lunes, 21 de abril de 2014

El Papa Francisco busca héroes de la reconciliación en Venezuela




@padrejohan 

“Señor resucitado… te pedimos por Venezuela, para que los ánimos se encaminen hacia la reconciliación y la concordia fraterna”, es la oración que hace el Papa Francisco pidiendo por nuestra nación el Domingo de Resurrección, al comienzo del Tiempo Pascual, mostrando su cercanía con el pueblo venezolano y su deseo de encontrar héroes del perdón y la misericordia en este país. 

Es histórica la referencia que hace el Papa Francisco a Venezuela, en menos de tres meses ha enviado tres mensajes a la nación. Muy pocas veces sucede esto con otras naciones. Y en sus diversos mensajes destacan las palabras reconciliación, diálogo, paz, respeto, amor, fe; para obtener como fruto la paz y concordia. 

Dijo el Santo Padre el pasado 26 de febrero en una audiencia general: “no escatimen esfuerzos para favorecer la reconciliación nacional, a través del perdón mutuo y del diálogo sincero, en el respeto de la verdad y de la justicia, capaz de afrontar temas concretos para el bien común”. 

De igual manera envió otro mensaje el 10 de abril, en una carta escrita a los dirigentes políticos tanto del oficialismo como de la oposición, y allí mismo un claro mensaje al pueblo venezolano. De esta misiva podemos extraer recomendaciones muy importantes: 

.- “Produzcan los frutos deseados de reconciliación nacional y de paz”, dice el Santo Padre que es su oración a Dios, que bueno sería que nosotros también pidamos todos los días a Dios por la reconciliación entre los venezolanos. 

.-  “La violencia nunca podrá traer paz y bienestar a un país, ya que ella genera siempre y sólo violencia”. Definitivamente la violencia ha sido el error grave, con el maltrato humano, o daño de instituciones, el lenguaje vulgar, ofensivo y descalificador, e incluso el desear el mal a otra persona. 

.- “Por medio del diálogo ustedes pueden redescubrir la base común y compartida que conduce a superar el momento actual de conflicto y polarización que hiere tan profundamente Venezuela”. El diálogo, es un don que los seres pensantes hemos recibido de Dios, y al que no nos podemos negar, o no convertiríamos en irracionales.  

.- “En el respeto y en el reconocimiento de las diferencias que existen entre las partes, se favorecerá el bien común”, es decir trabajar en favor de todos y no en la búsqueda de bienes particulares e individualistas. Y esto comienza con el respeto de la dignidad de la persona humana; y reconociendo que la otra persona tiene derecho a pesar diferente, y sin embargo también es hijo de Dios. 

.- “Todos ustedes, en efecto, comparten el amor por su país y por su pueblo, como también las graves preocupaciones ligadas a la crisis económica, a la violencia y a la criminalidad”. Realidad que nos envuelve y afecta a todos, pero definitivamente no se soluciona con violencia y hostilidad. 

.- “Todos ustedes llevan en el corazón el futuro de sus hijos y el deseo de paz que caracteriza a los venezolanos”. No podemos olvidar los valores de la cordialidad, la amabilidad, la solidaridad, religiosidad, que son la herencia para las generaciones futuras.   
        
.- “Todos tienen en común la fe en Dios y la voluntad de defender la dignidad de la persona humana”. Es el más grande de los valores, la fe. Y nuestra confianza en Cristo, nos exige testimonio de vida cristiana. 

.- “No se detengan en la coyuntura de lo conflictivo, sino a que se abran unos a otros para hacerse y ser auténticos constructores de paz”. Esta es la apertura del encuentro que llena siempre de esperanza. 

El Papa Francisco conoce muy bien las realidades de los pueblos latinoamericanos, por ello orienta en la forma de proceder al camino del bien común y la paz. Esperemos que los responsables políticos, asuman estas exhortaciones. Pero principalmente lo cristianos asumamos la invitación a tener el coraje de ser héroes del perdón y la misericordia, el Papa busca héroes de la reconciliación en Venezuela. 

“Sobre todo está el "heroísmo" del perdón y de la misericordia, que nos rescatan del resentimiento, del odio y abren un camino realmente nuevo. Se trata de un camino largo y difícil, que requiere paciencia y valentía, pero es el único que puede conducir a la paz y a la justicia. Por el bien de todo el pueblo y por el futuro de sus hijos, les pido que tengan este coraje”, pide el Papa Francisco a los venezolanos. 

Ser héroes del perdón, ganar siempre en el acto misericordioso, tener valentía para desechar el resentimiento del corazón, saber pedir perdón y perdonar. Es el camino que propone el Santo Padre para Venezuela, pero que requiere del compromiso de cada persona, o por lo menos de los miles de católicos que tiene su confianza en Cristo resucitado. 


¡Felices Pascuas de Resurrección!

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.