viernes, 27 de diciembre de 2013

Iglesia entregó regalos a niños del Hospital “J. M. de los Ríos”



Monseñor Tulio Ramírez informó que la actividad fue una muestra del afecto que la Arquidiócesis de Caracas siente por los más desvalidos y, en nombre del Niño Dios y del propio Cardenal Urosa que también está convaleciente, compartió con decenas de niños que por motivos de salud recibieron la Navidad en las distintas áreas de este centro médico.

Ramón Antonio Pérez
@GuardianCatolic

Caracas, 26 de diciembre de 2013.- Monseñor Tulio Luis Ramírez Padilla realizó este 25 de diciembre una visita al Hospital “J. M. de los Ríos” de esta ciudad, para llevarles a más de setenta niños allí recluidos en nombre del Cardenal arzobispo Jorge Urosa Savino, un mensaje de solidaridad y hermandad propio de esta época, y recordarles que los festejos por el Nacimiento del Niño Jesús también les pertenece.

El Obispo Auxiliar de Caracas estuvo acompañado por el Padre Nicola Villano y un grupo de estudiantes de los seminarios “Redemptoris Mater” y “Santa Rosa de Lima”, quienes realizaron una importante labor de motivación y evangelización.

“Fueron sensibilizados los padres y demás familiares en cuanto a la importancia de que los niños reciban los sacramentos, la Primera Comunión para los más grandes y el Bautismo para los más chicos. Pero esta misión nos dejó una honda experiencia acerca de lo que padecen nuestros hermanos en medio de la pobreza y el dolor”, dijo.

La actividad permitió, además, la oportunidad de cantar aguinaldos, compartir y rezar con los niños enfermos y sus familiares, muchos de ellos procedentes de todo el país.

“A pesar de recuperarse de sus afecciones y dolencias, o esperar ser operados y algunos hasta enyesados, sin embargo mostraron rostros muy risueños y esperanzadores. Sus ojos transmitían mucha emoción, y recibieron con alegría los regalos que tradicionalmente hace en este centro médico el Cardenal Urosa”, dijo.

Bautizo de Yuliana

El Obispo Auxiliar de Caracas le confirió el bautizo a una niña de nombre Yuliana. “Es una niña de tres meses de nacida que estaba muy delicada, y su madre junto a otros familiares se acercó para pedir que la bautizara”, refirió Monseñor Ramírez.

Explicó que en esta situación, por ser un caso de emergencia, un médico de guardia fungió de padrino y la partida de bautizo se tramitará en la parroquia Catedral.

Resaltó que fueron recibidos de buenas maneras por el personal de este centro de salud. “A los médicos, enfermeras, funcionarios de seguridad y demás empleados, reiteramos nuestro agradecimiento en nombre de la Arquidiócesis de Caracas”.


“Nos acompañaron con gran apertura por la actividad, y se interesaron mucho por la salud del Cardenal Urosa, de quien les entregamos sus saludos y bendiciones. Espiritualmente, nuestro Arzobispo de Caracas siempre estuvo presente en cada regalo, en cada enfermo y en cada gesto de alegría de los niños que los recibían”, finalizó. 

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.