sábado, 28 de febrero de 2015

Diócesis de Trujillo realizó la cuarta asamblea general del Sínodo Diocesano



LA TAREA EVANGELIZADORA DEL DISCÍPULO MISIONERO
La Comisión Diocesana de Medios de la Diócesis de Trujillo remitió esta nota de prensa en la que da cuenta de la IV Asamblea General del Sínodo Diocesano, compuesta por delegados de todos los sectores de esta Iglesia Particular que aplica una metodología participativa revisando lo que han enviado las parroquias y zonas. 

“Como de costumbre cada cuaderno de trabajo en la asamblea general recoge la diversidad de propuestas surgidas en las asambleas parroquiales y zonales”, dice la nota enviada.

La Diócesis de Trujillo celebró, el viernes 20 y sábado 21 de febrero, en las instalaciones del Seminario Diocesano, la Cuarta Asamblea General del Sínodo. 

En esta ocasión los 80 participantes, entre clérigos religiosos y laicos, analizaron “La Tarea Evangelizadora del Discípulo Misionero”. Cada una de las sesiones estuvo presidida por el Obispo, Monseñor Oswaldo Azuaje.

El discipulado y la misión constituyen una de las cuestiones de mayor relevancia en la Iglesia. “La actividad misionera representa aún hoy el mayor desafío para la Iglesia”“Y la causa misionera debe ser la primera ¿Qué sucedería si nos tomamos realmente en serio esas palabras? Simplemente reconoceríamos que la salida misionera es el paradigma de toda la obra de la Iglesia” (EG 15).

Iglesia discípula “en salida”

Luego del proceso sinodal, que incluye el análisis de cada documento de trabajo en los grupos parroquiales y zonales para redactar las diversas propuestas, los delegados diocesanos dieron inicio a las deliberaciones, guiados por una ponencia central a cargo del presbítero Melvin Enrique Hernández Araujo, como perito en el tema de misionología.

El ponente abrió la exposición  destacando que a partir del Concilio Vaticano II, la Iglesia despertó nuevamente en su afán misionero; igualmente señaló la insistencia del Papa Francisco cuando dice: 

“Prefiero una Iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle, antes que una Iglesia enferma por el encierro y la comodidad de aferrarse a las propias seguridades”… más que el temor a equivocarnos, espero que nos mueva el temor a encerrarnos en las estructuras que nos dan una falsa contención… mientras afuera hay una multitud hambrienta y Jesús nos repite sin cansarse: “!Dadles vosotros de comer!” (Mc: 6, 37) (EG, 48 y 49).

En su intervención, celebrada el día viernes a las tres de la tarde, el padre Hernández  recordó que debemos hacer lo que hizo Jesucristo: “Él fue el misionero del Padre. Nosotros debemos ser los misioneros del Señor, pues  Él ha dicho “Yo soy el camino, la verdad y la vida”. “Toda la santidad está en amar a Jesucristo” como lo dijo San Alfonso. Si el evangelizador no siente ese amor, puede ser un buen predicador pero no un buen testigo que comunica la persona de Cristo y su evangelio.

Realizar con alegría y esperanza el Sínodo

Culminada la presentación del tema, los delegados constituyeron mesas de trabajo, en las cuales abordaron la revisión del documento presentado por la comisión central para hacer las respectivas propuestas a incluir en el  texto definitivo donde se establecerán  los desafíos y las líneas de acción para toda la Diócesis de Trujillo.

Además de las reuniones de revisión, discusión y nuevos aportes, en las plenarias los delegados participaron abiertamente haciendo sus planteamientos. Cabe destacar que  cada mesa de trabajo designó un secretario encargado para presentar sus conclusiones grupales.

Como de costumbre cada cuaderno de trabajo en la asamblea general recoge la diversidad de propuestas surgidas en las asambleas parroquiales y zonales.  La Asamblea General, compuesta por delegados de todos los sectores de la vida eclesial diocesana, aplica una metodología participativa revisando lo que han enviado las parroquias y arciprestazgos.

La asamblea general transcurrió en un clima de fraternidad y entusiasmo pues, aunque ciertamente se evaluó la baja participación en los grupos parroquiales, los asistentes constataron la importancia y vitalidad de esta experiencia eclesial que redundará en abundantes frutos pastorales para nuestra Diócesis.

Culminó el evento con los avisos y recomendaciones por parte de Monseñor Azuaje, y de la comisión central,  el rezo del Ángelus y el almuerzo, en horas del mediodía del sábado 22 de febrero. La directiva sinodal manifestó un especial agradecimiento al Seminario Diocesano deTrujillo por sus servicios y cooperación pues esa es la casa donde se reúne el Sínodo en sus asambleas generales.

Primer Sínodo Diocesano para la renovación pastoral de Diócesis

Desde la llegada de Mons. Oswaldo Azuaje  recogiendo la inquietud de su predecesor (Mons.VicenteHernández Peña) se fue madurando la idea de convocar un primer sínodo diocesano. Asumido el deseo del Pueblo de Dios sobre la conveniencia de esta experiencia eclesial, el pastor diocesano anunció su inicio el 26 de marzo del 2013 durante la Misa Crismal cebrada en la Catedral de Trujillo.

Hasta la fecha, el Sínodo ha realizado su  fase preparatoria y se encuentra en la fase celebrativa. La primera incluyó una amplia información y recogida de datos a través de una consulta y selección de temas, así como  la constitución la Comisión Preparatoria,  la Secretaría del Sínodo, el estatuto de los grupos sinodales y la aprobación de los estatutos del sínodo.


La inauguración del Sínodo incluyó dos grandes concentraciones eclesiásticas: la inauguración solemne durante la  Misa de Nuestra Señora de la Paz (el 24 de enero del 2014 en el templo catedral de Trujillo,) y  la sesión inaugural que tuvo lugar el día siguiente en el Auditorio del Colegio Salesiano de Valera con la presencia de Mons. Ovidio Pérez Morales.

Tal y como señaló en esa ocasión el Arzobispo Pérez Morales, los sínodos diocesanos constituyen una de las maneras más prácticas de aplicar las directrices del Concilio Plenario Venezolano.

Desde entonces el Pastor diocesano, el Consejo de Presidencia del Sínodo y el Comité ejecutivo,  han tenido la  misión de velar por la realización de la etapa celebrativa del Sínodo cuya primera sesión comenzó el 08 de febrero del 2014. 

Hasta los momentos son cuatro las asambleas generales con igual numero de documentos: La Comunión y Participación en la Vida de la Iglesia Trujillana; Familia, Misterio de Comunión;  Itinerario Bíblico Catequético de los Discípulos Misioneros de Jesucristo; La Tarea Evangelizadora del Discípulo Misionero.

Caminando juntos


Tal y como señaló Mons. Oswaldo Azuaje en la convocatoria a este evento: “El Sínodo de Trujillo es la oportunidad de una “conversión pastoral” que nos debe animar audazmente a pasar de una Iglesia establecida a una Iglesia Discípula-Misionera en marcha. Una Iglesia que responda a los desafíos del mundo cambiante, retos que requieren respuestas desde la fe y el testimonio, y que nos invitan a “salir” de nuestros templos y comodidades, tal como nos invita el Papa Francisco. Es también la oportunidad de hacer camino juntos, pues se trata de trabajar unidos en la renovación de la Iglesia, evangelizarnos y evangelizar”.


VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.