domingo, 26 de abril de 2015

PUBLICA @AleteiaES - Papa Francisco: Es muy feo ver sacerdotes como pavos reales



El Pontífice aconseja a 19 aspirantes sacerdotes que ordenó después de una misa en San Pedro: "Que vuestros sermones no sean aburridos".

Corresponsal de www.aleteia.org desde Roma 

"Entregad a todos la palabra de Dios que vosotros mismos habéis recibido con alegría. Leed y meditad asiduamente la Palabra del Señor para creer en lo que habéis leído, enseñar lo que habéis recibido en la fe, vivir lo que habéis enseñado.
Y que esto sea el alimento del Pueblo de Dios, que vuestras homilías no sean aburridas y que lleguen al corazón de la gente porque salgan de vuestro corazón, porque lo que les decís a ellos es lo que vosotros tenéis en el corazón. Así se da la Palabra de Dios".
“No sean aburridos en las homilías”, “sean misericordiosos", “no se pavoneen”, dijo el Papa Francisco a 19 aspirantes sacerdotes en la Basílica Vaticana este domingo 26 de abril. “Gusten a Dios y no a ustedes mismos”.


El Pontífice presidió la misa en ocasión de la 52º Jornada Mundial de la Oración por las Vocaciones y recordó el rito que cumplen los obispos aceptando la ordenación de sus sacerdotes: “¿Son ellos dignos?  Con la ayuda de Dios y nuestro Salvador escojo estos hermanos para la ordenación presbiteral (sacerdocio)”.

En el IV domingo de Pascua, significado del ‘paso’ de Jesucristo de la muerte a la vida, el Papa ha reflexionado sobre el significado de ser sacerdotes en la Iglesia.

El sacerdocio, indicó es un llamado abierto al “pueblo sacerdotal”, es decir que todos están llamados a difundir la fe, además de los “sacerdotes” que dedican toda su vida al servicio de "unir a los fieles en una sola familia". 

Las homilías no deben aburrir 

El Papa solicitó a los sacerdotes de vivir lo que han aprendido. “Que sus homilías no sea aburridas que lleguen al corazón de la gente porque sus palabras provienen del profundo del corazón. Lo que ustedes digan es porque viene de vuestro corazón”.

Testimonio, buen ejemplo y discernimiento. “Así su doctrina será alegría y apoyo para las personas”.  El Papa aseguró que las palabras sin ejemplo no llegan al corazón. “Hacen más daño que bien y no llegan a las personas”.

No negar el bautismo, la salvación de Cristo es para todos

Entretanto, exhortó a los futuros sacerdotes a “no negar nunca el bautismo”. El primer sacramento que se da a los niños e incorpora a la Iglesia y a la vida cristiana.

Una posición coherente con sus enseñanzas como Arzobispo de Buenos Aíres, el 03 de septiembre de 2012 había exigió a los sacerdotes de once diócesis de la región Buenos Aires que administren el sacramento del bautismo a todos los bebés, sean fruto de una relación extramatrimonial o hijos de una madre soltera.

De acuerdo con el canon 868, inciso 1, del Código de Derecho Canónico, para poder bautizar a un niño es necesario contar con el consentimiento de los padres o al menos de uno de ellos, y  que haya esperanza fundada de que el niño va a ser educado en la fe católica.

Sacerdotes, no inquisidores, sino padres misericordiosos 

Luego invitó a los diáconos para que “no se cansen de ser misericordiosos en el confesionario, ustedes están allí para perdonar no para condenar. Imiten al Padre que jamás se cansa de perdonar”.

Esto en relación con ‘el sacramento de la penitencia’ uno de los siete sacramentos de la Iglesia, por el que se obtiene el perdón de los pecados. “Con el aceite santo y las oraciones se harán voz de la humanidad entera ante Dios”.

Sacerdotes, “gusten a Dios y no a ustedes mismos”


“Ejerciten en alegría y caridad sincera” la obra de Cristo, “únicamente para gustar a Dios y no a ustedes mismos”. 

El Pontífice con tono grave y ojos fijos. “Es feo ver a un sacerdote que vive para gustar así mismo, que hace el pavo real”.

Además, incitó a los presbíteros a ser siempre motivo de unión y comunión. “Salir de la propia comodidad para salir y buscar aquello que estaba perdido”. “El buen pastor que ha venido a ser servido… y salvar lo que se había perdido”

Por último, el Papa al final de la ceremonia ha abrazado y saludado a los 19 diáconos que recibieron el sacerdocio en la Basílica Vaticano, 13 de ellos provenientes de los seminarios diocesanos romanos (Pontificio Seminario Mayor, Colegio Diocesano Redemptoris Mater, Seminario de la Virgen del Divino amor) y 6 de otros colegios.

La predicación que el Obispo de Roma ha pronunciado durante la Celebración Eucarística ha sido la homilía ritual del Pontifical Romano para las Ordenaciones de los Presbíteros prevista en la edición italiana.

Han concelebrado con el Pontífice la misa de este domingo: los cardenales Agostino Vallini, Vicario General de la Diócesis de Roma, monseñor Filippo Iannone, Vicegerente, los obispos auxiliares, y los superiores de los Seminarios interesados y los párrocos de los sacerdotes ordenados. 



VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.