viernes, 16 de febrero de 2018

Guarenas cumplió 397 años en medio del caos y el hambre


“Una Guarenas limpia, ordenada, próspera y que podamos construir juntos sumando esfuerzos y voluntades”, fue el deseo del padre José Antonio Barrera, expresado frente al alcalde oficialista Luis Figueroa ...
Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
Guarenas, 16 de febrero de 2018
Más fotos en: Facebook

“Hoy anhelamos la construcción de una sociedad auténtica”, dijo el padre José Antonio Barrera Ruiz, durante la misa que presidió este 14 de febrero, con motivo de los 397 años de la fundación de Guarenas, exigiendo, además, en su mensaje, “una Guarenas limpia, ordenada, próspera y que podemos construir juntos sumando esfuerzos y voluntades”.

La misa fue celebrada en el santuario diocesano “Nuestra Señora de Copacabana” de esta ciudad, comenzando cerca de las 11 de la mañana.

El templo estaba sin electricidad, igual que toda la ciudad y parte de Caracas, debido a unas fallas provocadas por la falta de mantenimiento en los generadores ubicados en Los Valles del Tuy del estado Miranda. La esperanza era una planta eléctrica apostada en las afueras del templo parroquial, que al cabo de una larga espera, por fin activó su energía y al llenarse de luz el recinto religioso, el grito de alegría fue evidente entre los guareneros y feligresía en general.

A la ceremonia de este año, asistieron las autorizares municipales encabezadas por primera vez por el alcalde Luis Figueroa, que apenas roza los primeros cien días de su gestión administrativa.

Todos los miembros de la cámara municipal oficialista ocuparon los primeros asientos. Claro, este municipio mirandino carece de representantes opositores ya que la única curul existente se cuadró el año pasado con el madurismo durante la convocatoria de la asamblea constituyente perdiendo apoyo y legitimidad.

Junto a las autoridades municipales estaban algunos personajes remanentes de las fiestas de carnavales organizadas días atrás por la Alcaldía de Plaza.

Tristemente no se observaron a los dirigentes políticos de la oposición, pulsándose con sus pares del oficialismo como en otras ocasiones. Una especie de rendición política que no debió ocurrir en este aniversario de la ciudad que siempre es un espacio para el reencuentro, el saludo cordial y la búsqueda de votos. Tampoco se vieron a los diputados Adriana D’Elía y Rafael Guzmán, electos en la zona pero alejados hace tiempo del municipio Plaza. Tal vez a ellos se les entienda porque no son nativos de estos lares como tampoco lo es el actual alcalde.

No obstante, hay que reconocer y valorar la presencia del guarenero y dirigente del partido social cristiano Copei, profesor Arnaldo González Klirint, quien asistió junto a sus familiares. Muy discretamente permaneció en los últimos asientos del templo. Arnaldo es un digno representante de la "Guarenidad" y en algún momento su famosa columna que llevaba ese nombre en el diario La Voz, tendrá que recopilarse para que la historia y anécdotas de esta ciudad no se pierdan.

Igualmente, un reconocimiento para el Coro Juvenil Sinfónico Ambrosio Plaza, dirigido por el joven maestro Daniel Hernández que fue el encargado de cantar, desarrollando magistralmente la “Misa brevis” de Antonio Lotti. 

Fueron acompañados por la orquesta juvenil del municipio. Con gran acierto y calidad musical, interpretaron el “Gloria al Bravo Pueblo” al momento de la elevación del Santísimo Sacramento, el centro y fundamento de esta celebración religiosa.

El mensaje del padre José Antonio

El padre José Antonio Barrera Ruiz expresó que este aniversario de Guarenas “nos convoca a todos y cada uno de nosotros a trabajar juntos para construir una sociedad en la que todos somos necesarios, y que merecemos al sumar esfuerzo y unir voluntades por el bien común”.

Aseguró que “hoy más que nunca necesitamos desterrar de nosotros la desigualdad, la violencia, la inseguridad, y el flagelo que nos separa de la unidad con Cristo y con el hermano”.

