sábado, 2 de julio de 2011

Iglesia Venezolana muy activa en un país marcado por diferentes escenarios


El Arzobispo de Mérida, Monseñor Baltazar Porras durante la rueda de prensa ofrecida en la CEV junto al Arzobispo de Cumaná, Monseñor Diego Padrón y el Obispo Auxiliar de Maracaibo, Monseñor Castor Oswaldo Azuaje Pérez.
****************************
A MODO DE ANÁLISIS.- Muy activa ha estado la Iglesia Católica de Venezuela durante los últimos días, quizás como nunca, dados los diferentes escenarios políticos, sociales y de la propia realidad pastoral que le toca vivir. “En este contexto, nuestro país, atraviesa una coyuntura sociopolítica que se hace cada día más difícil. En efecto, (…) Venezuela sufre un constante deterioro económico social; lo que implica que estamos quedando fuera de la tendencia global de cambios que permitan un desarrollo sostenido”, dice  la Exhortación Pastoral: El Bicentenario del 5 de Julio (1811-2011), emanado de la XCVI Asamblea Plenaria Ordinaria de la CEV.

Ramón Antonio Pérez

Caracas, 02 de julio de 2011.- El último mes ha sido un tiempo de importancia en el que los principales voceros de la Iglesia Católica han dado a conocer sus líneas pastorales enmarcadas dentro del Evangelio de Jesucristo y los Documentos Eclesiales que, como el Concilio Plenario Venezolano, rigen su accionar y son de obligada consulta y aplicación en la realidad actual. Pero en razón a que otros asuntos también han movido a la estructura social de Venezuela, su vocería y líneas de acción se convierten en recursos que iluminan no sólo a la realidad de la feligresía católica sino también a la población en general. Sus palabras permiten una mejor comprensión de los distintos escenarios en que se mueven los venezolanos.

Momentos de Alegría y Compromiso
A pesar de que el escenario venezolano presenta muchas y diversas situaciones, desde las más sencillas a las complejas, también ha habido momentos de trabajo y alegría dentro de la estructura eclesial.



IV CONGRESO EUCARÍSTICO NACIONAL. Esta actividad se cumplió del 23 al 26 de junio en el Colegio “San José de Tarbes”, en Caracas, bajo el lema: “Pan de Vida para Venezuela”. Allí participaron más de 1400 personas entre delegados de las diferentes regiones del país, invitados especiales y colaboradores. Fue una estupenda oportunidad para compartir y conocer aspectos esenciales de la fe cristiana con importantes personalidades de la Iglesia Venezolana, especialmente, en lo concerniente al Sacramento Fundamental de la doctrina cristiana: la Eucaristía.
Durante los días del Congreso Eucarístico se presentaron ponencias de contenidos vitales para la comprensión del Sacramento y hasta se dieron a conocer líneas de estrategia pastoral y consejos encaminados a fortalecer las enseñanzas de la Iglesia, pero de manera especial, dar a conocer a Jesús Sacramentado, el Salvador de la Humanidad.
Se presentaron interesantes ponencias como la del Obispo Emérito de Los Teques, Monseñor Ramón Ovidio Pérez Morales, con su tema: “La Eucaristía en el Concilio Plenario de Venezuela”, que dejó un grato sabor entre los participantes. Es que Monseñor Pérez Morales, a pesar de los años, está imbuido de lo que es el acontecer de la Iglesia, la conoce en profundidad al igual que está bien informado de la realidad del país en todas sus facetas, y tiene claro lo que hay que realizar desde la óptica pastoral. No en balde, fue el principal promotor del Concilio Plenario Venezolano y actualmente preside la comisión de seguimiento y puesta en práctica de este instrumento de la Iglesia en el país. Otros ponentes también les brindaron claridad a los asistentes como  el Arzobispo de Mérida, Monseñor Baltazar Porras Cardozo, con el tema: Aspectos Pastorales y Doctrinales de la Eucaristía; y el Arzobispo de Cumaná, Monseñor Diego Padrón que presentó la ponencia: La Palabra de Dios y la Eucaristía. Toda esta actividad estuvo enmarcada dentro de Misión Continental Evangelizadora, y ha implicado una movilización previa y posterior en todo el país con la realización de Consejos Provinciales, talleres y demás encuentros en el orden de la formación eucarística.  
El congreso cerró con una solemne celebración eucarística en la avenida Francisco de Miranda en Caracas, a la que concurrieron más de 20 mil personas que escucharon los compromisos recogidos en el mensaje final leído por el Obispo Auxiliar de Caracas, Monseñor Jesús González de Zárate. 
El numeral 8 del mensaje recoge el compromiso de los católicos en Venezuela: “este Congreso nos alienta a seguir la huella apostólica de los discípulos del Señor y de todos loe evangelizadores que encontramos a lo largo de la historia, de un modo especial aquellos que nos trajeron la fe a nuestras tierras. Al igual que los discípulos de Emaús, quienes corrieron presurosos a anunciar a Jesús Resucitado, reconocido en la facción del Pan, la Eucaristía nos impulsa a seguir proclamando el Evangelio, sobre todo con el actual compromiso de la Misión Continental Evangelizadora en nuestra Patria”
Con este Venezuela ha celebrado cuatro congresos eucarísticos nacionales, todos en Caracas: el primero fue en el año 1889; el segundo en 1907; el tercero en 1956; y el que recién finaliza este año. Cabe destacar que dentro de esta misa a campo abierto, se renovó la Consagración de Venezuela al Santísimo Sacramento y se Consagró nuestra Patria a la excelsa Madre de Dios, bajo la advocación de la Vírgen de Coromoto.



