martes, 2 de agosto de 2016

Venezuela ayuna y reza mientras llega invitación al Vaticano




Ernesto Samper, secretario general de UNASUR, luego de reunirse con el Gobierno y la oposición de Venezuela, anunció el 21 de julio pasado, la disposición de un posible dialogo entre las partes que contará con la mediación de un representante del Vaticano. Sin embargo, el tiempo ha pasado y la “invitación formal” no ha llegado a la Santa Sede, por lo cual con esta carencia no será posible la participación de un delegado papal.
Así lo ratificó este primero de agosto, el cardenal Jorge Urosa Savino, presumiendo que el retraso se debe “a la informalidad venezolana” que subyace en el Ejecutivo, advirtiendo que “sin esa invitación formal no habrá participación del Vaticano en el diálogo”.

El arzobispo de Caracas precisó que, aunque la Santa Sede desea participar en el diálogo entre Gobierno y oposición, requiere que ambas partes envíen invitaciones formales para poder hacerlo. “El Santo Padre está dispuesto a enviar un representante para que ayude en el diálogo entre Gobierno y oposición”, reconoció.

Urosa consideró que para un diálogo fructífero, es necesario cumplir algunas condiciones bajo el amparo de la Constitución Nacional, reconociendo “en primer lugar la legitimidad del adversario”, esto es, el Gobierno debe reconocer a la Asamblea Nacional y viceversa.

Además, tiene que darse la aceptación de un temario común que debe ser la Constitución”, dijo el arzobispo. “No se puede impedir que se realice algo que está presente en la constitución nacional que es el Referendo Revocatorio”, añadió.

Jornada de oración por la paz y reconciliación

Por otra parte, Urosa Savino invitó a participar en la jornada de ayuno y oración convocada para este martes 2 de agosto, para pedir por Venezuela. 

La actividad está fundamentada en una similar convocada por el Papa Francisco y recogida en la Exhortación de la CEV: “El Señor Ama al que busca Justicia”, del pasado 12 de julio.

“Invitamos con alegría a todos los creyentes y a las mujeres y hombres de buena voluntad, a unirnos el próximo dos de agosto, a la Jornada de ayuno y oración, convocada por el Papa Francisco en Asís, como una ocasión especial de pedir por la paz y la reconciliación entre los venezolanos”, dice el documento de los obispos.

Se conoció que el arzobispo presidirá una misa el 2 de agosto, a las 6 de la tarde, en la Iglesia “Nuestra Señora de la Chiquinquirá”, en La Florida de Caracas, desde donde enviará un mensaje de esperanza y solidaridad a todos los venezolanos.

Un “pequeño gran paso” del CNE


Este primero de agosto, las expectativas venezolanas estaban centradas en el anuncio de la validación del 1% de las firmas recogidas en apoyo al referendo revocatorio, cuya notificación hizo en la tarde, y con una semana de atraso, el Consejo Nacional Electoral.

Ahora corresponde a la Mesa de la Unidad Democrática, en dos días, entregar un nuevo documento que llevaría al inicio de otro lapso para que el CNE apruebe la petición y después otro para que se dé una fecha para la recolección de 20% de las firmas, que en este caso no serían validadas ya que el requisito se cumplió en la fase anunciada.

Así las cosas, el inicio del diálogo entre el Gobierno y la oposición, y la realización del referendo revocatorio, parecieran un cuento de nunca terminar. Mientras, la población sigue buscando comida o ve morir a familiares y amigos en los hospitales ante la falta de insumos médicos. Una crisis humanitaria que cada día se acentúa más en Venezuela.

“Por eso, los presbíteros y obispos tenemos una (…) oportunidad para valorar más todavía nuestra sagrada vocación, y sentirnos felices y agradecidos por haber sido invitados a hacer presente a Jesús en medio de nuestro pueblo, especialmente en estos tiempos tan difíciles en que nos encontramos”, acentuó en un mensaje reciente el cardenal Urosa. 

Jornada de Oración en Weston - Vía  
hace 2 minutos



VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.