martes, 23 de noviembre de 2010

Luz del Mundo: el Papa, la Iglesia y los signos de los tiempos


El Papa Benedicto XVI recibe a Peter Seewald quien le entrega un ejemplar de: "Luz del Mundo: el Papa, la Iglesia y los signos de los tiempos", que se antoja tendrá excelentes ventas por la polémica levantada.

LA FRASE en la Prensa Mundial: "Puede haber casos individuales justificados, como por ejemplo cuando un prostituto utiliza un preservativo, y esto puede ser el primer paso hacia una moralización, un primer acto de responsabilidad para desarrollar de nuevo la conciencia de que no todo está permitido y que no se puede hacer todo lo que se quiere. Pero no es realmente la manera de tratar con el mal de la infección por el VIH. Que realmente solo puede venir de una humanización de la sexualidad".

Para algunos expertos el periodico del Vaticano no dijo la otra parte que complementaría la anterior. Veamos: Seewald: ¿Quiere decir, entonces, que la Iglesia Católica en realidad no se opone en principio a la utilización de los condones?  - Responde Benedicto XVI: Ella, por supuesto, no lo considera como una solución real o moral, pero, en este u otro caso, puede haber, sin embargo, la intención de reducir el riesgo de infección, como un primer paso hacia una forma distinta y más humana de vivir la sexualidad".

La publicación del primer extracto en idioma italiano -traducido directamente del original aleman -, del libro entrevista a Benedicto XVI: “Luz del mundo”, en el periódico L'Observattore Romano, ha generado distintas reacciones, inicialmente aupadas por medios anticatólicos del mundo, quienes han encontrado en el "desliz informativo" la "luz verde" para el uso del preservativo, cuando en sus respuestas, voceros oficiales de la Iglesia insisten que no es así. En todo caso, la recomendación es leer el libro para conocer más profundamente el "lado humano" del Papa en este contexto de la realidad actual, así como sus posturas ante los distintos temas que le ha correspondido vivir. Los periodistas catolicos hacen grandes esfuerzos para entender esta jugada del medio oficial del Vaticano. No se sabe ¿qué pasó?

Ramón Antonio Pérez
Con texto de la agencia VIS
Fotos y Video de Rome Report

Ciudad del Vaticano, 23 de noviembre de 2010.- Desde esta fecha el polémico libro estará en las estanterías, seguramente por muy poco tiempo y pidiendo una segunda reimpresión. Esta mañana se presentó en la Oficina de Prensa de la Santa Sede el libro "Luz del Mundo. El Papa, la Iglesia y los signos de los tiempos. Una conversación de Benedicto XVI con Peter Seewald", de la Librería Editora Vaticana, destaca el Servicio Informativo del Vaticano (VIS, por sus siglas en inglés). Según la nota, intervinieron en la rueda de prensa el arzobispo Rino Fisichella, presidente del Pontificio Consejo para la promoción de la nueva evangelización y Luigi Accattoli, periodista. Estaba también presente el autor de la entrevista, Peter Seewald y don Giuseppe Costa, S.D.B., director de la Librería Editora Vaticana.

Frase Sacada de contexto
El arzobispo Fisichella explicó que Seewald pregunta al Papa sobre “los grandes temas que marcan la teología del momento, los diferentes acontecimientos políticos que siempre han acompañado las relaciones entre los diferentes países y, por último, los interrogantes que a menudo ocupan gran parte del debate público. Estamos ante un Papa que no se niega a responder a ninguna pregunta, que se expresa con un lenguaje sencillo, pero no por eso menos profundo, y que acepta con benevolencia las provocaciones de tantas preguntas”, dice la nota de prensa del Vaticano. En tal sentido, explicó que “reducir la entrevista a una frase sacada de contexto y de todo el pensamiento de Benedicto XVI sería una ofensa a la inteligencia del Papa y una manipulación gratuita de sus palabras. Lo que emerge del marco general de estas páginas es la visión de una Iglesia llamada a ser la Luz del mundo, signo de unidad de todo el género humano”, dijo Fisichella.
El presidente del Pontificio Consejo para la promoción de la nueva evangelización señaló que “no se trata de un libro escrito por Benedicto XVI, y, sin embargo se condensa su pensamiento, sus preocupaciones y sufrimientos de estos años, su programa pastoral y las expectativas para el futuro. La impresión que se tiene es la de un Papa optimista sobre la vida de la Iglesia, a pesar de las dificultades que la acompañan desde siempre”.

