lunes, 21 de febrero de 2011

El lado «obscuro» del Pontificado de Juan Pablo II


Juan Pablo II será declarado beato el próximo 1o de Mayo según anunció el Papa el pasado mes de Enero. Ante la noticia nadie ha quedado impávido, pero las reacciones han sido de lo más diversas dentro y fuera de la Iglesia.

LOS «NEGOCIANTES»

Estoy hablando aquí de Imprentas, Casas Editoriales, Aerolíneas, Agencias de viajes, Hoteles y Fabricantes de souvenirs y objetos promocionales y religiosos.
Este grupo recibió con gran alegría la noticia de la beatificación (aunque la mayoría no tiene idea de lo que un beato significa), por ver en ella una grandísima oportunidad para lucrar económicamente con la devoción de las personas: sacaron de sus bodegas los escritos ya empolvados de Juan Pablo II, para exhibirlos de nuevo, después de cinco años de encierro, en los escaparates de las librerías; iniciaron la producción en serie de estampitas, medallas, imágenes, banderolas, globos... todos con la imagen de Juan Pablo II, para tener un buen stock a la venta en las fechas próximas a la beatificación; bloquearon todos los vuelos a Roma y los hoteles en esa ciudad, en esas fechas, para armar y vender “paquetes” para los peregrinos que quieran asistir al magno evento y que puedan, claro, pagar el sobreprecio.
Está bien, a mi juicio. Todos son negocios lícitos y, si usando de pretexto algo bueno (muy bueno) como es la beatificación de Juan Pablo II, se crean nuevas fuentes de empleo y se genera riqueza para las familias de los comerciantes... está bien.

LOS «ENTUSIASTAS»

La «Generación Juan Pablo II»... muchos millones de católicos que ahora tienen entre 20 y 30 años. Nacieron y crecieron bajo su pontificado; vieron, en todos los medios de comunicación, centenares de fotografías y escenas del «Papa Viajero» abrazando a los niños, a los nativos, a los indígenas, a los enfermos y ancianos. Lo vieron, con simpatía, en fotografías esquiando en los alpes suizos, caminando por parajes hermosos con botas y mochila al hombro, poniéndose sombreros típicos de los lugares que visitaba. Jamás leyeron un discurso, libro, carta o encíclica de él (eran muy pequeños para hacerlo), pero todos gritaron con entusiasmo, en algún momento, “Juan Pablo, segundo, te quiere todo el mundo” al verlo pasar a lo lejos en el Papa-móvil o en algún evento multitudinario como las Jornadas mundiales de la Juventud.

Esta generación está sensiblemente emocionada con la beatificación. Se trata de «su Papa» al que todavía quieren, extrañan y veneran, pues, aunque jamás leyeron nada de él, ni recuerdan una sola palabra de sus discursos, su mera imagen les trae hermosos recuerdos de su infancia.
No se han quedado quietos con la noticia. Gran parte de ellos está ya organizando, en todos los rincones del planeta, Homenajes, Jornadas, Eventos, para festejar la beatificación en grande y tener, sí, de nuevo, la oportunidad de gritar emocionados “Juan Pablo, segundo, te quiere todo el mundo”. Ya han reservado grandes escenarios, auditorios, estadios y cines y se encuentran elaborando vídeos, himnos y canciones con los últimos avances tecnológicos y sofisticadas escenografías para que en el festejo haya de todo: imágenes 3D, sonido surround y efectos especiales que exalten el corazón de todo el que asista.

A juicio de algunos, todo este entusiasmo juvenil, sus esfuerzos y el dinero que se está invirtiendo en la organización de los magnos eventos, sería mucho más fructífero para el Reino de Cristo si se invirtiera en la evangelización y la formación de tantos católicos que no conocen su fe. No sé... pudiera ser que tengan razón.
A mí en lo personal, más que la fiesta, me cuestiona el hecho de que, si la beatificación autoriza sólo el culto local (y no universal, que es permitido y obligado sólo después de la canonización), tal como lo confirmó recientemente el Card Saravia aquí... ¿es lícito, canónicamente hablando, organizar y promover estos festejos alrededor de la persona de Juan Pablo II fuera del lugar en donde será la beatificación?
Dejo la pregunta al aire, pues no conozco la respuesta.