“Ese es nuestro mejor regalo, hoy, cuando celebramos un año más de la fundación de la ciudad de Guarenas”, reiteraba en su mensaje el sacerdote, valorando a la ciudad mirandina fundada en 1621.

La sencillez y las “estrellas revolucionarias”

El templo estuvo marcado por la sencillez. Concurrió muy poca feligresía. El único ramo de flores estuvo en el altar, algo propio del primer día de Cuaresma. No se puede hablar de la misma sencillez en los templetes que la Alcaldía de Plaza colocó en la Plaza Bolívar y en la Plaza La Paz (Los Flojos), un dispendioso gasto en tiempos en que la gente no tiene para comer ni para curar sus enfermedades.

Este año la fiesta fundacional de Guarenas tuvo una triple coincidencia: día de la amistad y del amor, día de la fundación de Guarenas y Miércoles de Ceniza o primer día de Cuaresma.

Pero en relación con la misa, las respuestas contempladas en el misal para la feligresía católica, fueron muy débiles. “Tal vez porque el grueso de los asistentes eran empleados de la alcaldía de Plaza, que se vieron obligados a cumplir con los actos oficiales de este día”, dijo un vecino muy enterado del asunto.

La estrella. Casi a la mitad de la misa ingresó al templo el dirigente pesuvista Ernesto Villegas Poljak, ex ministro de Comunicación e Información del régimen de Nicolás Maduro. Hubo un breve corte de la secuencia religiosa en espera de que fuese recibido por el alcalde Figueroa y se ubicara a su lado. Así son los políticos cuando asisten a ceremonias religiosas que no comprenden. Van por obligación, por camaradería o por "pantallar" como se decía en tiempos pretéritos.

Luis comulga y reza. Sin embargo, esto también debe reconocerse: durante el acto de comunión una grata sorpresa fue ver al alcalde Luis Figueroa hacer fila para recibir “El Cuerpo de Cristo” de manos del Diácono Permanente Pedro Perdomo. Luego, se trasladó a su asiento y permaneció de pie con los ojos cerrados y una mano en la frente denotando una clara actitud de meditación.

Pero una nueva sorpresa deparó en esta fecha el alcalde. Al momento de la “Acción de gracias”, le fue concedido el ambón y desdoblando un papel que hace rato tenía entre sus manos, comenzó a recitar las oraciones de agradecimiento.

“Te damos gracias, Señor, por permitirnos celebrar un aniversario más de la fundación de la ciudad de Guarenas, y con ello nos permites compartir la eucaristía. Te damos gracias, Señor, porque hoy es un día para poder empezar y continuar nuestro camino de fraternidad entre hermanos, y en la construcción de una sociedad justa y fraterna. Por estas y muchas cosas más, te decimos: Gracias, Señor, gracias”, dijo Figueroa encontrando eco en la asamblea de creyentes.

La petición final. Hacia el final de la misa, el padre José Antonio Barrera, hizo los agradecimientos respectivos, invitando a escuchar algunas interpretaciones de la ciudad. El presbítero asignó una tarea al Coro para el próximo año 2019: interpretar el Himno a la Virgen de Copacabana. Recibida la bendición final comenzaron a sonar sucesivamente los acordes de "El Totumo de Guarenas" y "Venezuela", que arrancaron sonoros aplausos entre los asistentes que reconocieron así los esfuerzos de los jóvenes músicos.

Mientras tanto, los políticos oficialistas, los únicos asistentes al festejo y considerándose los reyes del patio, se dieron un baño de pueblo estrechando manos, cargando niñitos y besando doñitas. Luis Figueroa estaba acompañado de un asistente que recogía los papeles de “las peticiones de ayuda” a las cuales la revolución chavo-madurista reduce a los ciudadanos como modo de vida.

Así va Guarenas, rumbo a su cuatricentenario de fundación como ciudad. Por ahora, ¡Feliz Aniversario, y que viva en medio del caos y el hambre!