NUEVO OBISPO DE PUERTO CABELLO.- Otro momento de estelar importancia para la Iglesia, ha sido el nombramiento y la posterior toma de posesión de Monseñor Saúl Figueroa Albornoz como Obispo de Puerto Cabello, ceremonia que se cumplió el viernes 1 de julio, en la que estuvo acompañado por sus hermanos del Episcopado y una multitud de feligreses que esperaban ansiosos a su nuevo pastor. 
Cabe decir que entre las Autoridades eclesiales se encontraban el Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino; el Nuncio Apostólico de Su Santidad en Venezuela, Monseñor Pietro Parolin; y el Arzobispo de Valencia, Monseñor Reinaldo del Prette, entre otros.
Monseñor Figueroa es el tercer obispo de la Diócesis porteña y morense, y recibió de manos del hasta ese también administrador apostólico, Monseñor Del Prette, el báculo que simboliza la toma de posesión de su cargo en esta Iglesia Particular. Durante su primera homilía en la Catedral San José, el Obispo agradeció el recibimiento y el afecto demostrado por la población al llegar a esta zona del estado Carabobo. Este evento viene a fortalecer la estructura de la Iglesia, algo que es muy importante en la compañía de la labor evangelizadora que desempeñan los movimientos de apostolado y toda la Iglesia en la región.

Momento de la toma de posesión de Monseñor Saúl Figueroa como Obispo de Puerto Cabello.
Igualmente recordó sus primeras palabras al ser nombrado Obispo por el Papa Benedicto XVI: “Estoy en manos de Dios y del Espíritu Santo, y será el Señor con su palabra y con su gracia quien irá conduciendo mis pasos y le dará las pautas para trabajar. Vengo a traerles el cariño, solidaridad y amor, para seguir sembrando el evangelio en las tierras porteñas, esperando la colaboración, participación y solidaridad de toda la comunidad para que la palabra del Señor se siga difundiendo a lo largo de todo el litoral de Carabobo”, dijo.

