miércoles, 16 de enero de 2008

El Cardenal Urosa consagró nuevo obispo auxiliar de Caracas

Posterior a la ceremonia, el arzobispo de Caracas deploró “los ataques, las ofensas y la incomprensión de la cual es objeto” la Iglesia, por parte del gobierno nacional; y al mismo tiempo, anunció que la beatificación de la Madre Candelaria de San José, será en esta ciudad, el venidero 27 de abril.

Ramón Antonio Pérez

Caracas, 12 de enero de 2008. En medio de una solemne y concurrida ceremonia efectuada en vísperas de la fiesta del Bautismo del Señor, el Cardenal Jorge Urosa Savino, ordenó este sábado doce de enero como nuevo obispo a monseñor Jesús González de Zárate Salas, en la Catedral Metropolitana de esta ciudad, con la presencia del Nuncio Apostólico Giacinto Berloco, el presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, monseñor Ubaldo Santana y demás autoridades eclesiásticas del país.
Con este acto religioso se le dio cumplimiento al anuncio realizado el 15 de octubre del año pasado por la Santa Sede, cuando el Papa Benedicto XVI notificó al mundo la designación de monseñor González de Zárate, como obispo titular de Suava y auxiliar de la Arquidiócesis de Caracas, instancia donde cumple funciones pastorales.

Símbolo de la unidad eclesial
Durante la homilía el Cardenal Urosa expresó que por “mandato del Señor, por la fuerza del Espíritu Santo, reviviremos y realizaremos el antiguo rito de la imposición de las manos, para constituir a Monseñor González de Zárate, obispo de la Iglesia, (…) al servicio de Caracas, al servicio de Venezuela, para que el mundo no camine en tinieblas sino que tenga la luz de Cristo”.
De igual manera expuso que la ceremonia simboliza una de las notas constitutivas de la Iglesia, porque “refleja la diversidad en la unidad de la comunidad cristina, que se expresa en la participación de todos ustedes mis queridos hermanos”.
Acotó que la unidad eclesial se manifiesta “de una manera todavía más fuerte por la presencia compacta de los obispos de Venezuela, hermanados en el Señor, estrechamente cohesionados en la fe, la caridad y en la acción pastoral. Y se expresa también mediante la participación del Excelentísimo Señor Nuncio Apostólico, monseñor Berloco, que representa entre nosotros al Papa Benedicto XVI, por cuyo expreso mandato estamos realizando esta ceremonia”.

Exigió respetar a la Iglesia
Posterior a la ceremonia de ordenación episcopal, el arzobispo de Caracas destacó la pronta beatificación de la Madre Candelaria de San José, acto que se realizará el próximo 27 de abril, posiblemente, en el Estadio Universitario de la capital venezolana.
“Esto nos llena de felicidad y de júbilo” señaló el Purpurado, en relación a esta monja Carmelita que realizó “una estupenda labor en el estado Guárico”, y cuyo anuncio de beatificación fue hecho por el papa Benedicto XVI, en julio de 2007.
También reiteró el papel de la Iglesia venezolana tomando como referencia el documento surgido de la 89º asamblea ordinaria de la Conferencia Episcopal Venezolana, denominado “Caminos de Reconciliación y de Esperanza”. “Queremos que todos nos reconciliemos, que se deponga el odio y que Venezuela camine en la paz”, sostuvo el Cardenal Urosa.
Por último, afirmó que desde la Iglesia deploran los ataques, las ofensas y la incomprensión por parte del gobierno nacional. “Nosotros pensamos que merecemos el respeto por parte de todas las autoridades y también por parte del Presidente de la República”.
Finalmente dijo que al Primer Mandatario se le ha “tratado con el respeto que se merece” por la alta investidura que ostenta. “De manera que nosotros estamos en el plan de trabajar por la paz, de buscar los caminos de la reconciliación. Todo lo que hacemos va en esa línea y, por ello, pedimos que así se nos interprete y se nos respete; como nos respeta y nos quiere el pueblo venezolano”.

Prioridades del nuevo obispo
Durante su intervención, monseñor González de Zárate agradeció a todos los asistentes, y de manera especial a las autoridades eclesiásticas nacionales y extranjeras porque con sus enseñanzas, les “ayudarán a cumplir la delicada misión” encomendada”.
Así también, dijo que “la reconciliación y la unidad serán su prioridad de trabajo” apostólico”. En un gesto de humildad, dijo que solo tenía pocas palabras para añadir a la “obra que Dios ha realizado” en él.
Cabe destacar que el nuevo prelado es oriundo de Cumaná, estado Sucre, donde nació el 27 el diciembre de 1960, con lo cual a sus cuarenta y siete años de edad, se convierte en el dignatario más joven de Venezuela.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.