lunes, 13 de julio de 2015

Diócesis de Los Teques celebró 50 años de su fundación - “Nos queda mucho por hacer”, dice Monseñor Freddy Fuenmayor




Dentro de los proyectos queremos seguir evangelizando más sectores, así como fomentar la catequesis, las vocaciones, la acción social de la Iglesia y la formación de los laicos”, dijo monseñor Freddy Fuenmayor

Ramón Antonio Pérez / @GuardianCatolic

Caracas, 13 de julio de 2015.- “La celebración de estos cincuenta años debe llenarnos de alegría, al considerar tantos dones recibidos del Señor. Pero debe animarnos sobre todo a impulsar con renovado entusiasmo la vida cristiana  (…) en un nuevo ardor apostólico, para llevar a cabo la nueva evangelización, y realizar la salida misionera y evangelizadora que nos está pidiendo el Papa Francisco”.

Son palabras del Cardenal Jorge Urosa Savino, durante la eucaristía que presidió este sábado 11 de julio, en el campo del liceo salesiano San José, en el que se congregaron al menos cuatro mil personas con motivo de los cincuenta años de creación de la Diócesis de Los Teques, celebración a la que asistieron en pleno los obispos de la Conferencia Episcopal Venezolana para acompañar a Monseñor Freddy Fuenmayor Suárez.

El Arzobispo de Caracas saludó la presencia del Nuncio Apostólico de Su Santidad en Venezuela, monseñor Aldo Giordano; y mencionó de manera muy especial la presencia de “dos antiguos obispos de esta diócesis”: Monseñor Ovidio Pérez Morales y Monseñor Mario Moronta Rodríguez, “a quienes Dios bendiga y guarde”, según rezó.

Creada para atender mejor a los fieles


El cardenal Urosa explicó que la erección de esta Iglesia Particular fue “la feliz decisión del Beato Paulo VI de crear las Diócesis de Barinas, Cabimas y los Teques”, ante la solicitud pastoral de los Arzobispos de Mérida, Maracaibo y Caracas y del Nuncio Apostólico de entonces, Monseñor Luigi Dadaglio, “para atender cada vez mejor a los fieles, y para ello crear nuevas Diócesis a partir de esas venerables arquidiócesis”.

En cuanto a la diócesis de Los Teques, Urosa Savino indicó: “fue el queridísimo Cardenal José Humberto Quintero, arzobispo de Caracas, quien acertadamente promovió la erección de esta Iglesia particular, que comprendía en aquel momento casi todo el estado Miranda, a excepción del entonces Distrito Sucre, que continúa perteneciendo a la Arquidiócesis de Caracas”. Fue mediante la Bula Amor Ille del papa Pablo VI, emitida el 23 de julio de 1965 que se crea la Diócesis de Los Teques.

¿DIÓCESIS DE LOS VALLES DEL TUY? El cardenal Urosa indicó que de la Diócesis de los Teques se desprendió la de Guarenas, creada como tal el 11 de enero de 1996, por el Papa Juan Pablo II. Aseguró que “se está hablando de una posible nueva diócesis en Los Valles del Tuy. Ojalá que pronto se pueda dar. Es un clamor”, dijo.


Recordó a los Obispos de Los Teques. “El primero, el fundador, Monseñor Juan José Bernal Ortíz, un hombre cordial, amable, siempre alegre”, quien mantuvo su condición de arzobispo, procedente de Ciudad Bolívar. El segundo obispo fue monseñor Pío Bello Ricardo, descrito como un pastor “dedicado, generoso, austero, trabajador”.

Monseñor Mario Moronta, fue el tercer obispo de Los Teques, dijo el cardenal Urosa. “Desde joven vinculado a estas tierras porque vivía en San Antonio de los Altos: activo, emprendedor, excelente predicador y organizador”, dijo el cardenal. El cuarto obispo fue monseñor Ovidio Pérez Morales: “reflexivo, inquieto, de grandes iniciativas como el Concilio plenario de Venezuela del cual fue la cabeza y el motor”.

También destacó el trabajo realizado en esta iglesia mirandina por el fallecido monseñor Eduardo Boza Masvidal, a quien definió como “ese santo obispo cubano en el exilio de su amada Cuba, regalo de Dios a Venezuela y a Los Teques.

Monseñor Freddy Fuenmayor Suárez, actual obispo de Los Teques, fue descrito por el cardenal Urosa como “cercano, sencillo, bondadoso y trabajador”, siendo pastor de esta grey desde hace once años. 

Con gran acierto ha promovido la realización de un Sínodo diocesano, para animar y congregar a los fieles, pastores y los religiosos en la hermosa tarea común, de impulsar la vida de la Iglesia de Dios en esta Diócesis para los próximos años”, acotó el arzobispo de Caracas.

