lunes, 15 de agosto de 2016

El número 2 del Papa habla públicamente de los sufrimientos de la gente en Venezuela



Las palabras del cardenal Pietro Parolin, se produjeron el 13 de agosto, durante una eucaristía que presidió en la clausura del XXXVI Campamento de los Jóvenes que desde el 9 de los corrientes se realizó en el Santuario de San Gabriel, al pie de la montaña del Gran Sasso, en la localidad italiana del Aquila.

El evento organizado por los padres Pasionistas en el marco del Año Santo de la Misericordia, tenía como lema: “La misericordia se ha hecho tienda”, y contó con jóvenes provenientes de Italia, Venezuela, Colombia y otros países.

Parolin transmitió la bendición y los saludos del Papa Francisco a los participantes, y en uno de los pasajes de la homilía expresada en italiano, recordó los años en que estuvo en Venezuela como nuncio apostólico y celebró su primer Tendópolis (2011) en Valencia.


Sabemos que Venezuela se debate y atraviesa por difíciles situaciones sociales, políticas y económicas, que están produciendo gran sufrimiento en la población”, publicó la traducción de Radio Vaticano.

En tal sentido, invitó a orar por los venezolanos y pidió para que “los protagonistas de la vida pública y los componentes de la sociedad sean sabios y valientes para encontrar soluciones pacíficas a la presente crisis y prevalga en todos el sentido del bien común, de la justicia, de la solidaridad y del amor”.

Exhortó a los jóvenes a seguir el ejemplo de San Gabriel, “que confió y acogió la invitación del Señor”, expresando que lo hizo “poniéndose al servicio de la escuela de San Pablo de la Cruz, escogiendo por compartir su espiritualidad, dirigida a vivir con fidelidad el Evangelio y anunciar la potencia salvífica de la Cruz a todos sus hermanos”.

“San Gabriel con su existencia ha hecho tangible cuanto la pasión de Cristo sea verdaderamente la fuerza que sostiene la Iglesia y el camino de todo hombre”, dijo.

“Ha descubierto que la contemplación de la pasión es el mejor modo para comprender hasta qué punto el Señor ama a sus creaturas” añadió. “Nadie podrá jamás dudar que aquel corazón atravesado en la Cruz se haya convertido para nosotros en fuente de vida. De esa herida llega hasta nosotros la misericordia”.

Practicar las obras de misericordia

Además, el cardenal Parolin dijo a los jóvenes pasionistas: “Ustedes queridos jóvenes son creativos y concretos, y no les faltará, sin duda, la fantasía para ejercer de forma nueva las obras de misericordia corporales y espirituales”.

Recomendó que en sus mochilas “no falte nunca una biblia”, y dejen “que la palabra de Dios hable a su corazón, porque en ella encontrarán la fuente de la vida y la respuesta a sus preguntas”. “Él no ofrece soluciones fáciles, pero le ofrece la plenitud de la vida. (…) quiere llenar sus mochilas con sus amigos, con su presencia, con su paz”.

Finalmente les dijo que Jesús está con ellos y nunca les dejará, “incluso cuando todo parece derrumbarse, cuando la prueba se vuelve cada vez más difícil y aparentemente no se ve salida”. Por eso es necesario, “llevarlo a sus hogares, sus comunidades, lugares cotidianos, la escuela, el gimnasio. Desde el lugar de trabajo a la parroquia”.









VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.