ANIVERSARIO DEL PAPA BENEDICTO XVI.- Así también, la celebración del 60 aniversario de la ordenación ministerial del Santo Padre Benedicto XVI, se convirtió en un momento de trascendencia para la Iglesia Universal y para la Iglesia Católica Venezolana. En tal sentido, el presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, Monseños Ubaldo Santana, expresó que “la gracia del Sacerdocio ha encontrado en él (Benedicto XVI) un servidor, un testigo de excepcional calidad”. Igualmente manifestó Monseñor Santana que cada Obispo desde su Diócesis con su Presbiterio realizará las 60 horas de adoración eucarística por esta celebración, “que es un regalo de oración muy hermoso que el Santo Padre nos ha pedido y también es un modo de sentirnos muy cerca de él, porque cuando nos reunimos con Cristo en la Eucaristía y en el culto al Santísimo Sacramento es cuando más cerca estamos de todos los que él ha escogido como sus pastores para guiarnos”. Finalmente, expresó que en nombre de la feligresía del país: “Felicitamos, verdaderamente, al Santo Padre por este gran ejemplo que nos da a todos de cómo se debe servir a la Iglesia”.

La Situación Política y Social de Venezuela

La XCVI Asamblea Plenaria Ordinaria de la Conferencia Episcopal Venezolana, se realizó una vez culminado el IV Congreso Eucarístico. Los Obispos se reunieron del 27 al 30 de junio, para ver, juzgar y estimar las líneas de acción a la luz del Evangelio y de los Documentos Eclesiales. Sus discusiones transcurrieron en un ambiente donde las informaciones verdaderas acerca de la salud del Presidente de Venezuela se cruzaban con falsos rumores, inaudita situación en la que prevaleció la contradicción entre voceros del Gobierno y un prolongado vacío de informaciones veraces y creíbles, que los expertos en comunicación han popularizado como "blackout informativo". Ello, a pesar de que no era parte del temario pastoral que debían discutir, analizar y dar a conocer, no obstante, se hizo presente en el ambiente de la Conferencia porque si institución alguna conoce lo que verdaderamente ocurre en el país es, precisamente, la Iglesia Católica…

LA SALUD PRESIDENCIAL.- En consecuencia, la salud del Presidente Chávez fue uno de los casos emblemáticos que comentaron y analizaron los Obispos Venezolanos, y por el que a cada rato, incluso todavía, son  requeridos por los medios de comunicación. A poco más de un mes de la obligada ausencia presidencial por su reclusión médica en Cuba, algunos Obispos, quizás bien enterados por la Iglesia de la famosa Isla Caribeña, certeramente comentaron de qué se trataba. Pero adentrarse en los detalles y la discusión propia de los temas Intra Eclesia con las altas autoridades no es fácil, y menos, durante una de las dos Asambleas que realizan anualmente. Para ello se echa mano de algún Prelado amigo a condición de no ser mencionado, para poder conocer aquello que se comentó allí adentro. El Prelado refiere que “a comienzos de la Asamblea de la CEV, acerca de la salud del Presidente Chávez, todo era confusión y rumor, “quizás los mismos que había en la calle; pero sí existía la certeza de la enfermedad”. Algunos comentaban que cada venezolano tenía su propia versión de esta situación, "bien porque se los digo un amigo se lo había escuchado en la peluquería, porque tenía un familiar que trabajaba con allegados del Presidente, o porque la política informativa del gobierno también jugó a esconder la situación levantando cualquier especulación”, comentó la fuente.
Pero otro aspecto que llama la atención de esta fuente es que a los medios de comunicación poco les importa lo que en materia pastoral diga la Iglesia si en la Agenda Setting está planteado un tema que hace de preferencias en sus titulares. “Esto se vio reflejado en la misa de cierre del IV Congreso Eucarístico. Pregunta obligada: ¿Qué opina la Iglesia acerca de la salud del Presidente Chávez? Para nada importó que Venezuela se hubiera Consagrado a la Virgen de Coromoto o que hubiese renovado la Consagración al Santísimo Sacramento o que haya asistido una multitud. Esto era parte de algunas conversaciones previas en las comisiones episcopales durante la semana de la Asamblea”, dijo.
Tras conocer la verdadera situación de la salud del Presidente Chávez, el viernes 1 de julio de este año, el Arzobispo de Coro, Monseñor Roberto Luckert, anunció que se promoverán en todos los templos “la oración por la recuperación de Hugo Chávez”. Por supuesto, esta situación genera, además, una barajo de posturas y apetencias entre los políticos vinculados a la Mesa de Unidad Democrática, que ante este cuadro del duro Presidente Chávez, algunos estarían pensando si tiene sentido la mal querida UNIDAD, o si la candidatura que despuntaba para confrontar al ahora enfermo líder barinés, tendría sentido o no en una hipotética renuncia a la candidatura por parte de este. 
Tales escenarios humanos, por momentos se presentaron en el recinto sagrado de la Asamblea Plenaria.

