lunes, 29 de junio de 2015

¡DÍA NACIONAL DE ORACIÓN! El Cardenal Urosa explica: “Una buena familia está conformada por Papá y Mamá”





Además la defensa de la familia, el Arzobispo de Caracas pidió rechazar “toda violencia: la causada por motivos políticos, la violencia de la delincuencia, y la violencia social, contra las personas, los niños, y la mujer”

Ramón Antonio Pérez / @GuardianCatolic

“La familia está llamada a ser monógama, unida, estable y permanente. El mayor tesoro humano que una persona puede tener es una buena familia: completa, con papá y mamá, estable, amorosa; donde haya respeto, consideración, tolerancia, amor y fidelidad. Así es la familia cristiana, según el ejemplo de la Sagrada Familia de Nazareth”.

De esta manera se expresó el cardenal Jorge Urosa Savino, durante la celebración del Día Nacional de Oración convocado por la Renovación Carismática Católica de Venezuela, este 27 de junio en el estadio de béisbol de la UCV, en Caracas, y ante cerca de diez mil personas pidió tres compromisos, el primero, “el amor a la familia”.

Monseñor José Manuel Romero Barrios, obispo auxiliar de Barcelona y asesor de la RCC sostiene la Custodia en el Día Nacional de la Oración en el estadio de la UCV Caracas -27JUN2015 @GuardianCatolic
*********************************************************************************
ASISTENTES:- Durante la actividad estuvieron presentes los monseñores: Ramón José Aponte Fernández, obispo de Valle de la Pascua; José Manuel Romero Barrios, obispo auxiliar de Barcelona y asesor de la RCC; Fernando Castro Aguayo y Jesús González de Zárate, auxiliares de Caracas, y más de cuarenta sacerdotes de todo el país.

El cardenal Urosa ratificó así, la importancia del matrimonio como uno de los temas fundamentales que serán estudiados del 4 al 27 de octubre, en el Sínodo Extraordinario de la Familia convocado por el papa Francisco en Roma. “Por supuesto –indicó el Arzobispo de Caracas -la familia debe santificarse y fortalecerse, consagrarse a Dios y mutuamente entre los padres de familia, por el sacramento del matrimonio”.

Explicó que “el matrimonio eclesiástico es un don de Dios, por el cual la pareja conyugal, santificada por Él, se hace imagen del amor entre Cristo y la Iglesia … recibe la ayuda especial,-la gracia de Dios, la fuerza-, para amarse intensamente; para ser fieles, tolerantes, y estar unidos hasta que la muerte los separe”.


Urosa cuestionó a los grupos financieros contrarios a la doctrina familiar cristiana y que atacan directamente a la Iglesia católica. “Este tipo de matrimonio y familia es rechazado por la época moderna”, sin embargo, “no hay otra forma de tener una familia sana, feliz, estable, unida, responsable y santa”.

Fue más categórico todavía: “Por eso son malos la unión libre, el concubinato, el divorcio, en fin, esas deformaciones de la familia. Y por eso es importante ayudar a los jóvenes a prepararse bien para constituir su familia, a vivir una vida de fe, a santificar su unión por el sacramento del matrimonio”.

Sobre el Sínodo de Familia agregó que asistirá junto al presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, Monseñor Diego Padrón Sánchez, para reflexionar junto a los obispos del mundo entero en torno a “las formas de promover la pastoral familiar, el matrimonio, y la santidad, la fidelidad, la seguridad social de las familias”.

Indicó que también buscarán los mecanismos para “animar y ayudar a las familias o parejas en situación irregular, que no estén santificadas por el sacramento del matrimonio, santificar subrogar, a solucionar su situación, o a sentirse miembros de la Iglesia, aunque no puedan acceder al Santo Sacramento de la Eucaristía”.

No a la violencia contra las personas


El segundo compromiso requerido por el Cardenal Urosa a los creyentes convocados por la Renovación Carismática, fue la fraternidad y respeto a la vida. “Cada persona tiene derecho a su vida desde el momento de su concepción hasta el término natural de su existencia, y nadie, nadie en absoluto, tiene el derecho a matar a otra persona”.

“Por eso rechazamos la pena de muerte”, dijo el Primado de la Iglesia venezolana. “Por eso los cristianos rechazamos frontalmente el aborto, pues es el asesinato de un niño no nacido, indefenso e inocente de toda culpa, en el vientre de su madre”.

Igualmente repudió todo tipo de asesinato y el secuestro. “Defendemos los derechos humanos, y rechazamos sus violaciones (…) toda violencia: la causada por motivos políticos, la violencia de la delincuencia, y la violencia social, contra las personas, contra los niños, contra la mujer. Todo eso es pecado y va contra nuestra fe” dijo.

Finalmente, para el tercer compromiso hizo un llamado, a la práctica religiosa. “Ser cristianos, creer en Dios, significa adorarlo y darle culto, estar cerca de Él, llevarlo en nuestros corazones”, dijo Urosa.


“Recordemos el tercer mandamiento de la Ley de Dios: Santificar las fiestas. No podemos decir que creemos en Dios sin alabarlo, sin orar, comunicarnos con El, viviendo en indiferencia o frialdad religiosa”, finalizó el arzobispo de Caracas.

Otras fotos de la actividad:










VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.