lunes, 28 de mayo de 2012

Cardenal Urosa celebra el Día del Seminario y Solemnidad de Pentecostés en Caracas

Foto archivo, usada como referencia en relación al Clero Arquidiocesano de Caracas.
Durante la celebración solemne de Pentecostés y Día del Seminario, también  fue recordado el presbítero de origen haitiano Jacques Clermont, integrante del clero arquidiocesano de Caracas, quien falleció el 25 de mayo, a los 89 años de edad. 
Ramón Antonio Pérez
@GuardianCatolic
Caracas, 27 de mayo de 2012.- “Quiero subrayar un aspecto del compromiso cristiano y sacerdotal, tan importante para el futuro sacerdote: la fortaleza de espíritu, de ánimo, el temple de carácter, la reciedumbre ante las cruces, afanes y desengaños de la vida, que son tan frecuentes en la existencia diaria”. De esta manera se expresó el Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino, durante la eucaristía que presidió este domingo 27 de mayo, en la Catedral Metropolitana, con motivo de la Solemnidad de Pentecostés y Día del Seminario que celebra la Iglesia católica en Venezuela.
Efusión del Espíritu Santo
La homilía del Cardenal Urosa denominada: “Fuerza para ser mis testigos”, estuvo centrada en explicar el don de Fortaleza, uno de los siete que según las enseñanzas la doctrina católica cristiana, infundió el Espíritu Santo sobre la Iglesia primitiva.
“Cuando el Espíritu Santo descienda sobre vosotros, recibiréis fuerza para ser mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, y hasta los confines del mundo”, dijo el Arzobispo de Caracas, recordando la promesa de Jesús en el Libro Hechos de los Apóstoles (1,8).
Indicó que los cristianos han recibido al Espíritu Santo a través de los sacramentos para ser testigos en cada realidad personal. “Lo hemos recibido en los santos sacramentos del bautismo y la confirmación, para tener la fuerza necesaria para cumplir la misión hermosa y sublime de ser testigos de Cristo en nuestro mundo de hoy, en nuestra realidad personal”, acotó.
Explicó durante sus enseñanzas que una de las cuatro virtudes morales fundamentales, llamadas también cardinales, “es la virtud de fortaleza, que es la actitud permanente de firmeza en la práctica del bien y en la resistencia y lucha contra el mal”, agregando que “la fortaleza robustece nuestra voluntad. Se opone a la cobardía, y a la falta de empuje para hacer el bien”, dijo.

Día del Seminario

Foto Referencia: Grupo de seminaristas de Caracas recientes.
El Arzobispo de Caracas estuvo acompañado por los rectores de los seminarios “Santa Rosa de Lima” y “Redemptoris Mater”, presbíteros José Trinidad Fernández y César Hernández, respectivamente, así como por los aspirantes al sacerdocio de ambas instituciones. “Pentecostés es en Venezuela el `Día del Seminario´, es decir de los centros donde se forman quienes, habiendo recibido el hermoso don de la vocación sacerdotal, se preparan para ser dignos y santos ministros del altar”.
Acotó que “los Obispos venezolanos decretaron, hace ya muchas décadas, que la Solemnidad el Espíritu Santo fuera el Día del Seminario. Pues por una razón muy sencilla: es sólo el Espíritu Santo quien puede realizar la tarea de transformar los corazones de los seres humanos para configurarlos a Cristo sacerdote”.
El Cardenal Urosa precisó que el “Seminario es una de las instituciones más importantes de la Iglesia, pues en él se deben formar, con sumo esmero, sacerdotes llenos de inmenso amor a Dios, de grandes virtudes, de intenso ardor apostólico, y de gran preparación cultural y doctrinal”.
Recuerdan al Padre Jacques Clermont
Durante la misa fue recordado el presbítero Jacques Clermont, integrante del clero arquidiocesano de Caracas, quien falleció el día 25 de mayo pasado.  
La Oficina de Información de la Arquidiócesis de Caracas emitió un comunicado, indicando que el padre Clermont nació en Haití el 2 de agosto de 1922.
“Muy joven vino a Venezuela para realizar su formación sacerdotal en el Seminario Interdiocesano de Caracas. Recibió la ordenación presbiteral el 27 de agosto de 1950. Entre los ministerios que desempeñó en la Arquidiócesis se destacan el de Párroco de Santa María Goretti, en Altavista y el de Párroco de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, en Paguita, también fue Canónigo de la Catedral Metropolitana de Caracas”.
“Al encomendar a Dios Padre Misericordioso, a este insigne hijo suyo por tan dilatada y fructífera vida sacerdotal, pedimos al Señor le conceda la herencia prometida de su Reino, junto con sus santos y elegidos”, se lee en el comunicado.
A sus familiares, amigos y colaboradores, a la feligresía de la Parroquia del Perpetuo Socorro y a la Comunidad Educativa del Instituto Parroquial San Rafael de Paguita, los fortalezca la certeza de la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.
Los restos del Padre Clermont fueron velados desde el domingo 27 de mayo a las 12 del mediodía en la Iglesia Parroquial de Paguita, y el sepelio se efectuó este lunes 28 en el Panteón de la Arquidiócesis de Caracas, en el Cementerio de la Guairita.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.