miércoles, 9 de marzo de 2016

Mensaje del Padre José Gregorio Salazar: “No más violencia para este mundo”


El padre José Gregorio Salazar, párroco de la Iglesia Sagrada Familia Unare II, en la Diócesis de Guayana, emitió un mensaje a propósito de las cuatro religiosas asesinadas en Yemen y la presunta masacre de 28 mineros en Tumeremo.
La vida es una luz en la tierra que Dios en su misericordia y bondad decide cuando dárnosla y bajo que fundamento nos envía a este mundo a cumplir una misión, está de parte de cada uno de nosotros buscar las herramientas necesarias afianzados en la fe de Cristo, de cómo desarrollarla sin perjudicar a quien nos encontremos en el camino, pero que difícil se vuelve este regalo celestial cuando es destruido por el mismo hombre y por alegatos injustificados, no hay vertiente que nos dirija a un motivo certero de la razón que conlleva a esta decisión en el hombre, ayer con nuestros antepasados, hoy con nuestra presencia y mañana con nuestros hermanos Dios nos ruega para que nos amemos los unos a los otros como él nos ama, y a pesar de que él murió de la manera más violenta y ensañada por nosotros para salvarnos, este sacrificio no debió ni debe ser signo para que decidamos quitar la vida a otro ser, ya que solo Dios es dueño, solo él tiene el poder y la gracia de vivificar nuestro acontecer terrenal, antes bien debe ser un significativo recordatorio para demostrarnos el inmenso sentimiento de común unión que nos debemos tener los unos por los otros. Gressi Quintana.

Hoy nos sentimos conmovidos una vez más por los hechos que acontecen en nuestro mundo, expresamos una especial sensibilidad por el crimen cometido a estas nuestras hermanas Hijas de la Caridad, Madre Teresa de Calcuta, siervas de Dios, ejemplo claro para el mundo de solidaridad, coraje, amor al prójimo, compromiso, entrega, que ha sido apagado por unos cuantos que han creído que el poder para acabar con las esperanzas, la lucha, la responsabilidad y la caridad les fue otorgado, pedimos a nuestro padre misericordioso que eleve sus almas mártires al cielo y les conceda un descanso eterno, que su luz bondadosa que llega a todos les permita brillar en su espíritu, y pedimos también por la conversión de cada una de las personas que han cometido este acto tan pobre de espíritu y humanidad, para que nuestro Señor de la paz, la vida, el perdón anide en sus corazones y les transforme de hoy en adelante, para siempre.

Queremos hacer llegar nuestras más sentidas condolencias a cada uno de los miembros de las familias de nuestras recordadas hermanas (especialmente las que hacen vida en Ciudad Guayana), para que Dios les guíe, les consuele, les fortalezca y les ayude a comprender este difícil proceso del paso de la vida a la muerte que representa para el ser humano, para que el Espíritu Santo se aloje en sus corazones y les permita perdonar a los responsables de este triste hecho, a nuestra congregación de hermanas, hacemos extensivo nuestro dolor por tan lamentable pérdida.

Igualmente quiero mencionar la terrible noticia de la muerte de un grupo de Mineros, hecho acaecido en la Ciudad de Tumeremo, del municipio Sifontes del Estado Bolívar. Se tiene que investigar hasta las últimas consecuencias y que no quede impune tal crimen. “(La supuesta masacre y desaparición de un grupo de mineros de dicho municipio).” Nos hacemos solidarios con los Familiares de las víctimas y exigimos celeridad en la investigación y esclarecimiento de los hechos…

Ahora bien. ¿Qué podemos hacer nosotros? Podemos abrir (en este año de la Misericordia), nuestros corazones y los ojos para ver el cielo. Podemos saber que somos hijos de un amoroso Padre Celestial. Podemos saber que no estamos solos. Podemos ser más pacientes. Podemos ser más indulgentes. Recordando que Dios nos suplica cada día que debemos amarnos como hermanos, como hijos de un padre misericordioso. Que podemos ser las ventanas de los cielos mientras servimos unos a otros. Al hacerlo, sentiremos el amor eterno de nuestro Salvador.

Que la Bendición de Dios y la protección de la Santísima Virgen María nos acompañen Siempre. Amén.

Padre José Gregorio Salazar Monroy.
Párroco Iglesia Sagrada Familia Unare II.
Coordinador de la Zona Pastoral Benedicto XVI

Asesor de Medios de Comunicación Diócesis de Ciudad Guayana.


VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.