viernes, 1 de abril de 2016

Asesinan a sacerdote mientras hacía gimnasia en Venezuela



El espíritu de servicio y la continua alegría de Darwing Zambrano quedaron cegados por la violencia


Todavía no existe una versión oficial acerca de la violenta muerte que recibió la noche del 30 de marzo de 2016 el sacerdote venezolano Darwin Antonio Zambrano Gámez.

Sin embargo, las primeras hipótesis apuntan a que fue víctima de la delincuencia común que domina en Venezuela tras querer robarle la bicicleta con la que hacía ejercicios en el parque metropolitano de la ciudad de San Cristóbal.

Ante la muerte de Zambrano, el obispo Mario Moronta del Valle cumplió con “el doloroso deber de comunicar la trágica muerte de uno de sus sacerdotes”, confirmando que el deceso habría acaecido en la noche del 30 de marzo.

Sus restos fueron encontrados en un parque de la ciudad de San Cristóbal en horas de la mañana del 31 de marzo y mostraba señales de violencia y heridas de arma blanca”, dice el comunicado firmado por el obispo de San Cristóbal.

“Se desconocen los motivos por los cuales habría sido asesinado. Las autoridades competentes están realizando las investigaciones del caso”, acota en la misiva.

Tanto el obispo, como los familiares y el presbiterio de esta diócesis fronteriza con Colombia “esperan que las mismas investigaciones logren aclarar lo ocurrido y se pueda conseguir los responsables de este crimen para ser llevados a la justicia”.

Moronta exige a los órganos de justicia “dar los pasos respectivos para conseguir a los culpables y castigarlos según el ordenamiento jurídico vigente en el país”.

Igualmente, implora a Dios que “toque el corazón de los delincuentes y obre en su misericordia la conversión y el perdón por este horrendo pecado”.


Zambrano nació el 24 de octubre de 1977 y recibió la ordenación el 5 de julio del año 2010 en la parroquia San Agatón de Palmira.

Actualmente se desempeñaba como vicario en la parroquia de San José de Bolívar y “se distinguió por su espíritu de servicio, buen sentido del humor y continua alegría”.

Moronta hizo llegar a los padres y hermanos de la víctima, así como a todos los familiares, sus sentidas condolencias y compartió “el dolor de la partida inesperada a la eternidad”.

Más víctimas de la violencia

No es la primera víctima de la delincuencia entre los consagrados que viven en Venezuela en los últimos dos años.

En 2014 Jesús Erasmus Plaza Salessi (80) y el hermano Luis Edilberto Sánchez Morantes (84, nacido en Colombia), ambos salesianos, además del capellán militar, el sacerdote Reinaldo Alfonso Herrera Lures (50), fueron víctimas de la violencia.

Otro consagrado, Fray Alexander Rafael Pinto, de 53 años, desapareció el miércoles 15 de julio de 2015, en ciudad Bolívar, y apareció sin vida luego de 5 días. También en esa ocasión la responsabilidad recayó en personas vinculadas a la delincuencia común.


En relación con el caso de Zambrano, funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas levantaron su cuerpo y recabaron datos de personas que frecuentan el parque, un centro médico privado y otros espacios cerca del lugar del crimen.




VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.