SITUACIÓN CARCELARIA Y OTROS ASPECTOS.- Aunado a esta problemática presidencial la situación carcelaria, campo de trabajo en el que la Iglesia Católica tiene muchos años, pareciera que de forma repentina el protagonismo mediático lo estaría cobrando la Iglesia evangélica. “Ello es una realidad a medias”, dijo la Fuente. “Ocurre en razón de que en los penales están personas que cometieron delitos, y alguien con formación cristiana básica les predica para que se `conviertan´. Luego pasan a ser pastores evangélicos que mueven no sólo la fe de algunos internados, sino también otros aspectos como se ha conocido en los últimos días, a raíz de la situación de la cárcel de El Rodeo”, comentó. 




A todo se le suma la aparición de nuevos protagonistas en la cárcel de El Rodeo conocidos como los "Pranes" quienes, supuestamente mantienen el control del penal, y una situación de intensa lucha en las calles por parte de los familiares de los "privados de libertad", que con ira exigen el respeto de los derechos humanos de sus allegados. La mediación todavía no está definida, a pesar de que informaciones hablaban de la solicitud de Capellanes Católicos, defensores de los derechos humanos y hasta del padre José Plamar.
En este contexto, para el día viernes 1 de julio se convocó a una Rueda de Prensa en la CEV, en la que de manera ecuménica algunas de las Iglesias Históricas de Caracas hablarían sobre la situación carcelaria, especialmente los hechos ocurridos en El Rodeo I y II, pero dado que la noche anterior el Presidente Chávez, por fin, había dado a conocer su verdadera situación, el tema prácticamente quedó reducido a un Comunicado que fue leído pero que muy pocos medios de comunicación reseñaron. Allí, representantes de la Iglesia Católica, Anglicana y Presbiteriana en Venezuela se pronuncian sobre la situación carcelaria en el país…pero, la salud es lo primero dice el refrán popular...
Sin embargo, algunos aspectos son rescatables de este comunicado firmado además de Monseñor Luckert, por el representante de la Iglesia Anglicana, Monseñor Orlando Guerrero, y la Presbítera Loira de Valera, de la Iglesia Presbiteriana. “Reconocemos, que aunque se ha llevado adelante un trabajo orgánico a favor de los privados de libertad por parte de nuestras organizaciones religiosas, no hemos logrado la efectividad necesaria para aliviar los sufrimientos de los internos y de sus familiares, debido a la complejidad de la situación que desborda muchas veces nuestras capacidades de acción”.
Así también, el documento ofrece: “Promover espacios de oración por la pronta solución pacífica de esta problemática que afecta tanto a internos, miembros de organismos de seguridad y a múltiples familias venezolanas. Participar en un diálogo fraterno que diseñe un plan de acción en conjunto con las autoridades para mejorar la situación actual. Acompañar y caminar junto con los familiares, promoviendo una pastoral ecuménica carcelaria. Ponernos a disposición del Estado en un servicio de subsidiaridad a favor de los privados y privadas de libertad”.
Además de estos, otros aspectos de la realidad nacional también coparon la atención de la Asamblea Plenaria de la CEV. Por ejemplo: “la carencia de vivienda en la población, la escasez y los altos precios de los alimentos, los altos índices de criminalidad y otros ingentes problemas a los que no es fácil escapar de una prensa que fija más su contenido informativo en asuntos políticos y sociales que en aspectos de la vida religiosa o pastoral de la Iglesia”, reveló.  

