sábado, 19 de julio de 2014

Parranda de San Pedro de Guarenas Regresa a sus Raíces y Celebra Festividad del Santo Patrón


La “Parroquia Sagrado Corazón de Jesús” abrió sus puertas a esta expresión cultural y religiosa escindida de la original Parranda de San Pedro del municipio Plaza, declarada junto a la del municipio Zamora del estado Miranda, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, el 5 de diciembre de 2013.


La cultura necesita extenderse y crecer y no debe quedarse en un grupo reducido”, reiteró el promotor cultural Juan Lander.

Ramón Antonio Pérez
@GuardianCatolic

Guarenas, 19 de julio de 2014.- El padre Pedro Falcón Briceño responsable de la Parroquia “Sagrado Corazón de Jesús”, de la urbanización “Doña Menca de Leoni” de esta ciudad, por segundo año consecutivo festejó la solemnidad de los apóstoles San Pedro y San Pablo, con la presencia de la ‘Parranda de San Pedro de Guarenas Regresa a su Raíces’, lo cual llevó alegría y permitió conocer aspectos que se vinculan con esta expresión de cultura y religiosidad nacida en la región mirandina.

Durante el mensaje que emitió en la eucaristía que presidió el pasado 29 de junio, el sacerdote hizo un reconocimiento a los integrantes de la fundación que impulsa esta parranda de San Pedro y que desde el 2010 preside el folklorista guarenero Juan Lander. Los motivó a seguir difundiendo los valores culturales y religiosos que los involucra e invitó a integrarse en las actividades de la comunidad parroquial.

Padre Pedro Falcón Briceño, actual párroco en la iglesia "Sagrado Corazón de Jesús", en la urbanización "Menca de Leoni", Guarenas.
****************************************
También habló del trabajo emprendido por los apóstoles San Pedro y San Pablo que impulsaron a la Iglesia en los primero años de existencia cuando apenas era una secta. “La feligresía va montada en la barca que actualmente guía a nivel mundial el Papa Francisco y a nivel local el Obispo de la Diócesis de Guarenas, Monseñor Gustavo García Naranjo, que a la fecha cumplió 39 años de ordenación sacerdotal”, recordó.

La Parranda de San Pedro Regresa a sus Raíces




La Parranda de San Pedro presente en esta eucaristía surge ante una investigación que se convirtió en trabajo de grado, y según los autores se demuestra que el “baile nació en la Hacienda San Pedro e involucra a todos los guareneros”, comentó Juan Lander, promotor cultural del municipio Plaza y a quien se le conoce como  “Zona”.

Desde el año 2010 asumieron una propuesta de constituirse en la segunda parranda de Guarenas y esos primeros años no fueron tan fáciles. “Recibimos ataques de muchos sectores. Durante las misas tuvimos que conformarnos con estar al final del templo, pero gracias a Dios mandamos una carta y, en el año 2012 se pudo gozar de estar al frente del altar, en la bancada contraria a la de la familia Núñez”. Buscaron otros espacios, como en efecto lo hallaron en la Parroquia “Sagrado Corazón de Jesús” de la urbanización Menca de Leoni, donde han sido bien recibidos.

Lander expresó que muchos de ellos formaron parte de la parranda más antigua de Guarenas, “pero la cultura necesita extenderse y crecer. Ya esto es patrimonio cultural de todos los guareneros y no debe quedarse en un grupo reducido”, expresó Lander. 

Un poco de historia

En los años que van de 1.620 en adelante, la forma de vida de los moradores de la zona de Guarenas y Guatire, en el estado Miranda, Venezuela, era la agricultura. En las haciendas de la zona el cultivo de algodón, caña de azúcar y la cría de ganado porcino y vacuno eran las principales fuentes de vida para el momento.

La explotación de las haciendas de cultivo, era efectuada por una mano de obra predominantemente esclava. Entre las plantaciones de mayor fuerza y prestigio se encontraba la Hacienda de San Pedro en la que regía la religión católica y, precisamente, San Pedro Apóstol, era el santo patrón.

Cuenta la historia que una negra llamada María Ignacia, esclava de una de las haciendas vecinas de Santa Cruz de Pacairigua, hoy Guatire, contaba con la confianza de los amos. Un día, su hija Rosa Ignacia, enfermó. 

Agotados los recursos de los brujos y curanderos, en medio de una gran desesperación, pidió ayuda a San Pedro Apóstol.

Como promesa al santo, ofreció cantar y bailar si su hija superaba la desconocida enfermedad. El milagro se realizó y María Ignacia se dedicó a cumplirle la promesa a San Pedro Apóstol, todos los 29 de junio, bailando y cantando con su hija Rosa Ignacia en brazos. Pero, ¿existió verdaderamente la esclava María Ignacia…?

Según el archivo Parroquial de la Catedral “Nuestra Señora de Copacabana”, en Guarenas, fue verídica la existencia de María Ignacia. Nació el 31 de julio de 1800 y fue bautizada el 11 de agosto del mismo año por el sacerdote Juan Antonio Díaz Argote. Era esclava del hacendado don Gabriel Blanco Uribe.

En la medida en que la promesa de María Ignacia se iba consolidando, los demás esclavos se incorporaban y hacían suyo el cumplimiento. Los hombres, durante la observancia de la promesa, se vestían con levita y pantalones de color negro, el sombrero conocido como pumpá y alpargatas de cuero. Además, alrededor del cuello, se colocan un pañuelo de color amartillo o rojo, que simbolizaban a los partidos Liberales o Conservadores.

Mientras cantaban lo hacían con estrofas de protesta por el maltrato recibido de parte de los patrones. Zapateaban contra el suelo usando las cotizas de cuero y diciendo: “Con la cotiza dale al patrón, vuélvelo polvo sin compasión”….

Cuando muere María Ignacia, su fiel marido se viste de mujer y continúa con el pago de la promesa a San Pedro Apóstol. Luego, distintos hombres se han disfrazado de María Ignacia, cargando una muñeca que representa a su hija.

También forman parte de esta parranda: a) El Abanderado, que es el encargado de dirigir la ruta por donde transitarán bailando; b) El Cargador, con la responsabilidad de transportar la imagen de San Pedro durante el recorrido de la parranda; c) Los Tucusitos que son dos niños vestidos de azul y rojo; y d) Los ‘Sanpedreños’ o seguidores de la parranda que ataviados con cotizas debajo de las alpargatas, se encargan de bailar y contestar las estrofas de un cantante improvisador. 

Tanto en Guarenas como en Guatire después de la misa solemne del 29 de junio, la parranda recorre las calles principales, y van de casa en casa, llevando la alegría a los vecinos de estas localidades mirandinas.

La cámara edilicia de la ciudad de Guarenas, con fecha 11 de abril de 1998, emitió una ordenanza dando la potestad de la parranda a la Asociación Civil Antonio Núñez. Es un homenaje a la familia descendiente de los Sanpedreños originarios, quienes conservaron la tradición durante más de un siglo, siendo en la actualidad el más representativo de sus miembros, el guarenero Pablo Núñez.

La consolidación de la Parranda de San Pedro a través de los años, permitió que el 5 de diciembre de 2013, la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en su sede de Bakú, capital de Azerbayán, la declarara Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.






VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.