Sembrando el futuro con ardor apostólico


El Purpurado planteó cuatro aspectos de la vida eclesial que impulsa el Sínodo diocesano de Los Teques pero también sirven para fortalecer a la Iglesia en Venezuela. “En primer lugar la unión personal y comunitaria con Dios, la fidelidad al Señor, la práctica de las virtudes la piedad y el fervor religioso”, enumeró.

Luego mencionó la catequesis, la iniciación cristiana de niños, jóvenes y adultos, explicando que desde hace algunos años, por decisión del Ministerio de Educación, se hace casi imposible enseñar la fe, realizar la transmisión de la fe católica en las escuelas ya que lo impide el currículo escolar. 

Esta actividad es vital para el futuro, y tenemos el reto de encontrar los caminos para llevarla a cabo”, dijo.

También demandó fortalecer la familia cristiana. “Que cada día se santifiquen más hogares, que los esposos se amen de verdad con generosidad y fidelidad, rechazando la plaga del relajo afectivo sexual, del divorcio; educando cristianamente a sus hijos.

Finalmente, propuso desarrollar una fuerte pastoral para las vocaciones sagradas, “de manera que el Señor encuentre corazones juveniles preparados para acoger la semilla de la  vocación al sacerdocio o a la vida consagrada”.

Monseñor Fuenmayor: “Nos queda mucho por hacer


El Obispo de Los Teques expresó en su salutación: “Les doy la bienvenida en nombre del pueblo de Dios aquí representado por sus pastores, miembros de la vida consagrada y laicos que conforman la iglesia peregrinante en los Altos Mirandinos y en Los Valles del Tuy, en la celebración de los cincuenta años de la Diócesis de Los Teques”.

Indicó que esta festividad “es la culminación festiva y gozosa de una acción de gracias al Padre por Jesucristo en el Espíritu Santo, que tuvo como expresión concreta y destacada la celebración del Primer Sínodo Diocesano, que durante estos tres últimos años ha querido impulsar la renovación de nuestra Iglesia Diocesana para que desde una mayor vivencia de la fe en Jesucristo sea más eficaz en su misión evangelizadora”.


“Bajo la mirada protectora de la Virgen de la Asunción, esta mañana les acoge fraternalmente una iglesia que en comunión con la santísima Trinidad, tras las huellas del también cincuentenario Concilio Vaticano II, e inspirado por el Concilio Plenario de Venezuela, se compromete a anunciar a Jesucristo y a contribuir en la gestación de una nueva sociedad impregnada de los valores del Evangelio, bajo el signo de la comunión y la solidaridad. ¡Alabado sea Jesucristo!”, dijo en sus cortas palabras de bienvenida.


Con anterioridad, monseñor Fuenmayor Suárez expresó a los medios: “Hoy más que nunca, Venezuela necesita unirse para alcanzar la paz y el progreso que tanto anhelamos”. 

También señaló: “Estamos llenos de alegría por estos 50 años”.

Destacó que el momento “es una ocasión para renovar la Iglesia, pues estamos comprometidos en dar un mayor esfuerzo por evangelizar, así como por trabajar con los más necesitados; en fin, queremos construir un mundo y una sociedad donde reinen los valores cristianos”.

Reconoció que “el balance es positivo; sin embargo, nos queda mucho por hacer, y dentro de los proyectos queremos seguir evangelizando más sectores, así como fomentar la catequesis, las vocaciones, la acción social de la Iglesia y la formación de los laicos”.

Alba Rosi:” Cada parroquia es una mecha encendida de júbilo”


La Hermana Alba Rosi fue una de las animadoras de este festejo. “Estamos felices, gozosos de celebrar estos cincuenta años en los que cada parroquia ha ido trabajando, evangelizando y creciendo. Cada parroquia es una mecha encendida de júbilo”, dijo.


De igual manera, integrantes de diversas congregaciones religiosas ingresaron portando la imagen de la patrona diocesana “Nuestra Señora de la Asunción”, además de una pancarta que recordaba el Año de Vida Consagrada. 

Los movimientos de apostolado participaron de manera efusiva, a cuyo colorido festejo también se sumó la reconocida Cofradía de los Diablos Danzantes de Yare, patrimonio  cultural de la humanidad.


Durante la ceremonia el Obispo de Los Teques recibió la “Orden El Precursor”, por parte del gobernador de Miranda Henrique Capriles, por su destacada labor al frente de la Diócesis de la capital de Miranda.


La celebración contó con la asistencia de personajes vinculados a la gestión pública del estado Miranda como el alcalde de Carrizal, José Luis Rodríguez y su esposa Clara Mirabal; el concejal Manolo Blanco; el mandatario de Los Salias, Josy Fernández; el exgobernador Enrique Mendoza; la dirigente política Delsa Solórzano, y representantes de la alcaldía del municipio Guaicaipuro, entre otros.







VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.