lunes, 8 de noviembre de 2010

Alcaldía de Chacao promueve la homosexualidad, mientras la Iglesia intenta fortalecer la Familia



¡Que pena ajena me da Emilio Graterón! Pero si alguien decide molestarse por esto que aquí voy a escribir, le recuerdo que entonces lo “gritarán las piedras”, Lucas 19, 40.

Ramón Antonio Pérez

La Iglesia Católica de Venezuela hace serios esfuerzos por dar a conocer la Campaña El Abrazo en Familia 2010, que en esta ocasión tiene por lema: “Familia, abre tu corazón al diálogo y a la reconciliación". Esta campaña del 7 al 14 de noviembre conlleva al fortalecimiento de la célula fundamental de la sociedad, y “busca fortalecer la educación de los valores humano cristiano, en un mundo donde los valores están en detrimento y donde es necesario abrir espacios para el diálogo y la reconciliación lo que va a permitir que la sociedad crezca en positivo”, como dijo el padre Antonio Velásquez del departamento de familia e infancia de la CEV.

Sin embargo, algunas instituciones públicas no parecen entender esto. Sectores que pudieran considerarse en la línea de apoyo a la iniciativa de la Iglesia, por el contrario, realizan actividades que distan mucho de la propuesta eclesial, y si se quiere, propensas a llevarle la contraria a la iniciativa del Episcopado. Para estos funcionarios fomentar la homosexualidad y las familias gays, es más novedoso que defender los vientres familiares de donde surgieron. El relativismo carcome sus valores.

Tal es el caso de la Alcaldía del Municipio Chacao, en el estado Miranda. La Dirección de Cultura de este municipio; se entiende que con el aval del alcalde Emilio Graterón, realizó, en la misma fecha que la Iglesia lanzaba la Campaña El Abrazo en Familia, el séptimo festival de arte urbano denominado “Cooltura Hip Hop”. El Anfiteatro de la Plaza Altamira Sur sirvió de escenario para que la comunidad en general, vecinos y artistas, quizás sin ir al fondo del asunto, participaran en la movida de la cultura ciudadana, a través de graffitis con supuestos mensajes de “paz” y “tolerancia”.

Si bien, no hubo ataques directos a la doctrina y posturas de la Iglesia, un mural promocionaba abiertamente la homosexualidad. Allí estaban dos personas del mismo sexo besándose en la boca. ¿Acaso, que dos personas del mismo sexo se besen en la boca, forma parte de la tradición y cultura de los venezolanos? Un simple análisis delata el mensaje que intentaba vender, el mismo día que la Iglesia defendía a la Familia. Si esto no es promover la homosexualidad, ¿entonces qué es?

Caracas, 08 de noviembre de 2010.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.