jueves, 3 de abril de 2014

CEV denuncia: “Tratan de imponer un gobierno totalitario” en Venezuela



“El Gobierno se equivoca al querer resolver la crisis por la fuerza. La represión no el camino”, dijeron los Obispos en un comunicado, tras enumerar los problemas que afectan a los ciudadanos y que han motivado las protestas en Venezuela. 

Ramón Antonio Pérez 
@GuardianCatolic 

Caracas, 03 de abril de 2014.- La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) dio a conocer este 2 de abril un comunicado en el que denuncia como “causa fundamental” de la crisis que se vive en el país, “la pretensión del partido oficial y autoridades de la República de implantar el llamado ‘Plan de la Patria’', detrás del cual se esconde la promoción de un sistema de gobierno de corte totalitario, que pone en duda su perfil democrático”.

La postura de la Iglesia se hace en un contexto signado por las protestas de estudiantes universitarios junto a sectores de la oposición y ciudadanos en general, y que después de casi dos meses han dejado 39 muertos, más de 550 heridos graves, no menos de 150 detenidos, así como personas desaparecidas. Un ambiente caldeado por la detención del dirigente opositor Leopoldo López, señalado de ser el promotor de las manifestaciones; la suspensión de su cargo a la diputada María Corina Machado; la escasez de alimentos, medicinas y el mal funcionamiento de otros servicios; y la devaluación del bolívar escondida en un cambio del sistema de obtención de divisas.

El documento titulado: “Responsables de la paz y del destino democrático de Venezuela", fue leído durante una rueda de prensa por el presidente de la CEV y Arzobispo de Cumaná, Monseñor Diego Padrón Sánchez, acompañado del presidente honorario del Episcopado y Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino, y por el secretario general y Obispo Auxiliar de Caracas, Monseñor Jesús González de Zárate. Además, fue refrendado por el primer vicepresidente y Obispo Barinas, Monseñor José Luis Azuaje Ayala; y el segundo vicepresidente y Obispo de San Cristóbal, Monseñor Mario Moronta Rodríguez.

Los obispos señalaron que los “estudiantes y otros manifestantes pacíficos, ejercen su derecho, previsto en la Constitución, y merecen, todo el respeto”. Y añaden que las protestas en ocasiones se han visto “empañadas por actos de violencia que han dejado muertos, heridos y destrozos en instituciones y propiedades”.

“Es evidente que muchas acciones delictivas son originadas por personas o grupos infiltrados con el objeto de tergiversar o desacreditar las protestas y provocar su condena”, denunciaron.

La CEV reiteró su petición al Gobierno para que desarme a los grupos civiles armados. “Su actuación coordinada, siguiendo unos patrones determinados, demuestra que no se trata de grupos aislados o espontáneos, sino entenados para intervenir violentamente. En muchos casos han actuado impunemente bajo la mirada indiferente de las fuerzas del orden público, por lo cual la actuación de éstas ha quedado seriamente cuestionada”, leyó Monseñor Diego Padrón.

Los Obispos de Venezuela reiteran que el diálogo sincero es la salida a la crisis. “La salida a la crisis es clara: el diálogo sincero del Gobierno con todos los sectores del país, con una agenda previa y condiciones de igualdad, y con gestos concretos, evaluables en el tiempo, como señales de necesaria rectificación”.

El comunicado reitera aspectos que atañen a la fe católica y al compromiso cristiano. “La fe cristiana bien entendida nos exige a todos los creyentes responsabilizarnos del destino del país, no permanecer indiferentes sino más bien involucrarnos en la defensa de la vida, de los derechos humanos, de la libertad y la democracia. Nadie que viva en Venezuela debe decir que no le interesa o preocupa la violencia y las muertes que están aconteciendo en ciudades y pueblos. Todos, sin excepción, somos responsables de la libertad, la paz y el destino democrático de nuestra Patria”.




VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.