martes, 6 de julio de 2010

Chávez pretende dividir la Iglesia Católica en Venezuela


El lloricón del 11–A, no recuerda que apretujó su rostro lleno de lágrimas y mocos en las sotanas de estos sacerdotes y les rogó para que salvaran su vida; pero ahora, envalentonado, arrogante y sin escrúpulos, ofende y denigra a los hombres de Dios y hasta se atreve a chantajearlos como sí éstos fueran las focas de la actual Asamblea Nacional. Así estará de mal el gobierno con lo de las comidas podridas, las leyes comunistas, las elecciones del 26 de septiembre  y “otras menudencias”…. que a escasas horas de la asamblea ordinaria plenaria de la Conferencia Episcopal Venezolana, Chávez pretende incluir su temario divisionista en la agenda de los prelados

Ramón Antonio Pérez

Caracas, 06 de julio de 2010.- La tónica del comunista Hugo Chávez desde que llegó al gobierno ha sido la misma: atacar a la Iglesia Católica; ofender a los pastores cristianos; descreditar a sus opositores; comprar conciencias entre los débiles; crear una iglesia paralela; aupar la santería, la homosexualidad, el feminismo, el aborto y otras categorías del relativismo religioso denunciadas por el Papa Benedicto XVI.
Parece que Chávez no ha comprendido lo siguiente: atacar al Cardenal o insinuar falsedades de cualquier Obispo, Sacerdote, Religioso o Religiosa es atacar a la Iglesia, y es lo mismo que atacar a los venezolanos, porque en Venezuela los católicos son la mayoría confesional del país. Quienes se han bautizado y viven a plenitud su bautismo, están adheridos fielmente a la Santa Madre Iglesia y sus Pastores. Por tanto, las ofensas de Chávez contra la Iglesia son para todos los venezolanos.

Más “troglodita” serás tú….
En tal sentido, lo de este 5 de julio en la Asamblea Nacional no tiene otro nombre. Que Hugo Chávez llame “troglodita” al Cardenal Urosa, es como sí él se proclamara Papa y oficiara la Santa Misa. ¡Válgame Dios! Es como si pretendiera darle líneas a la Iglesia.
El verdadero “troglodita”, endilga su condición de “hombre de las cavernas” y de “persona tosca y poco educada”, nada más y nada menos, a quien tiene estudios superiores que él no ha podido siquiera aprobar en una primera instancia de cuarto nivel. El Cardenal Urosa, ordenado sacerdote en el año 1967, ha superado con éxito todos los cargos y responsabilidades dentro de la Iglesia y en la academia. Para muestra un botón: Urosa es doctor en teología desde 1971; ha sido profesor de filosofía, teología y otras materias de orden eclesial; rector de los Seminarios Interdiocesano de Caracas y San José de El Hatillo; y habla, al menos, cinco idiomas.
Esto de llamar a Urosa “troglodita” es una afrenta a la inteligencia de todos los venezolanos, vertido por quien solo transmite odio y división entre sus compatriotas. Si alguien quiere retrotraer al país a la época de las cavernas, ése es precisamente el comunista Hugo Chávez. Y si alguien en el país ha usado un lenguaje poco acorde para imponer sus intenciones, ése ha sido precisamente él. ¡Hugo, más troglodita, serás tú!

Chávez y su chantaje a Moronta
Los venezolanos desde hace tiempo han conocido las posturas políticas de Monseñor Mario Moronta, si se quiere dado a los más social del Evangelio y la lucha por los más desvalidos. Moronta siempre ha fiel a la Iglesia nunca ha mostrado complacencia con poder alguno, aunque se contenga y en su cerebro se abarroten y silencien sus gritos de esperanza por los oprimidos. Algunos redactores, entre los que me cuento, le hemos descargado por palabras muy cercanas al lenguaje socialista-comunista, pero el Obispo del Táchira ni se inmuta, lo cual habla bien de su apego y obediencia a la Iglesia y su opción de vida sacerdotal.
Pero, que Chávez públicamente diga que Monseñor Moronta fue su “candidato”, y según él, así se lo hizo saber al Papa, porque este sí “debería ser supercardenal”, en contraposición al Cardenal Jorge Urosa Savino sólo reafirma una de sus malévolas intenciones: dividir a la Iglesia.
Si en 11 años que tiene Chávez en el poder, Monseñor Moronta no ha caído en ese chantaje, ahora menos debe dejarse tentar por el demonio, si se recuerda aquella frase del Evangelio cuando el diablo tentó a Jesucristo con darle más poder y gloria. Porque en el fondo, las pretendidas alabanzas de Hugo Chávez hacia Mario Moronta, también son ofensas graves contra la población y la Iglesia venezolana.


CONCLUSIÓN: La lenguarada de Chávez descubre puntos que son de interés en su cuestionada gestión de gobierno. No es la primera vez que es criticado por las Autoridades de la Iglesia y de su parte ha ofendido al difunto Cardenal Velásquez, a Monseñor Baltazar Porras; Monseñor Ubaldo Santana.... El Cardenal Urosa, de manera profética, denunció la semana pasada la pérdida de alimentos que se pudrieron como consecuencia de la desidia y la corrupción enquistada en el gobierno nacional; pero además, alertó que la aplicación de un conjunto de leyes de corte comunista, están fuera del marco de la Constitución Nacional.
El asunto es que Chávez pretende aplicar tales leyes parecidas a las del régimen cubano por encima del rechazo a la reforma constitucional del año 2007, cuando la población negó su propuesta y los obispos han dicho que eso es “moralmente inaceptable”.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.