LOS «RESENTIDOS»

Cuando mucho son una decena de personas, eso sí, muy ruidosas, extremadamente ruidosas, que están verdaderamente furiosas con la beatificación. En su momento le presentaron peticiones a Juan Pablo II, éste no se las concedió y ahora, resentidos, buscan la manera de vengarse de él tratando de difamarlo ante los medios, alegando que fue encubridor, solapador y no sé cuántas cosas más. No hay quien los escuche, pero seguramente seguirán gritando en los medios que se presten a difundir su rencor.

LOS «CASTIGADOS»

Aquí hablo de esos pequeños grupúsculos que, como los anteriores, también están resentidos en contra de Juan Pablo II porque fue él quien los puso “en su lugar” y los amonestó, en público, desenmascarando sus infidelidades. Acá están, entre otros, los teólogos de la liberación, las feministas radicales, los homosexuales, los curas casados, los promotores del sacerdocio femenino y de la abolición del celibato. Todos estos rechazan la idea de la beatificación, tachando a Juan Pablo II de retrógrada e intolerante. En fin... con sus quejas, groseras e irrespetuosas, sólo están luciendo y confirmando lo mal que están.


LOS «CRITICOS»

Personas entre 45 y 60 años, buenos católicos (muy buenos) que vivieron la transición Pío XII - Juan XXIII - Pablo VI - Juan Pablo II y sufrieron con los desórdenes del post-concilio. Éstos, son de los que están acostumbrados a buscar “el puntito negro en el arroz” con frases del tipo “Todo muy bien, pero...”
La próxima beatificación de Juan Pablo II no ha sido la excepción y los críticos han empezado a buscar y encontrar “los negritos”. Siguieron de cerca a Juan Pablo II, escucharon con atención sus discursos, leyeron sus cartas y encíclicas, lo admiran, lo quieren, saben que fue una persona excepcional, pero...
– ¿Por qué besó el Corán en 1999?
– ¿Por qué en el encuentro con la juventudes mahometanas los invitó “a vivir su fe también en otros países”, en lugar de invitarles a convertirse al cristianismo?
– ¿Por qué, en México, aceptó recibir una “limpia” de manos de una bruja, durante la ceremonia de canonización de San Juan Diego?
– ¿Por qué permitió que se pusiera la imagen de un buda sobre el altar (reservado para la Eucaristía) durante el encuentro en Asís y, en cambio, no permitió, ahí mismo, que se entronizara la imagen de la Virgen de Fátima “por no herir la sensibilidad de las otras creencias”?
– ¿Por qué permitió, en África, que una mujer topless leyera las lecturas durante la Misa?
– ¿Por qué puso una oración en el muro de los lamentos en Jerusalén, como si fuera judío?
– ¿Por qué aumentó misterios al Rosario, siendo una oración “intocable” dictada por la mismísima Virgen?
– ¿Por qué se rebajó a “orar” junto con brujos vudús (abiertamente satánicos) en el encuentro de Asís?
— ¿Por qué...?

En fin... estas personas no son malas (al revés). Quieren la beatificación de Juan Pablo II, pero... sí... expresan, un poco consternados, que les hubiera gustado que alguien les explicara si se revisaron, durante el proceso, estas acciones “poco ortodoxas” (a su juicio) de Juan Pablo II.
Ignoro si la Santa Sede hará público todo el estudio previo a la beatificación. Supongo que no. Así que estas personas se quedarán con la duda y, estoy segura que en cuanto se declare beato a Juan Pablo II, lo venerarán obedientemente, pues son personas fieles al Papa y al Magisterio.

LOS «FANS DEL CARD. RATZINGER»

Éste es un grupo bastante numeroso de excelentes católicos que aman profundamente a a la Iglesia; conocen y defienden la Tradición y la Sagrada Liturgia y que, basándose en las palabras del entonces Card Ratzinger en el Vía Crucis del 2005 (unos días antes de la muerte de Juan Pablo II) se preguntan: “¿puede ser declarado beato alguien que dejó la Iglesia en este estado tan deplorable?”

