sábado, 4 de abril de 2015

PUBLICADO en @AleteiaES: Jaqueline Muñoz, ex presa política agradece su libertad al Nazareno de San Pablo en Caracas




Ramón Antonio Pérez  / @GuardianCatolic

Caracas, 03 de abril de 2015.- “Agradezco mi libertad y oro por los demás presos políticos”, rezaba el escrito colocado en una pequeña cruz que portaba el pasado Miércoles Santo, la ciudadana Balvina Jaqueline Muñoz Gómez, quien estuvo encarcelada desde el 22 de abril de 2014, en el Instituto Nacional de Orientación Femenina, INOF, una tétrica cárcel de mujeres cercana a la ciudad de Los Teques, en el estado Miranda, Venezuela.

Jacqueline Muñoz tenía pocas horas de haber recobrado su libertad, y ese día santo se atavió con una vestimenta de color morado mientras llevaba sus pies descalzos. Caminó un largo trayecto para agradecerle por este hecho al Nazareno de San Pablo, la imagen más venerada por los caraqueños, y que se resguarda en la Basílica Santa Teresa.

Esto es un milagro”, dijo luego de padecer casi un año de injusta cárcel. “Hace aproximadamente un mes me propusieron hacer un viacrucis viviente en la cárcel del INOF, tomando en cuenta mi facilidad para escribir y hacer teatro”, contó Muñoz quien fundó en el recinto penal una escuela teatral llamada “Ciudad Rosa”.

La propuesta del viacrucis surgió de un grupo de mujeres detenidas quienes vieron la solidaridad de Jaqueline, a pesar de los ultrajes y ofensas sufridas por parte de otras presas de alta peligrosidad. “Yo le dije a mi Dios, voy a hacer tu viacrucis viviente aquí, pero lo pagaré por el resto de mi vida en libertad, porque estoy convencida que Tú me vas a dar mi libertad”, explicaba en medio de lágrimas.
La escritora, artista plástica y ama de casa no llegó sola a cumplir su promesa. Junto a ella venía su menor hija con otra cruz cuyo bíblico INRI fue sustituido por un cartelito que decía: “Oro por la paz de los inocentes y agradezco la libertad de mi madre”.

Elenis Rodríguez: “Es una libertad chucuta”


La abogada defensora de los derechos, Elenis Rodríguez, presidenta de la Asociación Civil Fundando Derechos Civiles y Equidad – FUNDECI  – de Venezuela, explicó que Jaqueline Muñoz “fue agredida brutalmente por reclusas de alta peligrosidad” y nadie puede resarcir los daños ocasionados en contra de ella.

Comentó que el Ministerio Público, a través de la Fiscalía 151 del Área Metropolitana de Caracas, solicitó ante el Tribunal 9 de Control la revisión de la medida privativa de libertad de los presos políticos Marling Márquez, Jesús Pérez, Ramsés Rodríguez, Jordyn Ruíz, Marcos Guillén, José Aguilera y su defendida.

Explicó que la medida cautelar "es una condición de preso, solo que no duermes en la cárcel sino en tu casa (…) depende de las condiciones que te pongan tu puedes sentirte libre”. En el caso de Jaqueline no puede viajar al exterior y debe presentarse ante el tribunal cada quince días, por lo cual considera que es “una libertad chucuta”.

“El Amor en Tiempos de Guarimba”


Jaqueline Muñoz estaba escribiendo una novela: “El Amor en tiempos de Guarimba”, en la que resalta la realidad de los jóvenes venezolanos en el contexto de la realidad nacional, cuando fue detenida durante un allanamiento a su vivienda por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, Sebin, el 22 de abril de 2014.

La obra está inspirada en la brutal detención de su hijo Ángel Asdrúbal Zambrano Muñoz, ocurrida meses antes frente a su residencia por la Guardia Nacional Bolivariana. Comenzó a visitar los campamentos de estudiantes universitarios en la sede de la ONU en Caracas, la Plaza Alfredo Sadel y en Chacao, recabar aspectos para la obra.

También llevaba tiempo organizando a un grupo llamado “Los Libertarios”, conformado por jóvenes sin filiación política y dedicados al trabajo comunitario, “a la vida sana y al deporte, alejados de las drogas y formados en el estudio de la Historia y la Geografía nacional”, refiere el portal de derechos humanos Venezuela Awareness.

Al grupo llegó una mujer que resultó ser agente de inteligencia e informó al Sebin que Muñoz estaba escribiendo la referida novela. Elenis Rodríguez considera que la delatora es un claro ejemplo de la “figura del patriota cooperante” promovida por el gobierno.

Refirió que durante su estadía en el INOF, Jaqueline Muñoz, a pesar de las limitaciones, “logró terminar a escondidas su novela, el libro de su sueño, guardando sus capítulos en la Biblia. Es lo bueno dentro de lo malo”, cuenta la abogada.

Jaqueline invitó a tener mucha fe


Otra de las acompañantes en su vista al Nazareno, fue Janeth Frías, la madre de Bassil Da Costa, el joven cuyo asesinato por funcionarios del Sebin, el 12 de febrero de 2014, durante una marcha de estudiantes universitarios cerca de la Fiscalía Nacional.

No he conseguido justicia, pero sé que cuando tú tienes una creencia y una fe muy firme, sé que se va a lograr, no nada más para Bassil Da Costa, hay muchos presos que son inocentes y han esperado muchos años por una justicia que no le ha llegado”, dijo la señora Frías a los periodistas. Expresó su deseo de que “se haga justicia y seguir en la lucha, porque esta lucha sigue en el nombre de nuestro Dios”.


Finalmente, Jaqueline Muñoz pidió a los venezolanos no perder la fe porque el país va a salir bien de este trance. 

Tengan mucha fe porque todos vamos a salir adelante; estamos pasando por un momento muy fuerte pero Dios está con nosotros. Este es un momento espiritual del cual tenemos que mucho que aprender”.


VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.