viernes, 8 de noviembre de 2013

Arquidiócesis de Caracas contará con 15 nuevos diáconos permanentes



Son hombres casados y de probada vida cristiana “que desean consagrarse al servicio del pueblo de Dios en la Iglesia”. La escuela de formación fue creada en el año 2009, y funciona en la Parroquia “El Buen Pastor” de Bello Campo, en Chacao; pero pronto “tendrá personalidad canónica ya que el Cardenal Jorge Urosa Savino,  emitirá un decreto para darle continuidad”, dijo el Padre Carlos Márquez.

Ramón Antonio Pérez
@GuardianCatolic

Caracas, 08 de noviembre de 2013.- “El Cardenal Jorge Urosa Savino, ordenará a quince nuevos diáconos permanentes, en medio de una ceremonia religiosa que presidirá el venidero 16 de noviembre, a partir de las diez de la mañana, en la Iglesia ‘Nuestra Señora de la Chiquinquirá’ de esta ciudad, para que asuman como misión principal ser maestros de la fe y servidores en la liturgia y la caridad”.

De esta manera lo informó el presbítero Carlos Márquez, director de la Escuela de Diáconos Permanentes en la Arquidiócesis de Caracas. Sus declaraciones se produjeron durante el compartir del fin de curso que contó con la asistencia del presidente asesor de la escuela, Monseñor Nicolás Bermúdez, obispo auxiliar emérito de Caracas, quien entregó a cada aspirante un certificado de culminación de estudios. 

“Este grupo de candidatos a diáconos permanentes fue seleccionado de entre más de sesenta postulados; y para poder llegar a la ordenación tuvieron que cumplir tres años y medio de formación. Con anterioridad fueron instituidos en el lectorado y acolitado en sus respectivas parroquias donde cumplen su compromiso cristiano”, dijo Márquez.


¿Qué es un diácono permanente?

“Los diáconos son Ministros Ordenados, y pertenecen a la jerarquía de la Iglesia, como tal son clérigos, en virtud del Sacramento del Orden recibido”, explica.

El Concilio Vaticano II, esa gran asamblea ecuménica de la Iglesia convocada por el Papa Juan XXIII, y que se realizó desde 1962 a 1965, restableció el Diaconado “como un grado propio y permanente en la jerarquía”, dijo citando la constitución dogmática Lumen Gentium. No obstante, “las funciones y atribuciones del ministerio diaconal son muy poco conocidas por nuestra iglesia”, acota.

Tareas del Diácono Permanente

En torno a las responsabilidades que cumplirán los diáconos permanentes indicó que la primera es ser servidores en la liturgia. “Los diáconos permanentes tienen una participación importante y propia en las celebraciones litúrgicas; pero en ausencia del presbítero están llamados a presidir la comunidad cristiana que se reúne a orar, a escuchar y meditar la Palabra del Señor, y a recibir la Santa Comunión”.

La segunda es como maestros en la fe. “Deben llevar adelante iniciativas catequéticas especialmente en la formación de adultos; realizar homilías en concordancia con el presbítero; y ser ante todo ser ministros de La Palabra”. Añadió que “la proclamación del Evangelio es propia de los diáconos, quien estaría incompleto sin esta actividad”.

La tercera es el servicio en la caridad. “Los diáconos deben dedicarse al servicio de los más pobres y necesitados del pueblo de Dios haciendo presente a Cristo Servidor en medio de ellos. Estas actividades de servicio comprenden la visita a los enfermos, el acompañamiento de los ancianos y la organización de la caridad”.

Obispos, Presbíteros y Diáconos


Por su parte, Monseñor Nicolás Bermúdez dijo que los nuevos diáconos permanentes “van a formar parte de la clericatura diocesana porque el Ministerio Sacerdotal dentro de la Iglesia tiene tres grados: Obispo, Presbíteros y Diáconos”.

Consideró, de igual manera, que ésta ordenación será de gran ayuda pastoral para la Arquidiócesis de Caracas. “Es una fortuna y un regalo de Dios, porque se incorporarán al ministerio pastoral. Nos sentimos gozosos porque dará sus frutos en el trabajo que cada uno llevará adelante en su respectiva parroquia”.
Respecto a los sacramentos indicó que “estarán facultados para conferir bautizos y matrimonios, según las disposiciones establecidas por el ordenamiento de la Iglesia”.

LOS CANDIDATOS A DIÁCONOS

JOSÉ RAFAEL FRÍAS ACOSTA

Es de Tacaraigua, estado Miranda, y refiere que trabajó mucho tiempo en la región de Barlovento; ahora lo hace en la Parroquia “Nuestra Señora de Altagracia”. Cuando conoció a su esposa Yaneth, ya tenía compromisos dentro de la Iglesia. “Había sido instituido Lector y Acólito”. “Luego, fuimos caminando juntos y trabajando un proceso de servicio desde nuestra realidad de esposos con tres hijos: Ana Belén, Ana Cristina y José Miguel”. “Me siento muy feliz por culminar este camino de formación al diaconado que no es solamente de orden académico y espiritual, sino esencialmente en la capacidad de servicio”. Aspira que los barrios de ‘La Trilla’ y ‘La Concepción’ puedan convertirse “en espacios de diaconías”.

**********************

LUIS CALDERA TOSTA

Es cantante de música gregoriana y psicólogo clínico. Está casado y con tres hijos. Su esposa está muy unida al proceso vocacional con sus propias responsabilidades dentro de la familia. Trabaja en la Parroquia San Judas Tadeo, conocida como Iglesia La Chiquinquirá. Tuvo un discernimiento de casi 20 años a la par que trabajó en la pastoral educativa. “Soy una persona con un amor especial por la liturgia desde niño, que unido al trabajo con jóvenes, ancianos, enfermos y moribundos han configurado el camino vocacional, siendo además estimulado por mi guía espiritual: padre Jesús María Sasía”. “Los diáconos estamos llamados a ser testimonio del amor de la Iglesia, y cuando hagamos nuestra promesa, como en el matrimonio será para toda la vida, que me dará la oportunidad de unirnos más a Jesucristo a través del servicio”. 


La lista de nuevo nuevos diáconos permanentes la completan: Germán Claudio Machado Echezuría, de la Parroquia “María Auxiliadora” en el Arciprestazgo Altagracia; Delvis Narciso Ascanio Díaz, Luis Enrique Franco Tineo, Oswaldo Jesús Herrera y Vicente de Jesús Mujica Amador, Parroquia “El Buen Pastor”; Antonio Di Battista López, José Mauricio Monroy Rodríguez y José Gregorio Peña Ovalles, Parroquia “María Auxiliadora” en el Arciprestazgo de La California; Eduardo Emilio Martínez Pérez, Parroquia “San Juan Eudes”; Genaro Linarez Díaz, Parroquia “Dulce Nombre de Jesús”; Eduardo Suárez López, Parroquia “San Juan María Vianney”; Roberto Antonio Madriz Díaz, Parroquia “Nuestra Señora de Lourdes”; y Blas Gabriel Zaccaro Mendoza, de la Parroquia “El Salvador”. 

El Acólito Roberto Antonio Madriz Díaz, de la parroquia "Nuestra Señora de Lourdes", al momento de retirar de manos de Monseñor Nicolás Bermúdez el certificado de haber culminado sus estudios para el grado de Diácono Permanente. Observa el Padre Carlos Márquez.

Momento de oración que cumplieron durante la actividad de cierre en la Escuela de Diáconos Permanentes de la Arquidiócesis de Caracas.


VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.