viernes, 25 de diciembre de 2009

Benedicto XVI agredido en segunda ocasión por mujer supuestamente loca

.
“La mujer vestida de rojo” que derribó al papa Benedicto XVI durante la misa de Nochebuena el jueves, es la misma que vulneró la seguridad pontificia en una ceremonia del año pasado, dijo un funcionario del Vaticano

Ciudad del Vaticano, 25 de diciembre de 2009.- El jueves antes de la celebración de Noche Buena, una mujer que luego fue identificada como Susanna Maiolo, agredió al Papa Benedicto XVI, siendo detenida por los cuerpos de seguridad; aunque el Santo Padre apareció “el viernes aparentemente en buena salud para impartir su bendición Urbi et Orbi desde el balcón de la basílica de San Pedro”, reporta un cable de AFP.
En su mensaje, el pontífice instó a la solidaridad con los emigrantes forzados a abandonar sus países "a causa del hambre, la intolerancia o el deterioro ambiental" y llamó a Honduras, donde en julio se produjo un golpe de Estado, a "retomar el camino institucional".
El Papa parecía sereno y en buena salud, tras la agresión que sufrió el jueves antes de la Misa de Gallo, cuando Susanna Maiolo, una ítalo-suiza de 25 años, "aparentemente desequilibrada", saltó la barrera de seguridad, lo tomó por el cuello y lo derribó.
Fracturado Cardenal Etchegaray
Pero Benedicto XVI, de 82 años, resultó ileso y pudo celebrar la eucaristía que excepcionalmente comenzó a las 22H00 locales (21H00 GMT), en vez de medianoche, para evitarle fatigas en estas fechas de muchos compromisos. No ocurrió así con el Cardenal francés Roger Etchegaray, de 87 años, que se quebró un fémur, tras sufrir una aparatosa caída en este incidente.
En la Misa de Gallo, Benedicto XVI denunció "el egoísmo, tanto el colectivo como el individual", que "nos mantiene prisioneros de nuestros intereses y de nuestros deseos, que se oponen a la verdad y nos separan los unos de los otros".

Video de la agresión a Benedicto XVI

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.