Aquí copio algunos extractos de las palabras del Cardenal (*):

"Pero, ¿no deberíamos pensar también en lo que debe sufrir Cristo en su propia Iglesia? ¡Cuántas veces se abusa del santo sacramento de su presencia, en qué vacío y maldad de corazón entra él con frecuencia! ¡Cuántas veces celebramos sólo nosotros sin darnos cuenta siquiera de él! ¡Cuántas veces se deforma y se abusa de su Palabra! ¡Qué poca fe hay en muchas teorías, cuántas palabras vacías! ¡Cuánta suciedad en la Iglesia y también entre los que, por su sacerdocio, deberían estar completamente entregados a él! ¡Cuánta soberbia, cuánta autosuficiencia! ¡Qué poco respetamos el sacramento de la reconciliación, en el cual él nos espera para levantarnos de nuestras caídas! [...]Señor, frecuentemente tu Iglesia nos parece una barca a punto de hundirse, que hace agua por todas partes. Y también en tu campo vemos más cizaña que trigo. Nos abruman su atuendo y su rostro tan sucios. Pero los ensuciamos nosotros mismos. Nosotros somos quienes te traicionamos[...]"

Este grupo está erróneamente convencido de que Juan Pablo II se dedicó a viajar y a establecer relaciones diplomáticas y descuidó, mientras tanto, el interior de la Iglesia y el depósito de la fe.

La existencia de este grupo es lo que me impulsó a escribir este artículo, pues estoy convencida de que están en el error. Efectivamente, durante todo el pontificado de Juan Pablo II, los medios se dedicaron a publicar sólo sus viajes apostólicos y diplomáticos y sus hermosas fotografías con gobernantes y personas con trajes folclóricos. Pero... hubo una parte muy importante en el pontificado de Juan Pablo II que los medios dejaron en la más completa obscuridad. No le hicieron la más mínima promoción, no sé si por ignorancia u omisión voluntaria. Es el «lado obscuro» del pontificado de Juan Pablo II, no porque sea tenebroso, sino porque se quedó en la obscuridad de los archivos vaticanos.

Para este grupo, quise hacer una lista (de ninguna manera exhaustiva) de algunas cosas que se hicieron durante el pontificado de Juan Pablo II para defender la fe y disciplina dentro de la Iglesia.

Pensaba ponerla aquí mismo, pero al hacerla resultó ser una lista demasiado larga para dejarla en el cuerpo del artículo, así que la pongo en un artículo aparte, al que pueden acceder aquí:

1978-2005: aspectos menos conocidos en los 27 años del Pontificado de Juan Pablo II

Confío en que, al verla, este grupo reflexionará y se dará cuenta del gran trabajo que hizo (también hacia dentro) Juan Pablo II.

LOS QUE MEJOR SABEN DEL TEMA

Acá están, por supuesto, el Papa y todo el equipo que colaboró directamente en el proceso de beatificación: Mons. Slawomir Oder, postulador de la causa, abierta formalmente el 28 de junio del 2005; los vicepostuladores, los miembros del Tribunal Rogatorial en Cracovia, los censores teólogos (encargados de analizar todos sus escritos), los testigos de visu y ex auditu que declararon; el promotor de justicia (antes llamado "el abogado del diablo"); el miembro del Colegio de Relatores que habrá presentado la ponencia a la Comisión de teólogos y éstos, que con su voto positivo la pasaron a los Obispos y Cardenales miembros de la Congregación para las causas de los Santos.

Estas personas sí saben del asunto pues estudiaron a fondo (muy a fondo) la vida y obra de Juan Pablo II y presentaron su voto a favor para que Benedicto XVI lo declarara Venerable, junto con Pío XII, el 19 de diciembre del 2009, confirmando formal y públicamente su vivencia heroica de las virtudes.

En este grupo también está el grupo de médicos, encabezados por el Dr. Patrizio Polisca que llevaron a cabo, después, las investigaciones alrededor de la veracidad del milagro presentado (la curación inexplicable e inmediata de la monja francesa Marie Simon-Pierre, enfermera de profesión, quien sufría la enfermedad de Parkinson) y que es el que, al haber sido confirmado, permite que el Papa declare la beatitud de Juan Pablo II.

