viernes, 8 de enero de 2010

Chávez Cambió el “Viernes Negro” por “Viernes Rojo”

.
Ramón Antonio Pérez
Caracas, 08 de enero de 2010

El trago amargo lo dejó para el final de la perorata con la que nuevamente acogotó a los venezolanos, aunque sospechosamente, esta vez no encadenó los medios de comunicación como es su costumbre desde que llegó al poder. Habló y carraspeó hasta más no poder. Tragaba amargo. Con la nariz y la boca repetía el tic que le caracteriza. Tanto rodeo en sus palabras y tantas florituras a los colores de la ropa de Tania, la periodista del Canal 8, para que el nuevo golpe que iba asestar no calara tan hondo en la crítica de los paisanos.
“Te vestiste de amarillo para que no te conocieran, amarillo es lo que luce, verde nace donde quiera”, refraneó apuntando para sí los dedos de sus manos el militar golpista que, “por ahora”, hace las veces de Presidente de Venezuela. Fue un recurso fatuo para dibujarse una sonrisa en el rostro y levantar los ánimos de sus seguidores, pero esta tenia de todo menos de alegría. Y la de sus ministros jalamecates, menos. En el fondo del alma, -y claro que como todo ser humano la deben tener-, era como si anhelaran que el menor número de compatriotas no conociera lo que inevitablemente por años habían pospuesto.
Es que esta fecha será recordada como el “Viernes Rojo”. Fecha en la que el Dictador Chávez sustituyó el famoso “Viernes Negro” de Luis Herrera por el suyo. Pero al igual que aquél, llaneros zamarros al fin, conociendo que la economía no aguantaba más porque hace tiempo se hizo trizas, en tono burlesco anunció la nueva devaluación del Bolívar, asumiéndola como un “tubazo” informativo en complicidad con la colega Tania. Por cierto, me extrañó no verla vestida de rojo.
Pues sí, señor periodista Chávez, el Bolívar está devaluado, ¿y?... ¡Quien lo iba a creer! ¿Verdad?... Una moneda que hace un año le habían cargado con el apelativo de “Fuerte”, hoy la realidad la ha colocado a un paso de su justo lugar, porque de “Fuerte” no le quedó absolutamente nada.
La otra ridiculez de esta devaluación es la creación del Dólar Petrolero, a 4,30 bolívares. ¡Ja, ja, ja!, perdonen pero me cago de la risa. El Tirano le puso este “precio” para hacerle creer a los más tontos que nuestra moneda sigue con tanto valor como en la Cuarta República. ¡..ñoo!
La interpretación que de esto hace el Alcalde Metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, parece la respuesta inmediata más acertada del mundo político venezolano. Ergo, llanero al fin, Ledezma dijo: “Chávez mintió al decirnos que la crisis no nos tocaría ni un pelo, ahora devalúa 100% la moneda nacional, colocando el dólar a 4,30, con el precio del petróleo sobre 80 dólares por barril”.
“El Presidente, hace un año, lanzó el Bolívar Fuerte, pero ¿qué tiene de fuerte, si ahora lo que está haciendo es debilitar la calidad de vida de los venezolanos? Esto no es más que un Viernes Rojo que se burla de los esfuerzos que ha hecho cada ciudadano para tener los ahorros que hoy se le desvanecen en las manos", dijo Ledezma.
Creo que hay que protestar rabiosamente para que se ahorre mucha electricidad para Chávez y sus ministros. Pedirle mucho a Dios por él. ¡Ojala no se seque El Guri, y las turbinas guarden la energía suficiente para su inminente incineración!, si ese fuese su deseo.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.