Pilar”, y están prevista para el 20 de junio la ordenación del diacono Deivis Rodríguez y para el 18 de julio Luis Medina”, indica la nota informativa.


Monseñor José Luis Azuaje Ayala destacó las cinco ordenaciones previstas para este año del 50 aniversario e indicó que la constante labor vocacional realizada por el seminario diocesano, ha generado frutos que representa gran logro para la Iglesia local y para quienes trabajan prósperamente en el área pastoral, enfatizando la relevancia del sacerdocio, como ministerio que habla y actúa en nombre de Cristo.

Explicó que la esencia de lo que es el sacerdote, es la configuración con Cristo. “Sacerdote, es lo que se lleva en la vida que no se borra jamás, que no se quita nunca y que acompañará en la eternidad incluso después de muerto y que impregna la realidad de cada sacerdote”, dijo según la nota enviada.

Refiriéndose al ser sacerdote, dijo que la ordenación no es una promoción, una graduación, no es una carrera académica, pues no se trata de querer ser sacerdote, sino que la iglesia llama en nombre de Cristo a ser sacerdote es convocado como misterio de Dios, llamado que sopla a través de la Iglesia.

Asimismo, Monseñor Azuaje explico que el Magisterio de la Iglesia, habla sobre una vinculación ontológica que significa el ser sacerdotal de Cristo Jesús, se mete en el ser humano de cada sacerdote y por lo tanto se configura con ese ser sacerdotal de Cristo Jesús.

Esto no es una dinámica corporal, sino una dinámica espiritual y por ende de mayor fuerza, pues el cuerpo se corrompe se daña, pero el espíritu nunca muere y es una realidad que nos acompaña y se nutre permanentemente con nuestra vida, y es eso lo que es el sacerdote, alguien vinculado al ser sacerdotal de Cristo.

Capitanejo: capital por un día…



El gobierno municipal designó por primera vez en la historia del municipio Ezequiel Zamora a través de un decreto con motivo de la ordenación sacerdotal del diácono Francisco Umaña, que Capitanejo fuese capital del de este municipio hasta las doce de la noche de ese sábado seis de junio.




VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.