domingo, 11 de noviembre de 2018

¿Cómo es la “pastoral de la esperanza” que impulsa el cardenal Porras?


Se trata de caminar hacia una iglesia como la quiere el Papa Francisco para estimular el trabajo en las comunidades más necesitadas... 


El cardenal Baltazar Porras hasta ha nombrado, por primera vez, a una religiosa en el Consejo de Gobierno para acompañar las vicarías parroquiales...

11 de noviembre de 2018

Visitar con frecuencia a los sectores populares; implementar una nueva estructura eclesial, horizontal, cercana y con el dinamismo propio de quienes viven en las comunidades parroquiales; y practicar los valores de la solidaridad y la esperanza, son algunos de los signos que comienzan a perfilarse en la gestión del cardenal Baltazar Enrique Porras Cardozo, a cuatro meses de asumir la administración apostólica de la Arquidiócesis de Caracas. 
Una gestión que ya resuena en toda Venezuela y gana espacios en los medios de comunicación.

“Lo más importante que nosotros tenemos es impulsar en la población venezolana la esperanza, la posibilidad de que este país cambie y las cosas puedan ser distintas”, decía el rector de la UCAB, padre José Virtuoso, al dar a conocer este seis de noviembre, durante la reunión del clero de Caracas, uno de los instrumentos que trajo consigo la dinámica del cardenal Porras: el Centro Arquidiocesano Monseñor Arias Blanco.

El padre José Virtuoso, rector de la UCAB dio a conocer los que será el Centro Arquidiocesano Monseñor Arias Blanco.
“La pastoral de la esperanza estará orientada a acompañar y fortalecer la lucha de las grandes mayorías; promover la imagen de una iglesia comprometida con la gente, sus dolores y esperanzas; y fortalecer la capacidad de interlocución de la Iglesia, proponiendo espacios de reflexión, análisis y articulación de esfuerzos”, explicó el sacerdote jesuita al detallar los objetivos y personas responsables de esta institución.

“Porras visita a Porres” en el barrio

El dinamismo de Baltazar Porras no se queda en la creación de instituciones para dinamizar a la iglesia caraqueña. 

Es un Pastor que llega a lo profundo de las barriadas para explorar, desde muy adentro, el sufrimiento que padecen los venezolanos. Sabe caminar y moverse al encuentro de la gente pobre en sus comunidades.

“Porras visita a Porres”, dijo el cardenal venezolano de forma amigable, durante la misa que presidió el fin de semana en la parroquia San Martín de Porres, en Caricuao, hacia el sur oeste de la capital, con motivo de la fiesta dedicada al famoso santo de la escoba.

“Se trata del primer Santo Dominico, que era originario del Perú, y se convirtió en el primer mestizo canonizado por la Iglesia. Por medio de su sencillez y servicio a los pobres logró superar las diferencias y unir a las tres culturas que convivían en su época, a pesar de los conflictos”, aseguró Porras, poniéndolo de ejemplo a los feligreses.

La mujer dentro de la iglesia

La Hermana Ana María González, superiora de las Misioneras de la Misericordia, ha sido nombrada responsable de las Vicarías Parroquiales y forma parte del Consejo de Gobierno de la Arquidiócesis de Caracas. 
“El cardenal quiere es una iglesia cercana porque la gente necesita un aliento de esperanza, de una palabra a tiempo; quiere ser bien orientada y contar con la cercanía de sus pastores. Por eso estamos entrando en esta nueva dinámica”, refirió monseñor Adán Ramírez, el vicario general que lo acompañó en ese encuentro con los vecinos.

En cuanto las variadas decisiones del administrador apostólico, mencionó que por primera vez se tomó en cuenta la presencia de la mujer dentro de la estructura eclesial, valorando así el trabajo que realizan en los sectores populares. 

Nombró a la hermana Ana María González como vicaria para las congregaciones religiosas. Incluso, muchos de sus vicarios episcopales no son obispos, ni monseñores, sino presbíteros”, explicó.

Redistribución de Zonas Pastorales

Padre Honegger Molina, vicario para los medios de comunicación de la Iglesia de Caracas.
Por su parte el padre Honegger Molina declaró que “con el objetivo de hacer más viable y menos disperso el trabajo en los diversos sectores de Caracas”, el cardenal Porras redujo de 13 a 6 las zonas pastorales. 

La zona pastoral conformada por Catedral, Altagracia y Chacao, estará bajo la responsabilidad del obispo auxiliar de Caracas, monseñor Tulio Ramírez. La zona pastoral Noreste: La California y Petare, estará bajo la responsabilidad de monseñor Enrique José Parravano, quien es también obispo auxiliar de Caracas. La zona Sur Este tendrá a monseñor Parravano en Baruta y al padre Armelín de Sousa en Las Mercedes, respectivamente.

Por su parte, la zona Centro Oeste que corresponde a Antímano tendrá como responsable a monseñor Francisco Terán. La Zona Centro Sur: El Valle y San Pedro (Los Chaguaramos) tendrá como responsable a monseñor Adán Ramírez Ortiz. Finalmente, en la Zona Nor Oeste que corresponde a Propatria y Catia, tendrá como responsables a monseñor Francisco Terán y monseñor Adán Ramírez, respectivamente.

Una Iglesia en salida. El padre Honegger, quien es el vicario episcopal para los medios de comunicación, indicó que con este novedoso dinamismo en la Iglesia de Caracas, “se quiere caminar hacia una iglesia parecida al estilo del papa Francisco: con más olor de oveja en la entrega de sus pastores y buscar, desde el compromiso social y sembrando la esperanza, darle respuestas concretas a los problemas y sufrimientos de la gente”.