martes, 12 de agosto de 2014

Jóvenes Proponen que la Evangelización no se asuma “con mucha resistencia” en Venezuela



El Documento Conclusivo del V CONAJUMI realizado en la Diócesis de Barinas, cita que los jóvenes se sienten “invitados con urgencia a ‘pasar a la otra orilla’, donde hay personas, pueblos y situaciones que nos esperan”, según lo contenido en el Evangelio de San Marcos (Mc 4, 35-5,1).

Ramón Antonio Pérez 
@GuardianCatolic

Barinas, 12 de agosto de 2014.- La juventud misionera de Venezuela haciendo uso del dinamismo y las inquietudes que le caracterizan, luego de concluir el V Congreso Nacional Juvenil Misionero (V CONAJUMI), que se realizó en la Diócesis de Barinas, del 6 al 10 de agosto, en el mensaje final indican que “se asume con mucha resistencia la evangelización y no se le da el debido espacio protagónico a la juventud comprometida”, además, han pedido “la urgente necesidad de revisar e intensificar la Animación Misionera en la Iglesia y particularmente en la juventud”.

El mensaje propone “acercarse a la juventud, escuchar su realidad y discernir con ella, convertirse pastoralmente y finalmente conmoverse hacia ella”. Así también, plantean “revitalizar los procesos formativos para producir un efecto multiplicador entre nuestros jóvenes que los capacite a un compromiso pastoral misionero”; además de “fortalecer los procesos de cooperación misionera al servicio de la Iglesia en Venezuela y más allá de nuestras fronteras (Misión Ad Gentes)”.

A continuación el mensaje completo de los jóvenes participantes del V Congreso Nacional Juvenil Misionero (CONAJUMI 2014 – Barinas):

****************

“La Iglesia que peregrina en Venezuela, ha vivido y celebrado en los últimos tiempos acontecimientos que están marcando su navegar mar adentro (Mc. 4, 35-5,1): Concilio Plenario, Misión Continental, Año de la Fe y CAM 4 – Comla 9.

Jovenmisión en sus 30 años se ha unido a esta primavera misionera teniendo como máxima expresión el V Congreso Nacional Juvenil Misionero, a la luz de la exhortación apostólica Evangelii Gaudium, donde se hace un llamado apremiante a la Iglesia a estar constantemente en “Salida”, esto significa que estamos llamados a renovar el ardor por la misión, poniendo en práctica el mandato de Jesucristo de Evangelizar (Mt. 28).

Estamos invitados con urgencia después de estos acontecimientos eclesiales y los respectivos documentos a “pasar a la otra orilla”, donde hay personas, pueblos y situaciones que nos esperan (Mc 4, 35-5,1).

El Papa Francisco nos dice: La iglesia «en salida» es una iglesia con las puertas abiertas. Salir hacia los demás para llegar a las periferias humanas no implica correr hacia el mundo sin rumbo y sin sentido. Muchas veces es más bien detener el paso, dejar de lado la ansiedad para mirar a los ojos y escuchar, o renunciar a las urgencias para acompañar al que se quedó al costado del camino. A veces es como el padre del hijo pródigo, que se queda con las puertas abiertas para que, cuando regrese, pueda entrar sin dificultad” (EG 46).

Durante la preparación y la realización del V CONAJUMI, hemos constatado que se asume con mucha resistencia la evangelización y no se le da el debido espacio protagónico a la juventud comprometida, además, ha arrojado la urgente necesidad de revisar e intensificar la Animación Misionera en la Iglesia y particularmente en la juventud.

Por lo anteriormente expuesto, la juventud misionera propone:

Fascinarse y acercarse a la juventud, escuchar su realidad y discernir con ella, convertirse pastoralmente y finalmente conmoverse hacia ella.
Revitalizar los procesos formativos para producir un efecto multiplicador entre nuestros jóvenes que los capacite a un compromiso pastoral misionero.
Fortalecer los procesos de cooperación misionera al servicio de la Iglesia en Venezuela y más allá de nuestras fronteras (Misión Ad Gentes).

Los jóvenes misioneros reconocemos que “la misión es algo que no podemos arrancar de nuestro ser” (cf EG 273), y que estamos llamados a dar razón de nuestra esperanza, por ello nos comprometemos a cumplir con alegría el mandato misionero, hacer vida la invitación de la exhortación “Iglesia en Salida”, desde nuestros espacios pastorales, siempre confiados a la acción del Espíritu Santo y la protección maternal de nuestra Madre la Virgen María”.


El V CONAJUMI cerró su mensaje final con una frase extraída de la Exhortación Evangelii Gaudium del Papa Francisco: “¡Yo soy una misión en esta tierra y para eso estoy en este mundo!” (EG 273).


VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.