domingo, 12 de julio de 2015

¡DE COLORES! Cursillos de Cristiandad cumple 55 años en Maracaibo



Ramón Antonio Pérez /  @GuardianCatolic
Originalmente publicado en Aleteia 
Fotos: Ana María Pérez

Cientos de cursillistas de la Arquidiócesis de Maracaibo (Venezuela), celebraron el pasado 5 de julio en las instalaciones del colegio “San Francisco de Asís”, un nuevo aniversario de vida apostólica y servicio en tierras marabinas.
El asesor espiritual del Movimiento de Cursillos de Cristiandad (MCC) en Maracaibo, monseñor Jesús Quintero, manifestó el júbilo que tienen los cursillistas de esta Arquidiócesis, pues celebran más de medio siglo “Configurados con Cristo” y de estar fermentando de Evangelio los ambientes, dando gracias a Dios por los beneficios que miles de cristianos han recibido para sus vidas a través de los Cursillos de Cristiandad, y resalto que más de 11 mil cursillistas han vivido la experiencia de fe.
El Cursillos de Cristiandad es un movimiento de Iglesia católica que, mediante un método propio, posibilitan la vivencia y convivencia de lo fundamental cristiano, ayudan a descubrir y a realizar la vocación personal, y propician la creación de núcleos de cristianos que vayan fermentando de Evangelio los ambientes.


Para el ex director secretariado el movimiento de cursillo es un movimiento que trabaja en pro de la transformación del hombre para que conozca a Cristo y viva según sus leyes. En mi experiencia personal el Cursillo cambió mi vida en un antes y un después, aunque los problemas no desaparecen, la forma de verlos y enfrentarlos
Desde el año 89 que realizó el cursillo de cristiandad se integraron al trabajo de misión en los barrios de la ciudad y por doce años junto a su esposa Doris Salas de Molina dirigió el movimiento en la ciudad.
Durante el encuentro celebrativo, los asistentes disertaron sobre la importancia del movimiento, y como tema central se analizó el tema “La familia, fuente de vida consagrada” a cargo del presbítero Carlos Quiva, párroco de la iglesia Bien pastor en la ciudad. También se dieron a conocer algunos testimonios sobre el cambio de vida luego del cursillo y como algunos sacerdotes durante el encuentro descubrieron su vocación. La presencia de María Santísima se vivificó con la llegada de la imagen de nuestra señora de Chiquinquirá, patrona de Maracaibo y acompañó toda la actividad
La celebración se prolongó hasta la tarde con la presentación de diferentes actividades culturales y de esta manera los cursillistas de Maracaibo, Machiques, Cabimas y Punto Fijo disfrutaron con ilusión, entrega y espíritu de caridad su aniversario compartiendo la alegría en Cristo.
¿Cómo llegaron a Venezuela, y a Maracaibo?

A principios de 1936, Manuel Aparici Navarro, presidente nacional de los jóvenes de Acción Católica en España, en compañía del cardenal Pacelli, propuso a Pío XI una masiva peregrinación de jóvenes al sepulcro de Santiago en Compostela. La idea fue bien acogida, pero no pudo realizarse hasta agosto de 1948 a causa de la Guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial. Durante esos años en que se retrasó el proyecto, la Acción Católica organizó, en muchas de las diócesis de España, unos cursos anuales llamados Cursillos de Adelantados de Peregrinos.
Estos encuentros tuvieron especial éxito en Mallorca, donde fueron tomando identidad propia gracias a sus responsables que se reunían en una Escuela Diocesana de Dirigentes para preparar, revisar, corregir y perfeccionar estos cursos preparatorios a la peregrinación a Santiago.
La peregrinación a Santiago planteada hacía más de diez años, puede por fin realizarse en 1948. Del 25 de agosto al 3 de septiembre donde peregrinan más de 70 mil jóvenes españoles. El éxito de esta convocatoria y la celebración de la X Asamblea Diocesana de Mallorca celebrada en noviembre de ese mismo año, fueron el empujón definitivo para poner en marcha los Cursillos de Cristiandad.
En Venezuela el padre Cesáreo Gil llegó a cumplir una misión. Al no poder cumplirla, se puso a la orden de Monseñor Arias Blanco, éste le preguntó a qué se dedicaba en España, y el padre respondió: a los Cursillos de Cristiandad.  Y, mientras esperaba el tiempo para cumplir su misión, se dedicó a presentarle el proyecto de Cursillo al arzobispo de Caracas, y el 20 de Agosto de 1959, se dicta el primer cursillo en Venezuela.

Desde ese momento se siembra la inquietud en la Iglesia, y para el 05 de Julio de 1960, se dicta el primer cursillo en Maracaibo, fecha ésta, de trascendencia en la vida de gracia de esta  maravillosa región. Hoy son muchos los hombres y mujeres que han nacido a la vida espiritual en un Cursillo de Cristiandad y configurados en Cristo viven la vida de colores. 




VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.