PROPUESTAS DE LA CEV

El Arzobispo de Mérida Monseñor Baltazar Porras Cardozo, junto al Arzobispo de Cumaná, Monseñor Diego Padrón y Obispo Auxiliar de Maracaibo, Monseñor Castor Oswaldo Azuaje Pérez, dieron a conocer el jueves 30 de junio, la Exhortación Pastoral: El Bicentenario del 5 de Julio (1811-2011) emanado de la XCVI Asamblea Plenaria Ordinaria de la CEV. En ella los Obispos realizan seis propuestas al Estado, al Gobierno y a los Ciudadanos, que deberían ser tomadas en cuenta para propiciar cambios positivos.
La primera, estimada de urgencia por los Obispos, es “recuperar entre todos el respeto y la promoción de la inviolable dignidad de la persona humana y de todos sus derechos”. Allí se pide al Estado “demostrar capacidad y eficiencia para construir y cuidar los servicios básicos dignos: desde la recolección de la basura hasta la atención médica; una infraestructura confiable de la vialidad, el servicio eléctrico sin interrupciones, el trato humano adecuado en la oficina pública o privada, en el mercado o en el estadio, en el hogar y en el vecindario. En una palabra, dar respuesta satisfactoria a las necesidades del pueblo”.
La segunda propuesta es “valorar una cultura del trabajo y de la colaboración solidaria en la producción y gestión de la riqueza”. Los Obispos llaman a “superar la anticultura de la dádiva, de las colas interminables para recibir los mendrugos de una asignación o beca de la autoridad de turno. No podemos seguir con una vida parasitaria que se mueve al vaivén de quien tiene para repartir. No puede ser el clientelismo el que conceda empleos a quienes no son capaces o no estén suficientemente preparados para una determinada tarea y lo único que pueden mostrar es su afecto o compromiso con una línea política”.
En tercer lugar proponen revalorizar la ciudadanía. Esto es, “responsabilizarse de la vida y de la marcha de la comunidad. Participar activa y conscientemente en todos los espacios de la vida social. El país que queremos necesita del protagonismo de todos”, cuya meta principal “ha de ser el bien común”. Estima la CEV que “Ciudadanía” es “sinónimo de respeto al pluralismo y promoción de la convivencia democrática”.
La cuarta propuesta es “ser discípulos de la verdad, el bien y la gratuidad”. Hacen un llamado a no transitar “por los caminos del facilismo, la mediocridad, el engaño o la manipulación”. Mientras que en quinto lugar la CEV propone “corresponder a un país necesitado de auténtica reconciliación”. Exponen que como “creyentes estamos ante la gran oportunidad de manifestar el valor religioso del perdón, de la superación de los odios y resentimientos, para dar espacio a la acogida, a la sanación de actitudes, que nos lleven a incluir e integrar y a ser capaces de trabajar en común a pesar de las diferencias”.
Por su parte, la sexta propuesta contiene varios desafíos que hay que asumir “como venezolanos y cristianos”. Entre estos se encuentran: “Integrar en nuestras vidas el proceso de conversión y renovación espiritual, moral, intelectual, en la familia, la comunidad y la Iglesia, en la línea de un compromiso mayor para transformar la realidad actual del país; profundizar la opción preferencial por los pobres, ejercer un influjo real de transformación hacia un sistema económico más justo, más solidario y más propicio al desarrollo integral de todos; promover la solidaridad cristiana y defender los derechos humanos ante las frecuentes violaciones de los mismos; reconstruir la democracia, promoviendo la participación y organización ciudadana; renovar la labor de evangelización del ámbito cultural, defendiendo y promoviendo los valores humanos .
La juventud de la Iglesia le ha permitido movilizaciones de fe que  marcan la pauta en todo el  país. Ejemplo de esto es la  marcha de Renovación de la Consagración de Venezuela al Santísimo Sacramento que se realizó este sábado 2 de julio en Barquisimeto. Foto: Padre Alexander Nieves. 



CONCLUSIÓN: La Iglesia católica, mayoritariamente joven y con la más numerosa feligresía cristiana del país, pareciera haber entrado en una onda de dinamismo y compromiso espiritual y social como se ha demostrado en los últimos días. En cada región del país ha puesto su grano de arena y ha brindado sus aportes para ayudar a construir un país en el que todos sus ciudadanos tengan el espacio necesario, y el respeto que le consagran las leyes naturales y constitucionales.


VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.