jueves, 21 de marzo de 2013

Los “Padres Eudistas” cuentan con tres nuevos diáconos en Caracas



 La Congregación de Jesús y María, fue fundada por San Juan Eudes, el 25 de Marzo de 1624. En Caracas, además de otros centros de apostolado y evangelización, tienen la sede provincial y de retiros llamada “Casa San Gabriel”, ubicada en la avenida La Colina, de La Tahona.

Ramón Antonio Pérez
Información y Fotos: María de Fernández

Caracas, 21 de marzo de 2013.- La Congregación de Jesús y María – cuyos integrantes son conocidos como los “padres eudistas” – cuenta desde el 16 de marzo, con tres nuevos diáconos que seguirán expandiendo el espíritu misionero, y la labor social que esta comunidad religiosa cumple en el Área Metropolitana de Caracas y otras regiones del país.

La ceremonia se realizó en la Parroquia San Juan Eudes, de la urbanización El Marqués, siendo presidida por el Obispo Auxiliar (Emérito) de Caracas, Monseñor Pedro Nicolás Bermúdez Villamizar, quien es integrante de esta comunidad religiosa.


También asistieron el Obispo de la Diócesis de Guarenas, Monseñor Gustavo García Naranjo; el Superior Provincial de los eudistas en Venezuela, padre José Antonio Sabino; el párroco de San Juan Eudes, Pedro Guerra (CJM), así como representantes del Instituto de Teología para Religiosos (ITER), salesiano, franciscano y otros sacerdotes diocesanos.

El templo sobriamente adornado acogió también la presencia de familiares, amigos y vecinos que quisieron agradecer a Dios por éstos tres hombres que entregan su vida al servicio de Dios. Durante la celebración reinaron la oración y el recogimiento, así como la alegría y emoción por lo que significa el camino del diaconado.

En ese ambiente, recibieron la orden en el grado de diáconos temporales los jóvenes Allans Parababith, Alejo Fernández y Carlos Silva, provenientes de los estados Mérida, Monagas y Miranda, respectivamente.

La homilía de Monseñor Bermúdez (CJM), estuvo centrada en el Evangelio de San Mateo (9, 35-10, 8). Allí se presenta un relato donde se ilustra primero el poder milagroso y luego la vida misionera que cumplió Jesucristo. Cabe señalar que en lectura evangélica hay además un pedido concreto del Salvador de la humanidad: orar al Señor de la mies, para pedirle más obreros.

Monseñor Bermúdez recordó a Santa Teresita de Niño Jesús, en la Carta 135: “Rogad al señor de la mies que envíe trabajadores”, y dentro de éste pensamiento predicó a la concurrencia y de manera especial dirigió sus palabras a los tres nuevos diáconos.

“Dentro del Año de la Fe, seguiremos pidiendo al Señor por éstos tres hombres que entregan su vida al servicio de Dios y su pueblo, así como por todos los sacerdotes, obispos y nuestro recién nombrado Papa Francisco”, dijo el Obispo Auxiliar Emérito de Caracas.



VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.