martes, 6 de septiembre de 2011

Virgen de Coromoto Patrona Principal de Caracas, declara El Vaticano


Virgen de Coromoto de la Catedral de Caracas.
Luego de serios estudios históricos y habiendo consultado al clero y fieles de la Iglesia en Caracas, el Cardenal Urosa, en unión con sus Obispos Auxiliares, propuso a la Santa Sede esa declaración, y obtuvo la aprobación de la misma. La declaración no impide la devoción de los fieles a la Santísima Virgen en otras advocaciones.

Ramón Antonio Pérez
@GuardianCatolic

Caracas, 06 de septiembre de 2011.- El Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino, anunció que la Santa Sede aprobó la declaración de la Virgen de Coromoto como Patrona Principal de la Arquidiócesis de Caracas, hecho que se produce en vísperas de la solemnidad de Nuestra Señora de Coromoto, a celebrarse en todo el país, el venidero sábado 11 de septiembre.
El Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Cardenal Antonio Cañizares Llovera, emitió el decreto respectivo el 15 de junio pasado. “De esta manera Nuestra Señora de Coromoto, que es la Patrona de Venezuela, será de ahora en delante de manera particular la Patrona de los católicos de Caracas”, indica la nota del Arzobispado de Caracas.
Dado el hecho de la aparición de la Virgen a los venezolanos en Guanare en 1652, y para reforzar la devoción a la Santísima Virgen María, entre las muchas advocaciones de la Madre de Dios veneradas por los caraqueños, “se escogió la de la Coromoto para canalizar y fortalecer la devoción de los fieles”.
Según la historia respectiva “María Santísima apareció al cacique Coromoto y a su familia en la sabana de Guanare, para invitar al pueblo venezolano a acoger la fe en Jesucristo y recibir el bautismo, incorporándose así a la Iglesia”.
La nota también presenta una descripción de la venerada reliquia de Nuestra Señora de Coromoto que la muestra sentada en un trono, coronada como Reina. “Ella nos presenta amorosamente al Niño Jesús coronado como Rey y sentado en su regazo, también con la mirada al frente, quien sostiene el orbe en su mano izquierda y con la mano derecha levantada hace el gesto de bendecir”.
La explicación sobre esta imagen precisa que esta “imagen muestra claramente la centralidad y el señorío universal de Cristo y la maternidad divina de Nuestra Señora. Por otra parte, el mensaje coromotano manifiesta el designio divino de hermanar a hombres y mujeres procedentes de pueblos étnicamente diversos, al llamarlos a ser hijos de Dios por medio del sacramento del Bautismo”.
El Cardenal Urosa ha expresado que “dada la trascendental importancia de la Aparición de Nuestra Señora de Coromoto, los obispos de Venezuela la declararon Patrona de nuestra Patria el 1 de mayo de 1942, lo cual fue ratificado por el Papa Pío XII el 7 de octubre de 1944”.
Luego, en su primera visita apostólica a Venezuela, “el Beato Juan Pablo II realizó personalmente en Caracas, el 27 de enero de 1985, la coronación canónica de una imagen de la Virgen de Coromoto”.
Argumenta el Arzobispo de Caracas, que con esto existe “una gran riqueza histórica, teológica y pastoral en la manifestación de María Santísima al pueblo venezolano a través del cacique Coromoto y su familia, y en nuestra correspondiente devoción”.
Proclaman el 19 de noviembre
Indica la nota informativa que “el acto de proclamación solemne del patrocinio de Nuestra Señora de Coromoto para todos los católicos de Caracas, se realizará en un acto especial el 19 de noviembre”, fecha en que concluirá la Misión Continental Evangelizadora.
Otro aspecto revela que la Ciudad de Caracas tiene como patrono al Apóstol Santiago. “Sin embargo, esa devoción no está muy extendida entre los fieles caraqueños. Y la Arquidiócesis de Caracas no tenía una patrona principal”.
La Solemnidad de Nuestra Señora de Coromoto se celebra el 11 de septiembre. Diversas Parroquias se alistan para festejar el venidero sábado, la fiesta de la Patrona de Venezuela, y ahora, patrona principal de Caracas.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.