viernes, 6 de junio de 2014

Monseñor Francisco Javier Monterrey cumplió 60 años de Vida sacerdotal



TESTIMONIO:- “Se dice fácil y muy rápido”, dijo el padre Miguel Acevedo acerca de los sesenta años de vida sacerdotal de Monseñor Monterrey. “Son 556.600 horas continuas como sacerdote”, apuntó el Canciller de la Curia, Monseñor Adán Ramírez Ortiz, sobre el sacerdote mirandino, que fue ordenado por Monseñor Arias Blanco, el 6 de junio de 1954

Ramón Antonio Pérez 
@GuardianCatolic 

Caracas, 6 de junio de 2014.- “Es toda una vida de feliz entrega y fidelidad al servicio de Dios”, expresó con entusiasmo Monseñor Francisco Javier Monterrey en su oficina, frente a la inseparable máquina Olivetti ante la cual de lunes a viernes se sienta a “escribir, organizar y recordar el camino recorrido cuando le dije ‘Sí’, al llamado que Dios me hizo”.

“Allí en el directorio está mi fecha de nacimiento: 3 de diciembre de 1929; y también mi fecha de ordenación sacerdotal: 6 de junio de 1954. Es decir, fui ordenado todavía muy joven, con apenas 24 años de edad”, soltó, demostrando una mente todavía muy lúcida y activa. “Estudié en el seminario Interdiocesano de Caracas”, apuntó.

“Yo nací en Los Teques, estado MIranda”, dijo orgullosamente. “Pero he trabajado mucho tiempo en Caracas, y muy esporádicamente en otras zonas del país”, comentó.

Explicó que tuvo la “oportunidad de ser ordenado por Monseñor Rafael Arias Blanco, un importante personaje de la Iglesia en Venezuela, quien el año 1957 con su Carta Pastoral leída en distintas Iglesias de Caracas, fue parte activa para el derrocamiento de la dictadura de Pérez Jiménez el 23 de enero de 1958”.

Frente a un Cristo que entroniza su escritorio, dijo: “Esta fue mi habitación cuando comencé a trabajar en el Palacio Arzobispal; aquí mismo, al lado, donde ahora es la oficina de prensa, tenía mi escritorio y ésta era mi habitación, con baño y ropero”.

Estuvo al frente de la segunda remodelación profunda del Palacio Arzobispal, y se siente orgulloso de haber trabajado con los que han sido cardenales arzobispos de Caracas: José Humberto Quintero; José Alí Lebrun Moratinos, Ignacio Velasco y ahora el Cardenal Jorge Urosa Savino. “Cada uno con su manera muy particular de cumplir con sus responsabilidades, pero todos hombres de Dios”.

Monseñor Monterrey no para de contar anécdotas e historias de su vida sacerdotal. “Acompañé al Cardenal Quintero cuando fue investido como tal por el Papa Juan XXIII. ¿Quién lo iba a decir? Aquel hombre al que saludé y con quien conversé, ahora es San Juan XXIII. Porque en verdad tuve la oportunidad de saludarle y de hablar con él”.

Reveló que el gobierno de entonces presidido por Rómulo Betancourt envió dos comitivas para Roma. “Una era especial para los sacerdotes que estuvimos allí”, acotó. “El gobierno respetaba mucho a la Iglesia. Cuando regresamos, el Cardenal Quintero, fue recibido en el Aeropuerto por el propio presidente Betancourt y le rindió honores de Estado, con una parada militar, y todo un festejo nacional”, señaló el sacerdote.

Monseñor Francisco Javier Monterrey ha desempeñado como párroco en varios lugares de Caracas y  en el interior del país, pero recuerda de manera especial cuando fue Administrador Apostólico en Maracay. “El obispo titular del lugar estaba muy enfermo y tuvo que salir al extranjero. En esa ocasión me tocó llevar adelante los proyectos de reconstrucción de la catedral; las autoridades y la gente quedaron muy encantada con los trabajos realizados”.

Monseñor Jesús González de Zárate, en nombre del Arzobispo de Caracas, Cardenal Urosa Savino, pronunció unas palabras de agradecimiento a Dios por la vida sacerdotal de Monseñor Monterrey, al tiempo que le entregó un presente, distinguiendo “la puntualidad en cada una de las acciones de este sacerdote ejemplar”.


Iguales gestos de cordialidad y felicitación les tributaron Monseñor Adán Ramírez Ortiz, Monseñor Francisco Terán y los padres: Miguel Acevedo, Antonio Acurero y Alexander Mendonca, además del personal que labora en el Arzobispado de Caracas.

En su agradecimiento, Monseñor Monterrey tomó para sí las palabras de Jesús contenidas en el Evangelio de San Juan 21, 15-19, en el que pregunta al Apóstol Pedro: “Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos?”. Y el Primer Papa le responde: “Sí,  Señor;  tú sabes que te amo”. Y Jesús le dice: “Apacienta mis ovejas”.

“Jesús se lo preguntó en tres ocasiones”, comentó Monseñor Monterrey. En medio de su reflexión él también preguntó a sus hermanos sacerdotes. “¿Ustedes saben qué quiere decirnos El Señor con esto? Que seamos fieles al llamado que nos ha hecho”. “Creo que eso he hecho con mi vida sacerdotal, tratar de ser fiel en todo”.


Con este testimonio de apagó la vela de su sesenta aniversario de vida consagrada, quien es actualmente el tercer sacerdote con más años de servicio en la Arquidiócesis de Caracas. 





VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.