Yo, junto con la grandísima mayoría de los católicos, me uno de corazón a este grupo. Si el Papa, en su sabiduría y bondad y de acuerdo con todos los estudios que le han presentado, ha decidido declarar beato a Juan Pablo II, a mí no me queda duda alguna; me uno a su alegría confiando plenamente en que todo el proceso se llevó a cabo de manera meticulosa y exigente tal como el mismo Benedicto XVI dejó establecido en la instrucción sobre el procedimiento en las causas de los santos, Sanctorum Mater

No queda más que dar gracias a Dios por la beatificación próxima y por el fecundo y prolongado pontificado de Juan Pablo II con el que Dios ha enriquecido, bendecido y fortalecido a su Iglesia y al mundo entero.

¡Que viva Juan Pablo II! y que Dios les llene de bendiciones a todos ustedes.


Lucrecia Rego de Planas
Dirección
http://es.catholic.net

Comentarios al autor: lplanas@catholic.net

(*) Palabras del Card. Ratzinger en el Vía Crucis en el Coliseo el 25 de III del 2005

NOVENA ESTACIÓN

Jesús cae por tercera vez
MEDITACIÓN
¿Qué puede decirnos la tercera caída de Jesús bajo el peso de la cruz? Quizás nos hace pensar en la caída de los hombres en general, en que muchos se alejan de Cristo, en la tendencia a un secularismo sin Dios. Pero, ¿no deberíamos pensar también en lo que debe sufrir Cristo en su propia Iglesia? ¡Cuántas veces se abusa del santo sacramento de su presencia, en qué vacío y maldad de corazón entra él con frecuencia! ¡Cuántas veces celebramos sólo nosotros sin darnos cuenta siquiera de él! ¡Cuántas veces se deforma y se abusa de su Palabra! ¡Qué poca fe hay en muchas teorías, cuántas palabras vacías! ¡Cuánta suciedad en la Iglesia y también entre los que, por su sacerdocio, deberían estar completamente entregados a él! ¡Cuánta soberbia, cuánta autosuficiencia! ¡Qué poco respetamos el sacramento de la reconciliación, en el cual él nos espera para levantarnos de nuestras caídas! También esto está presente en su pasión. La traición de los discípulos, la recepción indigna de su Cuerpo y de su Sangre es ciertamente el mayor dolor del Redentor, el que le traspasa el corazón. No nos queda más que gritarle desde lo más profundo del alma: Kyrie, eleison - «Señor, sálvanos» (cf. Mt 8,25).
ORACIÓN
Señor, frecuentemente tu Iglesia nos parece una barca a punto de hundirse, que hace agua por todas partes. Y también en tu campo vemos más cizaña que trigo. Nos abruman su atuendo y su rostro tan sucios. Pero los ensuciamos nosotros mismos. Nosotros somos quienes te traicionamos, no obstante los gestos ampulosos y las palabras altisonantes. Ten piedad de tu Iglesia: también en ella Adán, el hombre, cae una y otra vez. Al caer, te arrastramos a tierra, y Satanás se alegra, porque espera que ya nunca podremos levantarnos; espera que tú, arrastrado en la caída de tu Iglesia, quedes abatido para siempre. Pero tú te levantarás. Tú te has reincorporado, has resucitado y puedes levantarnos. Salva y santifica a tu Iglesia. Sálvanos y santifícanos a todos.


