domingo, 11 de septiembre de 2011

Caucagua rinde homenaje a la Virgen de Coromoto


Los habitantes de Caucagua, municipio Acevedo del estado Miranda, amanecieron en esta fecha muy animados para participar en las actividades organizadas por la Iglesia católica en la zona. No podía ser para menos: la cuarta peregrinación de la Virgen de Coromoto, Patrona de Venezuela, ya es costumbre en esta región mirandina.

Ramón Antonio Pérez
@GuardianCatolic
Caucagua, 10 de septiembre de 2011.- El Obispo de la Diócesis de Guarenas, Monseñor Gustavo García Naranjo, presidió la celebración eucarística con motivo de la Solemnidad de Nuestra Señora de Coromoto, Patrona de Venezuela, este sábado en Caucagua, realzando la peregrinación que desde hace cuatro años se lleva a cabo en esta región de barlovento.
El Obispo estuvo acompañado del párroco de “Nuestra Señora de la Encarnación”, presbítero Juan Francisco Berríos y el seminarista Arnaldo Sarabia, coordinador de los Hermanos Coromotanos de Caucagua, y por ende, responsable de las actividades.
Los cantos fueron amenizados por un grupo ensamblado por “Voces de Cristo”; “Nueva Generación con Cristo”, del caserío El Café; “Parranderos de Mendoza”; y Orquesta Sinfónica Guillermo Rivas”, fueron dirigidos por los profesores: Feliz Briceño, Wilfredo Saravia y Walter Rincón.
Hágase en mí según tu voluntad
En medio de un templo rebosante de alegría, mucho colorido y abrasado por el calor de Barlovento, dirigió sus palabras de agradecimiento a todos los participantes y organizadores de la actividad.
Su mensaje pastoral estuvo centrado en las virtudes de la Virgen María, sobre la que rememoró parte de su historia contenida en los Evangelios. “Nosotros, como María, debemos decirle a Dios: ´Aquí estamos´, como fue su respuesta ante el Arcángel cuando le anunció que sería la Madre de Dios”, dijo.
“Tenemos que ser sensibles - como ella fue sensible con el embarazo de su prima Isabel o en la Boda de Caná- a las necesidades de los más pobres, tanto en lo material como en lo espiritual”, dijo Monseñor García Naranjo.
Refirió de igual manera el mandato de la Virgen de Coromoto a los indios Cospes para que se fuesen a bautizar, considerándolo “como un mensaje de envío a la misión de nosotros los cristianos de Venezuela”.
Peregrinación de la Coromoto
Desde muy temprano los vecinos de Caucagua se motivaron a colocar por primera vez alfombras de flores en las diferentes calles de la población en la que participaron familias, comerciantes, autoridades, grupos sociales e invitados de otros municipios, sino también que colocaron altares frente a sus casas por donde luego pasaría la imagen de La Coromoto. También  adornaron la Plaza Bolívar, el centro de la población, los postes de alumbrado público, y se sumaron a la caminata y otras manifestaciones folclórico - religiosas.
Todavía a la media mañana, en la Parroquia “Nuestra Señora de la Encarnación”, integrantes de la Hermandad de la Coromoto, daban los retoques finales al monumento de la Patrona de Venezuela que, a partir de la 1:30 de la tarde, aproximadamente iniciaría su recorrido por las calles de Caucagua.
El nicho de La Virgen estaba colocado al un lado del templo, adornado con cientos de flores, entre las que sobresalían las rosas rojas y anaranjadas, que le servían de techo en el carro de andas.
El templo mostraba en su exterior una inmensa bandera venezolana que se desprendía desde el campanario hasta los jardines que dan a la calle; mientras que en su interior, inmensas banderas tricolores se anteponían al altar y otras cruzaban el fondo del recinto dándole un acento típicamente venezolano.
Antes del altar,  diez tortas indicaban que una vez más los venezolanos festejan la aparición de la Madre Dios, hecho ocurrido a los indios Cospes el 8 de septiembre de 1652, como recordó Monseñor Gustavo García Naranjo.
Las calles se llenaron de alegres y bulliciosos vecinos venidos de los diferentes sectores aledaños a esta comunidad de marcados rasgos afrodescendientes, aunque a decir verdad, la mezcla de la población es muy variada. Entretanto, la comparsa de Indios Coromotanos de Los Valles del Tuy, se sumaban a sus similares de Caucagua, para participar en la celebración eucarística. Igualmente se alistaban treinta bellas chicas ataviadas de coloridos trajes, que representaban la belleza del campo barloventeño. A ellas se sumaron en la tarde, una veintena de jinetes integrantes de una cabalgata coromotana, para acompañarlas durante la peregrinación y concluir con los festejos de la tarde con una parranda llanera.
Testimonios
ARNALDO SARABIA. Seminarista y vecino de Caucagua. Comentó que en esta oportunidad ha habido mucho entusiasmo por la cuarta peregrinación de la Virgen de Coromoto. “Se han sumado muchos vecinos y poco a poco iremos haciendo de esta peregrinación una referencia religiosa para nuestro estado Miranda y para Venezuela”.
CRUZ MARÍA CONOPOY. Poeta. Le dicó un bello poema a la Virgen de Coromoto al final de la misa.
MARIBES GARCÍA. Niña. Agradeció públicamente a la Virgen, al final de la misa.
Enlace en Facebook:

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.