viernes, 27 de julio de 2007

Ver, Juzgar y Actuar

Las contradicciones del comunismo

Ramón Antonio Pérez

El tema gráfico del presente artículo está tomado de la revista española Alfa y Omega, y leva por título: Contradicciones chinas. La suscripción de esta revista por internet es gratuita. Semanalmente emiten contenidos católicos muy importantes, desde la visión de la Iglesia en el mundo y muy especialmente desde España.

Alfa y Omega publicó:
“El portavoz de la Asociación Patriótica China, creada por el régimen comunista para tratar de suplantar a la Iglesia en aquel país, ha sorprendido con esta afirmación al diario italiano La Repubblica: “Espero con todas mis fuerzas poder ver un día al Papa en Pekín y que celebre misa con nosotros”. Días antes, el Gobierno había nombrado obispo de Pekín a un sacerdote sin el permiso del Papa, aunque, en este caso, se cuidó de elegir a una persona apreciada por la Santa Sede. Sobre la realidad de China ha podido el Papa informarse estos días con alguien de su más absoluta confianza. El cardenal Joseph Zen, arzobispo de Hong Kong, le visitó el pasado domingo en Lorenzago di Cadore, acompañado de numerosos fieles”. El presente contenido está disponible en: http://www.alfayomega.es/revista/556/02_lafoto1.html

Reflexión de EGC:
Cualquier parecido y destino de la Iglesia Católica en Venezuela, no parece ser pura coincidencia; es el estilo con que este tipo de sistema político ha tratado y trata a los católicos en el mundo.
Estimados lectores, ¿ustedes se han preguntado cuál es el interés del Presidente de Venezuela en atacar a la Jerarquía de Católica? ¿Para qué necesita una Iglesia Patriótica o Nacionalista cuando un régimen de naturaleza se declara ateo? ¿Para qué incitan a falsos curas o a "teologos de la liberación" a defender con suspuestos falsos y con la manipulación de la Palabra de Dios ante las cámaras de televisión?

Poco a poco parece aclararse el asunto. Necesitan una iglesia sumisa, no cristiana, que le rinde pleitesía y culto a la personalidad del líder temporal, y no al Dios y Salvador Eterno.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.