(**) 1978-2005: aspectos menos conocidos en los 27 años del Pontificado de Juan Pablo II
El trabajo de Juan Pablo II
para la custodia del depósito de la fe y la preservación de la disciplina eclesiástica


1979 -
Enero. Puebla. Juan Pablo II condena la «Teología de la Liberación», herejía de corte marxista que confunde la liberación política, económica y social, con la salvación en Jesucristo.
Febrero. La Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) amonesta al P. Bernard Häring, sacerdote redentorista, por su oposición abierta a las enseñanzas de la Humanae Vitae.
La CDF amonesta al dominico francés Jacques Pohier y le prohíbe presidir asambleas litúrgicas y enseñar públicamente, por su visión ambigua y engañosa acerca de Dios y la Eucaristía.
En USA, reitera a la representante de las religiosas estadounidenses la enseñanza de la Iglesia con respecto al sacerdocio femenino.
Octubre. Les recuerda a las religiosas, la importancia de usar de manifestar su consagración también externamente, mediante el uso de un hábito religioso sencillo y adecuado.
Diciembre. La CDF amonesta al teólogo holandés Edward Schillebeekx por sus proposiciones ambiguas en materia cristológico que él se niega a rectificar.
El 15 de diciembre, la CDF declara que "El profesor Hans Küng [suizo-alemán] ha dañado en sus escritos, la integridad de la verdad de la fe católica, y por lo tanto ya no puede ser considerado un teólogo católico y no puede, como tal, llevar a cabo la tarea de enseñar. "

1980
Enero. El Papa corrige, en Holanda, algunas ambigüedades y exageraciones del llamado “Consejo pastoral de los Países bajos” en cuanto a la Eucaristía, la confesión, el sacerdocio, la catequesis y el ecumenismo.
Octubre 14. La CDF re-establece, en una Carta Circular, las normas para la dispensa del celibato sacerdotal y la reducción al estado laical de sacerdotes que dejan el ministerio.
Noviembre 20. La CDF vuelve a amonestar al P. Edward Schillebeekx, haciéndole ver que no ha rectificado sus ambigüedades cristológicas.

1981
Febrero 17. La CDF interviene para corregir los errores difundidos en la “Declaración de la Conferencia de Obispos de Alemania” con respecto a la afiliación de católicos a organizaciones masónicas y ratificando la pena de excomunión a los mismos.
Octubre. Nombra a un delegado de su confianza para socorrer a la Compañía de Jesús en el discernimiento y que, dejando las desviaciones, regrese al seguimiento de su carisma original.
Noviembre. En la exhortación apostólica Familiaris Consortio, confirma las enseñanzas de la Humanae Vitae con respecto a la inmoralidad de la anticoncepción y ratifica que los divorciados vueltos a casar no pueden tener acceso a la Eucaristía, a menos que decidan vivir como hermanos.

1982
Marzo 27. La CDF interviene para corregir ambigüedades y lagunas en materia de ecumenismo, que habían quedado plasmadas en el Informe Final de la Conferencia Internacional Anglicana-Católica Romana
Junio 29. El Papa escribe a los obispos de Nicaragua para condenar la llamada”Iglesia Popular”, ligada a las comunidades de base y fuertemente impregnada por la Teología de la Liberación.
Agosto 23. Erige la Prelatura personal de la Santa Cruz y Opus Dei

1983
Enero 25. Promulga el nuevo Código de Derecho Canónico, impregnado de una renovada misericordia disciplinaria.
Marzo. Managua. Reprueba públicamente al P. Ernesto Cardenal quien se ha afiliado al gobierno sandinista (feroz régimen socialista). Resiste impávido los gritos de «las madres de la revolución» durante la misa y, valientemente, reitera su firme condena a la Iglesia popular y al falso ecumenismo de los cristianos que se comprometen en el proceso revolucionario.
La CDF consigue que Sor Agnes Mary Mansour abandone la congregación de las Hermanas de la Misericordia debido a su activismo en pro del aborto. Será el primero de una larga serie de abandonos de religiosas atrapadas por el espíritu modernista.
Envía al Arz. de Washington, en su representación, a hacer una visita apostólica a Mons. Raymond Hunthausen, arzobispo de Seattle, para verificar su errónea posición ante el desarme y la evasión fiscal.

Noviembre 26. La CDF, debido a algunas interpretaciones malintencionadas del nuevo Código de Derecho Canónico, que ya no contiene la palabra "masonería", responde confirmando que la fe católica y la masonería son incompatibles y que los cristianos que pertenezcan a logias masónicas están en pecado grave y excomulgados.

1984 Pueden ver el listado completo en el artículo: Aspectos no conocidos del Pontificado de Juan Pablo II

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.