Dios en primer lugar


El volumen que se presenta hoy, dijo, “es una entrevista que, en cierto sentido supone un reto para hacer un serio examen de conciencia dentro y fuera de la Iglesia con el fin de lograr una verdadera conversión del corazón y de la mente. Las condiciones de vida de la sociedad, la ecología, la sexualidad, la economía y las finanzas, la misma Iglesia... son cuestiones que requieren un esfuerzo especial para verificar la dirección cultural del mundo de hoy y las perspectivas que se abren para el futuro. Benedicto XVI no se deja intimidar por las cifras de las encuestas, porque la verdad tiene otros criterios: "la estadística no es la medida de la moral".
"Benedicto XVI vuelve a menudo en estas páginas a la relación entre modernidad y cristianismo. Una relación que no puede ni debe vivirse paralelamente, sino conjugando correctamente fe y razón, derechos individuales y responsabilidad social. En una palabra, "poner a Dios en el primer lugar". (...) Esta es la conversión que el Papa pide a los cristianos y a todos los que deseen escuchar su voz. (...) Esta es la tarea que el Papa se propone en su pontificado, y, honestamente, no se puede negar, que es difícil".
El arzobispo Fisichella concluyó poniendo de relieve que "los rasgos característicos de esta conversación de Benedicto XVI para compartir con el público en general su pensamiento, su manera de ser y su forma de concebir la misma misión que se le ha confiado son sobre todo la sencillez y la verdad. Es una tarea difícil en el período de la comunicación, que a menudo tiende a destacar sólo algunas partes y deja de lado el conjunto. Un libro para leer y meditar, para entender una vez más cómo la Iglesia puede ser en el mundo anuncio de una buena noticia que trae alegría y serenidad".
Video del Papa Benedicto XVI con Peter Seewald



El Papa no dimitirá por escándalos de Pederastia

El reporte de VIS, también inserta lo que en dicha rueda de prensa expresó el Periodista Luigi Accatoli, quien sugiere a sus colegas leer este libro “como una visita guiada al laboratorio papal de Benedicto XVI y al mundo vital de Joseph Ratzinger”. Acota que con ello se vislumbrará “sobre todo a este hombre llamado a ser Papa, en la actitud con la que ha publicado los dos volúmenes sobre Jesús de Nazaret, que propone no como documentos de magisterio, sino como atestados de su búsqueda del rostro del Señor”.
Desde el principio, el volumen nos advierte, prosigue, que "el Papa puede tener opiniones personales equivocadas y que sin duda dispone de la "facultad de la decisión final" en materia de fe, pero "esto no significa que continuamente produzca infalibilidad". "Quizá en esta reflexión -subraya el periodista- hay que buscar la primera raíz del libro-entrevista que afronta también cuestiones difíciles".
En varias ocasiones Benedicto XVI se interroga sobre sus 83 años e incluso se plantea “la oportunidad de la dimisión si se encontrase incapacitado para cumplir su misión”. En la misma página niega haber pensado en dimitir por el escándalo de pedofilia: “No se puede huir en el momento en el peligro”. “Sabemos que todos los Papas contemporáneos -desde Pío XII en adelante- se han planteado el problema de la dimisión, pero antes de esta entrevista ninguno lo había hecho en público”, destaca.
En el libro-entrevista el Papa "analiza a fondo el conflicto de la fe cristiana con nuestro tiempo", pero por lo menos en dos pasajes reconoce "la moralidad de la modernidad" y la existencia de una "modernidad justa y buena". Por último, Benedicto XVI sueña con encontrar la "simplicidad" y "radicalismo" del Evangelio y del cristianismo. Se trata de "comprender el drama de nuestro tiempo, de permanecer firmes en la Palabra de Dios como la palabra decisiva y al mismo tiempo de dar al Cristianismo esa sencillez y esa profundidad sin las que no puede actuar".


VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.