viernes, 17 de abril de 2015

El Papa Francisco designó a Monseñor Ernesto José Romero, Vicario Apostólico de Tucupita



Monseñor Ernesto Romero, Vicario Apostólico de Tucupita, tendrá por tarea "sembrar la semilla del evangelio para que nazcan, crezcan y fortalezcan las vocaciones"

Ramón Antonio Pérez / @GuardianCatolic
Prensa CEV / @CEVMedios

Caracas, 17 de abril de 2015.- "En un emotivo acto realizado en la sede de la Conferencia Episcopal Venezolana, Monseñor Ernesto José Romero Rivas, hizo su profesión de fe, luego que el Papa Francisco lo nombrara Vicario Apostólico de Tucupita", destaca la oficina de prensa de la CEV.

El nuevo Vicario Apostólico manifestó su agradecimiento con Dios que “me renueva la vocación al llamarme, de una manera especial, a este servicio episcopal en el Vicariato Apostólico de Tucupita, y al mismo tiempo confiado en la misericordia de Él porque es una tarea que exige más fidelidad, más confianza y más vivencia de la fe como testigo”.

Monseñor Ernesto Romero, Vicario Apostólico de Tucupita, recibe el solideo de manos del Nuncio Apostólico en Venezuela, Monseñor Aldo Giordano.
Se conoció que el Cardenal Jorge Urosa Savino, arzobispo de Caracas; Monseñor Diego Padrón Sánchez, presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana y Monseñor José Luis Azuaje, primer vicepresidente de la CEV, acompañaron al nuevo vicario, en la imposición del solideo y el pectoral impuestos por el Nuncio Apostólico en Venezuela, Monseñor Aldo Giordano, en presencia de los Obispos reunidos en el marco de las comisiones episcopales.

Luego de la lectura de profesión de fe, la imposición del solideo y el pectoral, y la firma correspondiente, Monseñor Romero expresó que “el vicariato apostólico tiene la tarea de hacer nacer la iglesia en ese lugar, de sembrar la semilla del evangelio a fin de nazcan vocaciones para el servicio, vocaciones a la vida misionera, religiosa y sacerdotal, y laicos comprometidos a fin de hacerla crecer y fortalecer”.

Invitó a los jóvenes a no tener miedo y acercarse al Vicariato, “somos una sede fluvial por estar en la desembocadura del Orinoco, vengan para remar juntos a la casa del Padre, a una iglesia comprometida con el evangelio y a sembrar la semilla”, dijo monseñor Ernesto José Romero.

Hoja de vida de Ernesto Romero

De izquierda a derecha: Monseñor Felipe González, Vicario Apostólico de Caroní; Monseñor Ernesto Romero, Vicario Apostólico de Tucupita; y Monseór Jesús Alfonso Guerrero, Obispo de Machiques.
El nuevo vicario nació el 19 de abril de 1960 en Machiques, en el estado venezolano de Zulia. Luego de unos años en la universidad, ingresó a la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos.

Desarrolló el trienio filosófico en el Instituto Germán Roscio de los Padres Jesuitas y el cuatrienio teológico en el Instituto de Teología para religiosos (ITER) de Caracas. Fue ordenado sacerdote el 2 de agosto de 1990 y se desempeñó como administrador de la parroquia de San José del Vicariato Apostólico de Tucupita.

Luego de la ordenación, se desempeñó de 1990 a 1992 como administrador parroquial en la parroquia San José del Vicariato Apostólico de Tucupita; de 1992 a 1996 fue maestro de los post novicios, vicario, consejero y consejero vice provincial de los Hermanos Menores Capuchinos en Venezuela.

En 1997 y 1998 estudió en Roma y obtuvo la Licenciatura en Catequesis por la Pontificia Universidad Salesiana. De 1999 a 2005 fue superior, párroco, ecónomo y consejero viceprovincial de los Hermanos Menores Capuchinos en Venezuela.


De 2005 a 2009 fue maestro de los post novicios, superior y rector, consejero de los Hermanos Menores Capuchinos en Venezuela. De 2008 a 2013 fue ministro viceprovincial de los Hermanos Menores Capuchinos en Venezuela. Desde 2013 se desempeña como pro-vicario de Tucupita y párroco de la parroquia de San José.


VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.