sábado, 18 de julio de 2015

Obispo Castrense de Venezuela quiere “ser pastor según el Corazón de Cristo”



Es vital que hoy nuestra Iglesia particular que peregrina en la FANB salga a anunciar el Evangelio a todos, en todos los lugares, en todas las ocasiones, sin demoras, sin asco y sin miedo como nos invita el Santo Padre Francisco”, dijo monseñor Benito Méndez durante su Ordenación Episcopal

Ramón Antonio Pérez / @GuardianCatolic
Texto y fotos: Oficina de Prensa CEV
“Elevo una oración llena de gratitud y afecto filial, por Monseñor José Hernán Sánchez Porras, Padre, Pastor, amigo, maestro, formador, ejemplar de sacerdotes, y quien echó las bases y levantó las columnas para la construcción y consolidación de nuestro Obispado Castrense, mi mentor y predecesor, cuya presencia espiritual en esta celebración y su recuerdo está grabado en mí corazón agradecido como un signo que evidencia la fraternidad episcopal en el momento de la sucesión apostólica”.
Estas palabras forman parte de la acción de gracias de monseñor Benito Adán Méndez Bracamonte, durante su ordenación Episcopal, el pasado 10 de julio, en la Iglesia “Nuestra Señora de la Chiquinquirá” en Caracas, asumiendo la condición de Obispo Castrense de Venezuela, según la oficina de prensa de la Conferencia Episcopal Venezolana que este 17 de julio colgó la información en su red social.

La ceremonia estuvo presidida por el arzobispo de Caracas, cardenal Jorge Urosa Savino, quien le confirió la ordenación episcopal al nuevo titular del Ordinariato Militar de Venezuela (OMV), “mientras que monseñor Diego Padrón, presidente de la CEV y Monseñor José Luis Azuaje, primer vicepresidente de la CEV fueron los co-ordenantes”, según reseña la CEV.
También lo acompañó el Nuncio Apostólico de Su Santidad en Venezuela, monseñor Aldo Giordano, quien presentó el saludo y nombramiento apostólico en nombre del papa Francisco. Asistieron sus hermanos Obispos, sacerdotes, capellanes y seminaristas; así como un gran número de funcionarios castrenses encabezados por el Alto Mando Militar y miembros del gobierno nacional.
A semejanza del Buen Pastor

Monseñor Azuaje, responsable de pronunciar la homilía, manifestó que “Jesús llamó a los doce para que estuvieran con él, les dio su amor, les dio su autoridad y una autoridad necesaria para cumplir la obra que él había iniciado, construir el reino de dios, que es un reino de justicia, de paz y amor”, dice la oficina de prensa de la CEV.
El Obispo de Barinas, acotó en su mensaje que el Señor “sabiendo lo frágil que es el ser humano, les dio su espíritu para anunciar, curar, proclamar, pregonar, consolar, en su nombre, por eso los constituye cabeza y guía de su pueblo”.
Agregó que la imagen del Buen Pastor les da identidad a quienes han sido llamados en orden sacerdotal con mayor fuerza al episcopado. “Ser buen pastor debe ser la identidad más profunda de nuestra vida vocacional sacerdotal”, indicó Azuaje. 
"Al buen pastor se le pide ser modelo para otros" -aseguró el Obispo de Barinas- "por eso la gracia sacerdotal nos marca para una nueva misión y nos exige un modelaje de vida que no escapa de lo que debería ser el ser humano en su natural vivir y compartir: hablar respetuosamente, ser de buena conducta, ser misericordioso y respetuoso del otro u otra, enseñar virtudes a los otros, vivir castamente y ser arropados por la palabra de Dios”.
Monseñor Benito Méndez: “nueva evangelización en el ambiente militar

Según la oficina de prensa de la CEV, el “nuevo Obispo del Ordinariato Militar de Venezuela no pudo ocultar su alegría y gozo”, al ver en “La Chiquinquirá” a “tantos rostros de familiares y amigos que lo acompañaron en tan importante momento de su vida”. Fundamentadas en el Salmo 103, dijo: “quiero expresar mi acción de gracias a Dios por el don de la vida que me dio y por el llamado al sacerdocio, por el don de Cristo en la Eucaristía, por el don de la Santísima Virgen María”.
También tuvo palabras para su iglesia católica “por tantos dones recibidos a lo largo de toda mi vida cristiana; especialmente por el don de la fe, de la gracia y el de la vocación sacerdotal, que hoy ha llegado a su plenitud por la ordenación episcopal. Todo mi ser, pues, bendice y alaba a Dios, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos”.
“Admiro profundamente la vitalidad espiritual y pastoral de nuestro presbiterio y deseo entregarme a la obra de la nueva evangelización en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana manteniéndome muy unido a ustedes, los sacerdotes Capellanes Militares y Civiles, que sirven a la Iglesia en nuestro Obispado Castrense”, señaló.
A sus hermanos, los capellanes militares, les dijo: “les recuerdo que obedeciendo el mandato que nos hace Nuestro Señor Jesucristo de “vayan por todo el mundo a predicar el Evangelio”, los Capellanes Militares tenemos la misión de “realizar la nueva evangelización en el ambiente militar para lograr que el encuentro con Cristo sea una autentica experiencia de vida”.
También los invitó a “una nueva etapa evangelizadora marcada por la alegría y salida a las periferias. Es vital que hoy nuestra Iglesia particular que peregrina en la FANB salga a anunciar el Evangelio a todos, en todos los lugares, en todas las ocasiones, sin demoras, sin asco y sin miedo como nos invita el Santo Padre Francisco”.

Apuntó que dentro de sus preocupaciones pastorales reservará un lugar preferente a la familia militar, “célula fundamental de la sociedad y de la Iglesia; centro donde se instauran relaciones interpersonales, ricas de interioridad y de entrega gratuita. Si queremos construir una sociedad sana, próspera, creadora de bienestar y de paz, la tenemos que fundamentar en la familia. A ella quisiera dedicar una atención especial de mi servicio apostólico. Quisiera ayudar a los cónyuges y a los padres en el cumplimiento de sus deberes y contribuir a fomentar la vida cristiana en el seno de la familia”, resaltó el Obispo Castrense.

Finalmente suplicó al Señor “que me dé lo que manda y que mande lo que quiera, que me ayude a ser para ustedes pastor según el corazón de Cristo, pastor bueno al servicio de nuestra querida iglesia castrense y de la Iglesia Universal”.



VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.