domingo, 25 de octubre de 2009

Arzobispado de La Habana pide al gobierno comunista liberar el talento de los cubanos

El artículo es una amplia reflexión acerca del sistema colectivista cubano en el que “todo está pensado de antemano”; por lo que hace un llamado a “depender menos de ese “papá-Estado”
Ramón Antonio Pérez
Fotos: Palabra Nueva

La Habana, 25 de octubre de 2009. Un sano cuestionamiento hace el Arzobispado de La Habana a las autoridades de Cuba, sobre la realidad de este país y algunos de sus intentos de apertura. Los comentarios son hechos a través del número 189 de la revista Palabra Nueva, cuya versión digital está disponible en la web site (http://www.palabranueva.net/) de este mes, con el artículo titulado Lo que funciona, firmado por Orlando Márquez, director de la revista.
El Arzobispado aborda algunos ejes puntuales de las políticas que en la actualidad el Estado Comunista intenta “abrir” sin orientaciones muy claras. En ese orden, tras pasearse por aspectos cotidianos del sistema en el tema educativo, transporte y productividad del campo, entre otros, el Arzobispado se pregunta: “¿A caso no hay ya ricos entre nosotros, y algunos con una riqueza de origen dudoso?”.

El deseo de la familia con la educación
La primera parte de este análisis tiene que ver con los ofrecimientos del régimen castrista en cuanto a reabrir los preuniversitarios urbanos, ya que tales centros se volvieron contrarios a la educación. “No pocos maestros enamorados de su profesión al inicio, perdieron después todo interés por la enseñanza en la medida en que muchos de estos centros internos los alejaron de su propia familia, se volvieron riesgosos y contrarios a los propósitos que les dieron origen: la educación”, dice.
Analiza como positiva la propuesta de reapertura de los centros, porque entre otras razones, permitirá a los estudiantes vincularse más con las familias. “Al permanecer más tiempo unidos, padres e hijos se comunicarán más entre sí, las familias formarán lazos más sólidos, la sociedad saldrá beneficiada”, sostiene Márquez.

Liberen el talento restringido
Otro aspecto de interés contenido en Palabra Nueva, es la solicitud que hacen al régimen comunista de liberar el talento restringido de los cubanos. “Libérese todo el talento restringido y toda la energía acumulada en la mente y el cuerpo de los ciudadanos; que el más capaz viva mejor de su trabajo honrado y contribuya, a su vez, al bienestar de los que queden en desventaja”, dice Orlando Márquez.

Reconoce superación
Márquez reconoce como un logro de la revolución cubana encabezada por Fidel Castro hace medio siglo “la superación técnica o profesional de los cubanos", sosteniendo que "es cierto que el talento abunda” en este país.
Sin embargo, precisa que “es un talento restringido, atado, reo de las mismas estructuras políticas que lo crearon”. También acota la reflexión que en muchas ocasiones se pierde o “se debate en la impotencia y el sufrimiento, porque nada hiere más al talento que la imposibilidad de mostrarse y rendir frutos”.

Depender menos del “papá-Estado”
El artículo llama a que se generen condiciones apropiadas para que los ciudadanos cubanos depender menos del Estado. “Es preciso entonces crear condiciones para que el ciudadano dependa menos de ese “papá-Estado”.
Igualmente analiza la colectivización del Estado Comunista. “Entre los mayores peligros, y daños, de la colectivización y la centralización extrema de decisiones está precisamente el ablandamiento del carácter de los ciudadanos como individuos: si todo está pensado de antemano, si todo ha sido decidido para mí, para qué preocuparme”, dice Orlando Márquez.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.