domingo, 13 de abril de 2008

Venezuela necesita una renovación espiritual, alertó Cardenal Urosa, al cerrar congreso misionero

Durante el III Congreso Nacional Misionero, en Caracas, se produjeron diez propuestas con temas como trabajo en cárceles, afroamericanos, familia, ecología, pueblos indígenas, educación y juventud, entre otros, que serán entregadas a la CEV para contemplarse en el Proyecto Misionero Nacional

Ramón Antonio Pérez

Caracas, 13 de abril de 2008. El Cardenal Jorge Urosa Savino hizo un llamado a los católicos para vivir la vocación cristiana según los lineamientos del Evangelio de Jesucristo, y contemplados en el documento de Aparecida, cuyo imperativo: ‘ser discípulos y misioneros’, debe promover el fruto maravilloso de la renovación espiritual que tanto necesita Venezuela.
Estas palabras se produjeron durante la celebración eucarística que el Arzobispo de Caracas presidió con motivo de la clausura del III Congreso Nacional Misionero convocado por la Conferencia Episcopal Venezolana, en esta ciudad, acompañado del Nuncio Apostólico monseñor Giacinto Berloco, así como de los obispos y sacerdotes asistentes a este evento.

Ardor apostólico
El Purpurado destacó que los bautizados, al igual que los apóstoles, están llamados a comunicar el evangelio de Jesucristo en las comunidades; en los distintos ambientes sociales: estudiantiles, laborales y especialmente en las familias.
Precisó que “en nuestras diócesis y en las barriadas también tenemos zonas de misión, por lo cual necesitamos apóstoles y misioneros”. Estimuló a los asistentes para intensificar esta actividad “con ardor apostólico”, según fue considerado en su oportunidad por el Papa Juan Pablo II.

A semejanza de Madre Candelaria
El 80 por ciento de los misioneros asistentes eran jóvenes menores de treinta años. Por esta razón les hizo una invitación para entregar sus vidas completamente a Jesucristo, como en su oportunidad lo hizo la Madre Candelaria de San José, al tiempo que recordó la beatificación prevista para el 27 de abril, en el estadio de la UCV, en Caracas.
“Se necesitan muchachos y muchachas que deseen entregar sus vidas de manera completa al servicio del evangelio. Que quieran ser sacerdotes y religiosas, misioneros a tiempo completo como hizo la Madre Candelaria, cuyo ejemplo está moda, ya que se consagró al Señor con una vida espiritual intensa, con plena observancia de los asuntos de Dios y llevando la caridad a sus semejantes”, agregó.

Diez propuestas para la CEV
Las dieciséis mesas de trabajo produjeron enunciado de diez propuestas con temas como trabajo en cárceles, con afroamericanos, familia, ecología y pueblos indígenas, educación, entre otros, que serán entregadas a la CEV para ser contemplados en el Proyecto Misionero Nacional. El primer desafío es la urgencia de una nueva evangelización. Mientras que el segundo es la formación del laicado con contenidos que se dirijan hacia una nueva solidaridad e igualdad social. El tercer aspecto es un llamado a los obispos y pastores para que apoyen a los laicos a fin de promover comunidades como instancias misioneras. La cuarta propuesta consiste en la planificación y organización pastoral a partir de encuentros zonales y parroquiales que impulsen consejos misioneros diocesanos. El quinto desafío es la inculturación en la acción misionera, uniéndose a sectores sociales de una manera incluyente y evangelizadora, con respeto a las realidades propias. En sexto lugar se propone que todos los agentes de pastoral juvenil promuevan una formación consistente y espiritual para fortalecer la misión. En séptimo lugar promover y fortalecer las familias con una espiritualidad propia del área evangelizadora. La presencia en los medios de comunicación social es la octava propuesta, indicándole a la CEV que debe luchar por tener medios propios con cobertura nacional, formar agentes y preparar testimonios en el campo misionero. Por su parte, el noveno desafío es la falta de personal religioso para cumplir con la misión en las distintas zonas del país y del mundo. El décimo desafío se dirige hacia la educación personalizante de los niños y jóvenes, aprovechando los espacios educativos y la formación en valores para contrarrestar lo que se opone la cultura de la vida.

Enviados a misionar
Cabe destacar que este evento fue convocado por la Conferencia Episcopal Venezolana, las Obras Misionales Pontificias y otras instancias eclesiales, cumpliéndose el 9 de abril en Caracas con una concentración en la Plaza Brión de Chacaíto. Desde allí caminaron hasta el Templo de la Nuestra Señora de la Chiqinquirá, en La Florida, donde el Nuncio celebró una misa. Durante los cuatro días siguientes realizaron foros, talleres, exposiciones, ponencias y actividades recreativas en el colegio “San José de Tarbes”, culminando este 13 de los corrientes.
Participaron más de seiscientos delegados de las distintas diócesis, parroquias, comunidades de vida religiosa y del laicado del país, además de representantes de los Vicariatos Apostólicos de Machiques y Puerto Ayacucho. El Cardenal Urosa cerró el evento con el “envío misionero” colgándoles una cruz al pecho de cada participante como símbolo del compromiso adquirido.

Guarenas presente

El padre Miguel Marín, párroco de “Jesús Obrero, en la urbanización Los Naranjos de Guarenas, estado Miranda, fue el responsable de una comitiva de diez hermanos misioneros que representaron a la Diócesis de Guarenas.
Agradecidos de tantas enseñanzas y el compartir que realizaron en este congreso ahora se aprestan para llevar adelante la motivación suficiente para conformar la estructura misionera en nuestra zona.
Hablamos con Ananí Vásquez, miembro de la RCC de El Marqués y se mostró agradecida por el recibimiento que le dieron el sector El Polvorín, de La Pastora, donde le correspondió habitar durante los días del congreso.

FOTOS:

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.