martes, 28 de octubre de 2014

El Padre Alexander Mendonça festejó su feliz cumpleaños entre hermanos y amigos



En medio de manifestaciones de alegría y solidaridad, reiteró un lema que siempre le ha acompañado: “¡Vale la pena ser sacerdote!”; o aquella expresión de vida: “¡Cuantos padres, madres, hijos y hermanos, Dios me ha dado a lo largo de mi vida sacerdotal!”

Ramón Antonio Pérez
@GuardianCatolic

Caracas, 28 de octubre de 2014.- Un año más de feliz existencia cumplió el pasado 19 de octubre, el padre Alexandre Joao Mendonça De Canha, y junto a sus compañeros del Palacio Arzobispal donde labora como ecónomo de la Arquidiócesis de Caracas, compartió con alegría una exquisita torta, un saludable brindis y muchos afectos. 

El “Padre Alexander”, como se le conoce, nació el 19 de octubre de 1954, en San Pedro, Funchal, en Portugal; y para demostrar que recuerda y practica su lengua natal y costumbres originarias, junto al Vice canciller de la curia, Padre Antonio Abeijón, cantaron el "Parabéns a você", deleitando a los demás amigos. 

En fecha reciente, con motivo de festejar su ordenación sacerdotal, había comentado que con apenas cinco años de edad, ya había sentido el deseo de ser sacerdote. Luego, siendo todavía un adolescente de doce años se traslada a Venezuela junto con su familia buscando tranquilidad, pero sin olvidar ese “primer amor” a Dios.

A los 26 años Ingresa al seminario Interdiocesano “Santa Rosa de Lima” de Caracas. “No fue fácil dejar padre, madre y hermanos para irme al seminario hace 34 años y cumplir mi periodo de formación. Pero poco a poco se va sintiendo la satisfacción de estar en lo que uno quiere y servir al llamado de Jesucristo”, comentó en la ocasión.

El 16 de julio de 1988, festividad de la Virgen del Carmen, con 33 años de edad, fue ordenado sacerdote por el Cardenal José Alí Lebrún Moratinos, en la parroquia “Nuestra Señora del Rosario” de Antímano.

Asumió sus primeros trabajos pastorales en Petare, específicamente en el sector Campo Rico, situación que lo vincula a sectores populares, ya que allí estuvo durante quince años. Igualmente sumó a sus responsabilidades el de capellán de la Zona 7 de la Policía Metropolitana, y luego en capellán general.

El Padre Mendonca de Canha es actualmente el párroco personal de la misión católica de la colonia portuguesa en Venezuela y Capellán de la Policía Nacional Bolivariana. Además, conduce programas de radio y escribe para medios de lengua portuguesa.

“¡Cuantos padres, madres, hijos y hermanos Dios me ha dado a lo largo de mi vida sacerdotal!”, dijo con regocijo. Y en medio de manifestaciones de alegría y solidaridad, reiteró entre sus compañeros: “¡Vale la pena ser sacerdote!”.








VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.