jueves, 6 de septiembre de 2012

Vicario Apostólico de Puerto Ayacucho pide "llegar a la verdad", en relación con la masacre de los Yanomamis



El Obispo ha insistido en que “es necesario aclarar a fondo la situación”.  La denuncia de esta masacre ha sido presentada por los organismos que defienden a los indígenas. Ya en 1993, una incursión de 'garimpeiros' en la comunidad Haximú, en territorio venezolano, causó la muerte violenta de 16 indígenas, y suscitó un problema internacional, reporta la agencia Fides.

Ramón Antonio Pérez

Puerto Ayacucho, 06 de septiembre de 2012.- La noticia del masacre de 80 indígenas de etnia Yanomami en la selva amazónica cerca de la frontera con Brasil, difundida por los medios de comunicación social la semana pasada, ha provocado la reacción del gobierno venezolano, que ha enviado a la zona al Ministro de los Pueblos Indígenas.

Sin embargo, estos han declarado más tarde que no encontraron ninguna prueba de la masacre, incluso, el propio presidente Chávez sostuvo este miércoles 5 de septiembre que no hay evidencias “al menos en territorio venezolano”, de que haya ocurrido esta presunta masacre.

En tal sentido, el Vicario Apostólico de Puerto Ayacucho, Monseñor José Ángel Divassón Cilveti, se pronunció al respecto y mediante un comunicado sostiene que “no es suficiente sobrevolar la zona, porque desde lo alto no se consigue ver nada. Es necesario llegar a los lugares habitados por esta gente”.

En la nota se subraya que el acceso a la lejana comunidad de los Yanomamis, que se encuentra en el término del Alto Orinoco, es difícil, y que es necesario mucho tiempo para llegar. “Lo más importante es llegar a la verdad -ha dicho el Vicario Apostólico-, por eso es necesario llegar al centro de la comunidad Yanomami”.

El comunicado resaltó otros aspectos que pudieran estar vinculados a la denuncia de esta masacre. “También hay otras comunidades indígenas que se encuentran en peligro por la presencia de los 'garimpeiros', que pasan de Brasil a Venezuela para actividades mineras, con todas las consecuencias contra el ambiente: contaminación del agua, violencia, enfermedades. De hecho, muchos Yanomamis han muerto a causa de la tuberculosis, contraída porque son frágiles", ha afirmado el Prelado.

La denuncia de esta masacre ha sido presentada por los organismos que defienden a los indígenas. Ya en 1993, una incursión de 'garimpeiros' en la comunidad Haximú, en territorio venezolano, causó la muerte violenta de 16 indígenas, y suscitó un problema internacional.






VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.