lunes, 18 de noviembre de 2013

Cardenal Urosa Ordenó 15 nuevos diáconos Permanentes



Arquidiócesis de Caracas
Durante la ceremonia fue leído un decreto mediante el cual se crea canónicamente la Escuela de Diáconos Permanentes “San Esteban”, cuyo primer director es el Padre Carlos Márquez, con sede administrativa y pedagógica en la Iglesia “El Buen Pastor” de Bello Campo.

Caracas, 18 de noviembre de 2013.- El Cardenal Jorge Urosa Savino, ordenó a 15 diáconos permanentes durante una eucaristía que presidió el sábado 16 de noviembre, en la Iglesia “Nuestra Señora de Chiquinquirá”, en la urbanización ‘La Florida’ de esta ciudad, destacando la ocasión “para que todos renovemos, valoremos y vivamos cada vez más intensamente la alegría de creer en el Dios Padre de Nuestro Señor Jesucristo”.

El Arzobispo de Caracas estuvo acompañado entre otros sacerdotes, por Monseñor Fernando Castro Aguayo, obispo auxiliar de Caracas y Monseñor Adán Ramírez Ortíz, canciller de la curia. Además, estuvieron presentes Monseñor Nicolás Bermúdez y el Padre Carlos Márquez, quienes asumieron la responsabilidad de formar a los candidatos a diáconos; así también un grupo de seminaristas, familiares de los nuevos ministros y fieles en general.


El calor humano que se vivió en “La Chiquinquirá” fue muy especial. Los ahora nuevos ministros de la iglesia llegaron a primera hora con sus familiares luciendo las impecables indumentarias que lucirían durante la ordenación, ceremonia que se realizó en un lleno total.


“Como Cristo, no a ser servido sino a servir”


El Cardenal Urosa refirió que “tras varios años de esmerada preparación en nuestra Escuela de Diáconos Permanentes, bajo la dirección del querido Padre Carlos Márquez con su equipo, y la supervisión de Su Excelencia Monseñor Nicolás Bermúdez Obispo Auxiliar emérito de Caracas, ellos han solicitado la ordenación, e incorporarse al número de diáconos permanentes de nuestra Arquidiócesis, para imitar a Cristo, que no ha venido a ser servido sino a servir”.

Explicó que los nuevos diáconos respondieron al llamado que Dios les ha hecho a participar en el ministerio ordenado de la Iglesia. “Esto es motivo de gran alegría y de esperanza para nuestra querida Iglesia (…) que, en medio de las dificultades, gracias a la acción del Espíritu Santo, vive, se renueva y crece”, dijo.

El Cardenal Urosa recordó que en Caracas los primeros diáconos se ordenaron en diciembre de 1974. “¡Con qué entusiasmo se prepararon esos cinco diáconos permanentes caraqueños! ¡Con qué entusiasmo el Cardenal Quintero primero, y luego el Cardenal Lebrún, acogiendo e implementando el Concilio Vaticano II, impulsaron esta iniciativa conciliar”. Agregó que “luego de ese primer grupo de 1974 se han ido ordenando algunos en años anteriores, y recientemente, en el año 2008  tuve el gusto de ordenar 3 diáconos más”.

Santos, Unidos y Serviciales


Recomendó a los Diáconos Permanentes, al igual que a Obispos, Presbíteros y Pueblo de Dios en general, el cumplimento de tres tareas básicas: la santidad, la unidad dentro de la iglesia y el servicio a imitación de Jesucristo.

En primer lugar habló de “aspirar siempre a la santidad, en el ejercicio de su trabajo diaconal y en su vida familiar. La meta de cada cristiano y  por ello, más exigente, para cada obispo, sacerdote o diácono, es siempre la santidad”.

Luego explicó que los “ministros ordenados obispos presbíteros y diáconos, formamos un solo cuerpo, y todos debemos estar siempre en comunión afectiva y efectiva con el resto de los ministros ordenados”. Recordó la insistente plegaria de Cristo en la Última Cena: “que todos sean uno, oh Padre, como tú y yo somos uno. Que todos sean uno, para que el mundo crea que tú me has enviado”.

En tercer lugar, los exhortó “a vivir en espíritu de oración, para imitar siempre a Jesús servidor en algo muy importante: el servicio del amor, de la misericordia y de la bondad”. En ese sentido explicó la importancia de que “todos los ministros ordenados nos caractericemos por la bondad y misericordia del Señor para con los fieles, en toda nuestra acción pastoral, en el trato con la gente y en toda nuestra vida”.

Llamado a la calma




Cabe destacar que antes de la eucaristía, el Cardenal Urosa fue requerido por los medios de comunicación ante quienes reiteró el llamado a un ambiente de sosiego y tranquilidad ante las recientes medidas económicas implementadas por el gobierno nacional, y que vincularon directamente a varios locales comerciales.

“Rechazamos la usura, especulación, corrupción porque eso ha sido una predicación permanente de la Iglesia. Es el evangelio, y el papa Francisco insiste en eso, que un padre de familia no puede estar tranquilo si le da a su familia pan sucio, pan de corrupción. Nosotros permanentemente hemos estado luchado contra eso”, dijo.

Gratitud a las Esposas


Luego de la imposición de manos y de la eucaristía, las palabras de agradecimiento correspondieron al Diácono José Rafael Frías Acosta, teniendo gran significado el momento especial cuando se refirió al acompañamiento de las esposas de sus colegas.

“Damos gracias a nuestros familiares, a nuestras padres y a nuestras madres. A nuestras esposas, porque a diferencia de lo que se dice: ‘que detrás de cada hombre hay una mujer maravillosa’, entre nosotros los Diáconos no es así, la esposa no está a la espalda del Diácono sino a su lado. Y al lado de cada Diácono diligente, santo por demás, está una esposa amorosa, generosa y orante. Reciban amadas esposas la expresión más grande y sublime de la gratitud de sus esposos Diáconos, quienes me han insistido con vehemencia los ponga sobre nuestros relieves en estas palabras. Bien se yo que esta asamblea aceptará que hayan intentado pagar así esta deuda del corazón”.

Inmediatamente ahondó en la responsabilidad del servicio, y parafraseando a San Agustín de Hipona, finalizó sus palabras diciendo: “Para Ustedes soy Diácono, con Ustedes soy Cristiano. Lo primero puede significar un peligro, lo segundo la Salvación. Alabado sea Jesucristo”.


Finalmente, Monseñor Adán Ramírez dio lectura al decreto mediante el cual se crea canónicamente la Escuela de Diáconos Permanentes “San Esteban”, cuyo primer director es el Padre Carlos Márquez, con sede administrativa y pedagógica en la Iglesia “El Buen Pastor” de Bello Campo. Ramón Antonio Pérez / 
















VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.