martes, 27 de diciembre de 2011

Cardenal Urosa visita niños enfermos y comparte Navidad con empleados del Arzobispado



El pasado 23 de diciembre, víspera de la Celebración del Nacimiento del Niño Jesús, el Cardenal Jorge Urosa Savino se reunió con el personal que labora en el Arzobispado de Caracas, deseándoles que el Niño Dios se haga presente en sus hogares, para que reine el amor y se fortalezcan a ejemplo de la Sagrada Familia”. Posteriormente, el 25 de diciembre, visitó a los niños del Hospital “J. M. de los Ríos”, donde compartió con los infantes enfermos y sus familiares, aprovechando la ocasión para entregarles algunos regalos como recuerdo de la Navidad.
 Ramón Antonio Pérez
Caracas, 27 de diciembre de 2011.- El Cardenal Jorge Urosa Savino, previo a la Fiesta de Navidad se reunió con el personal que labora en el Palacio Arzobispal: religiosas, sacerdotes y laicos, a fin de agradecerles la labor cumplida en esta instancia eclesial; y luego visitó el Hospital Infantil “J. M. de Los Ríos” de Caracas, para entregarles regalos a los niños enfermos y llevarles un mensaje de aliento a sus familiares.
Compartiendo en la Iglesia
La primera actividad se cumplió en horas del mediodía del 23 de diciembre en las instalaciones de la Abadía San José. El Cardenal estuvo acompañado por los Obispos Auxiliares de Caracas: Monseñor Luis Armando Tineo y Monseñor Jesús González de Zárate; por el Obispo Auxiliar Emérito Monseñor Nicolás Bermúdez; Monseñor Francisco Javier Monterrey; el canciller de la curia arquidiocesana, Monseñor Adán Ramírez; y el ecónomo del arzobispado, presbítero Alexander Mendonca, entre otros.
En su mensaje hizo votos para que el Niño Jesús irrumpa en el corazón de cada uno de los presentes a fin de que en los hogares reinen la armonía, solidaridad y reconciliación. “Pedimos que el Niño Jesús traiga en el año 2012 mucha paz, prosperidad y tranquilidad tanto a Ustedes como a todos los venezolanos”, dijo.
El Purpurado agradeció “la solidaridad, constancia y tesón con que cada uno de los presentes cumplen las actividades propias del arzobispado caraqueño, el trabajo social, catequesis, evangelización y formación, en toda la ciudad”.
Visita el “J. M. de los Ríos”
El 25 de diciembre, el Cardenal Urosa visitó a los niños que se encuentran en el Hospital “J. M. de los Ríos”, de Caracas, como una muestra de la solidaridad y hermandad de la Iglesia Católica. Al personal médico, enfermeras y familiares de los recluidos expresó: “al igual que Jesús de Nazaret, la Iglesia siempre se ha identificado con los más débiles de nuestra sociedad, y muchos de estos precisamente son los niños”, comentó.
Agregó que “la Iglesia quiere expresar su cercanía con los más necesitados y enfermos como son estos niños venidos de toda Venezuela para ser atendidos en este Hospital en el que han recibido una atención adecuada a sus necesidades”.
El Cardenal asistió al centro médico, tal como hicieron los pastores cuando visitaron al Niño en Belén, “porque cada venezolano que sufre necesidades, está enfermo o en condiciones de vida inadecuadas, es el verdadero rostro del Salvador de la humanidad que debe ser escuchado, atendido y servido”.
Aprovechó la ocasión para bendecir y entregar juguetes a los más chipilines que se encuentran convaleciendo en este centro de salud.
Misa de Aguinaldo e Intercambio de regalos
Previo al agasajo ofrecido por el Cardenal Urosa a los empleados del Palacio Arzobispal, estos participaron en la Misa de Aguinaldo en la Capilla de la institución, la cual fue presidida por el padre Alexander Mendonca. El sacerdote invitó a rezar por la paz, y fomentar el respeto entre las personas a pesar de las diferencias, “no sólo en esta época festiva para los cristianos sino en todos los momentos de la vida”.
Posteriormente, se cumplió el Intercambio de regalos navideños entre los empleados, en el Salón de los Arzobispos. En medio de grandes retratos y pinturas de quienes han sido los Pastores de la Iglesia Arquidiocesana en Caracas, Monseñor Nicolás Bermúdez agradeció por el trabajo que se cumple. “Cada uno es importante en la Iglesia”, dijo.
Mirando algunos de los retratos expresó: “nuestros Arzobispos deben estar regocijados de que en esta sala de la que ha sido su casa en Caracas, estén ustedes con sus virtudes, capacidades y testimonios, ayudando a que la Iglesia arquidiocesana cumpla la misión que Jesucristo le ha encargado: evangelizar”, agregó.



VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.