sábado, 21 de febrero de 2015

FOTO-REFLEXIÓN: La Valentía de Mitzy de Ledezma y la libertad de los venezolanos



He visto varias imágenes que muestran cronológicamente cómo los funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana impiden a la esposa del Alcalde Metropolitano de Caracas Antonio Ledezma, Mitzy Capriles, el acceso al Palacio de Justicia para la audiencia de presentación.

Reflexionando en torno a ellas, paso a considerar varios asuntos. El primero que el amor de esta valerosa mujer por su esposo, injustamente preso, ha de marcar la diferencia en medio de una sociedad temerosa y "ocupada".

Mitzy siempre ha acompañado en sus actividades políticas, y en este trance plagado de injusticias por el que atraviesa al guariqueño Antonio Ledezma. Este mal momento no ha sido ni será la excepción.

Sin embargo, quiero detenerme a pensar en las fotos y echar a volar algunas cosas que como ser humano de pensamiento libre, creo estar en el derecho de verter al viento o colocar en estos espacios digitales.

Los "pobres" GNBs de las fotos no tienen moral para darle la cara a Mitzy de Ledezma, que reclama por la libertad de su esposo y busca saber dónde lo tienen. Esconder la mirada verificando los datos de un documento que realmente "nunca" leen, porque la "Orden a cumplir" es otra y ya está dictada por Fidel Castro en boca de Nicolás Maduro.

“¡Por aquí no pasa nadie!”


El militar es un "profesional obediente" que le sirve ciegamente a un régimen despótico y al tirano de turno. Si se rebelara al sistema impuesto pudiera generar algo peor porque su "mando" es autoritario. Tal vez la pobreza material y la falta de opciones más dignas, o la carencia de orientación adecuada en el hogar, llevan a asumir un "trabajo" que los vuelve poco menos que en seres sin personalidad. Lo que pudieran hacer dignamente, no lo hacen.

La única diferencia de la Fuerza Militar o Policial con la delincuencia es que ésta es "oficial" y aquella no. Las Fuerzas "oficiales" nacieron para "defender", "garantizar la paz" y “controlar” a la sociedad pero con el tiempo se degradaron. Se convirtieron en enfermedades de la misma sociedad porque ésta aprendió a fundamentar la paz o la guerra en tales escorias armadas.

Lejos están estos imberbes pretorianos de aquellos luchadores valientes que dieron su vida por Venezuela en los campos de batalla. Me pregunto si a la distancia de la feroz Guerra de Independencia, el esfuerzo emprendido por Simón Bolívar, José Antonio Páez, Antonio José de Sucre y otros, también merece al menos una reflexión acerca de si esa Libertad de Venezuela de la Corona Española, realmente valió la pena.

¿Acaso ahora Venezuela no es dependiente de las decisiones de la "Corona Comunista" y de las líneas políticas que se reciben desde Cuba? ¿No dijo acaso, Nicolás Maduro que estuvo en Cuba, sin permiso de la Asamblea Nacional y hablando con los Castro, así, sin más? Éstos que antes de llegar al Poder se ufanaron de luchar contra el "Imperio Yanki" sucesor del Español, ¿acaso no le han dado rienda suelta al Imperio de Fidel Castro en Venezuela? 

¿En que estamos, compatriotas? Sencillamente, en la arremetida de un gobierno tirano no solo contra dirigentes de la oposición, sino contra la población en general. El gobierno manipula a la Fuerza Militar para "organizar" las colas en la compra de la escasa comida; pero también las utiliza para secuestrar, desaparecer, torturar, atemorizar, y en última instancia asesinar a los venezolanos. ¿Es o no, una actuación que se empareja con la delincuencia?

Quiero ver amanecer un día que en nuestro país no exista esa "Fuerza Uniformada" que reprime al pueblo y encima defiende a la tiranía jactándose de patriotas o intentando hacer creer que defienden “la soberanía”. 

¿Qué soberanía, un carajo?... 


Son poco más de 200 años de vida republicana sometidos al control de los "gendarmes de turno" que bien lejos están de llamarse patriotas, que se enriquecen de manera ilícita y están señalados de ser parte del indignante y lucrativo narcotráfico, aunque se esconden en la vida parasitaria de la sanguijuela que desangra la ubre y los bienes del Estado. 

Pero están ahí: armados, con grados de generales mayores, coroneles, otra vez mayores, capitanes, tenientes, sargentos y cabos. Los oficiales gordos, ricos y opulentos; y la tropa sometida, "obediente" y lacaya. Pero ambos grupos creyendo que por tener "Don de Mando" y un arma de guerra para amedrentar al pueblo, tienen a Dios agarrado por la barba, cuando la verdad es que apoyan una tiranía que viola la vida y la libertad de los venezolanos.

Retornado a Mitzy Capriles de Ledezma, cuidado y si su arrojo, no es la chispa que despertará la conciencia dormida de la gran mayoría y permitirá retornar no sólo al líder político que es su esposo Antonio, sino a todos los venezolanos hacia la anhelada libertad, incluidos los mismos militares. RAP.




VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.