viernes, 10 de junio de 2011

Pentecostés: Fiesta del Espíritu Santo en la Iglesia



Por su parte la Vicaria de Barlovento, en el estado Miranda,  invita al Pentecostés Vicarial para el 18 de junio en la Parroquia “Santo Domingo de Guzmán”, en Mamporal ... se realizará una caminata después de la eucaristía hasta complejo cultural de la parroquia, donde se desarrollarán las demás actividades desde las 8 de la mañana hasta las 4 de la tarde.

Ramón Antonio Pérez

Caracas, 10 de junio de 2011. La Iglesia Católica en el mundo entero ha entrado de lleno en las festividades con motivo del Pentecostés 2011. En Venezuela, la Renovación Carismática Católica, como “corriente de gracia” ha motivado la realización de actividades enmarcadas durante la Fiesta del Espíritu Santo a nivel nacional. Tal es el caso de la RCC -Caracas que programó lo han llamado: “Un Nuevo Pentecostés”, actividad que se realizará este 11 de junio a partir de las 8 de la mañana, en el Colegio La Consolación de Las Palmas. Será un encuentro con la participación del sacerdote y cantante Badoglio Durán, el Padre Gilmer Suárez y su banda, así como del Padre Pedro Castellanos.
Pero otras parroquias del Área Metropolitana de Caracas, y otros movimientos, también han organizado esta fiesta religiosa, tal es el caso del encuentro: “Convocados por el Espíritu”, que se realizará en la Parroquia San Martín de Porres, en Caricuao, a partir de las 5 de la tarde. Allí, las actividades estarán a cargo de los movimientos de apostolado: Sangre Nueva De Dios, Grupo Martinianos, Carpa, SMP, Grupo Kerygma y los diferentes grupos de Catequesis- Como invitado especial estará el cantante Franklin Useche…
Con antelación, a la Fiesta de Pentecostés que la Iglesia Católica celebra este domingo 12 de los corrientes, el Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino hizo un llamado a los fieles a abrir los corazones al Espíritu de Cristo para llegar “a la felicidad y la salvación eterna”. “Bendigamos, pues a Cristo resucitado por el don maravilloso de su Espíritu”, afirmó el Purpurado en su mensaje emitido el 5 de junio y que ha sido leído en templos, colegios católicos, grupos de apostolado y centros de formación religiosa.
El Cardenal Urosa recordó que “el Espíritu de Cristo nos hace hijos de Dios. Él nos guía para que conozcamos la verdad, y para que tengamos la fuerza para proclamarla y defenderla. Con el Espíritu podemos amar a Dios y al prójimo”.
También indicó que “en esta solemnidad de Pentecostés, conmemoramos la efusión visible del Espíritu Santo sobre los Apóstoles, congregados en torno a María (…). El Espíritu Santo es la tercera persona de la Santísima Trinidad, Dios como el Padre y el Hijo. Es el Espíritu de Dios, que estuvo presente y activo en la creación del mundo, en la concepción de Jesús, en la manifestación de Cristo como Mesías”.

Día del Seminario
Dos aspectos que menciono el Cardenal Urosa en su mensaje estuvieron relacionados con el Día del Seminario y el IV Congreso Eucarístico que este añosse celebrará en Caracas. En primer lugar, el Arzobispo de Caracas dijo que el Episcopado consagró la Solemnidad de Pentecostés como Día del Seminario. En consecuencia, pidió sostener económicamente estos centros de formación y orar para que sean “semilleros de santos sacerdotes, que ungidos y guiados por el Espíritu Santo glorifiquen a Dios, vivan unidos a Él en fidelidad a su excelsa vocación, y hagan presente a Jesucristo en el mundo”.
En segundo lugar, el Cardenal también se refirió al IV Congreso Eucarístico Nacional que se celebrará en Caracas del 23 al 26 de junio, donde participará un estimado de mil delegados de todo el país para “impulsar nuestra fe en la Eucaristía, nuestra vida cristiana, y nuestro compromiso de amor y justicia hacia nuestros hermanos”.
“Vivamos con alegría nuestra condición de templos vivos del Espíritu Santo; participemos siempre en la celebración dominical de la Eucaristía, y llevemos a nuestra vida diaria, -en la familia, en el trabajo y en la vida social-, el amor y la fuerza del Espíritu de Dios que Cristo nos comunica en el banquete Eucarístico”, señaló.

----------------------------------------------------
Pentecostés, “¿Qué significa todo esto?”


La fiesta de Pentecostés, al igual que muchos de los componentes de la fe cristiana, también tiene antecedentes antiquísimos propios de la religión judía, ya que estaba asociada a la primera cosecha del trigo. Entre otras denominaciones la fiesta fue conocida en hebreo también como Yom habbikkurim, es decir, “día de los primeros frutos”. En el libro del Levítico se describen las indicaciones que Dios le da a Moisés sobre las festividades de la Pascua. Específicamente en el Capítulo 23, versículos 15-16, se lee: “A partir del día en que lleven ustedes el manojo de trigo, como ofrenda especial, es decir, a partir del día siguiente al día de reposo, deben contar siete semanas completas. Y con el día siguiente al séptimo día de reposo se completarán cincuenta días”. 
Para los cristianos, la Pascua es el paso de Jesucristo de la Muerte a la Vida: la Resurrección. En consecuencia, la Venida del Espíritu Santo ocurre cuarenta días después de la Resurrección de Jesucristo y diez después que Asciende al Cielo. La narración de la llegada del Espíritu sobre los Apóstoles es impresionante y ocurre en medio de la citada fiesta de los judíos que llegados de todo el mundo llenaban a Jerusalén.
Jesucristo, en la víspera de su muerte prometió que después de su partida al Padre, el Espíritu Santo vendría sobre los Apóstoles. “Y yo rogaré al Padre y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre, a quien el mundo no puede recibir, porque no le ve, el Espíritu de la verdad ni le conoce: mas vosotros le conocéis, porque mora con vosotros y estará en vosotros”. (Juan 14:16,17).
El Capítulo 2 de Los Hechos cuenta de cómo ocurrió este momento trascendental para la Iglesia de Cristo: “Cuando llegó la fiesta de Pentecostés, todos los creyentes se encontraba reunidos en un mismo lugar. De repente, un gran ruido que venía del cielo, como de un viento fuerte, resonó en toda la casa donde ellos estaban. Y se les aparecieron lenguas como de fuego, repartidas sobre cada uno de ellos. Y todos quedar llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu hacía que hablaran”.
El Espíritu Santo junto al Padre y el Hijo forman la Santísima Trinidad. Los siete dones del Espíritu Santo son: sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios. Los 12 frutos del Espíritu Santo son: Caridad, Gozo, Paz, Paciencia, Mansedumbre, Bondad, Benignidad, Longanimidad, Fe, Modestia, Templanza y Castidad.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.