domingo, 10 de junio de 2007

Betania: Videos sobre las Apariciones Marianas

Ramón Antonio Pérez
Estimados hermanos en Cristo:
A continuación tendrán la oportunidad de ver este Documental, contentivo de seis videos en los que dan conocer las distintas Apariciones de la Virgen María durante el Siglo XX, hechos acaecidos en el mundo entero.
Entre ellos, podrás observar el VIDEO 4, relacionado con la Aparición de María en la Finca de Betania, en Cúa, estado Miranda, a partir del 25 de marzo de 1976. Allí Nuestra Madre se le apareció a la señora María Esperanza Bianchini, siendo llamada como la Virgen Reconciliadora de los Pueblos. Te invito a que lo veas en el siguiente VIDEO:
Todo el documental en su conjunto, hace una sinopsis de las apariciones y revela el contenido de cada uno de ellos, destacando la importancia y necesidad de la conversión personal, el rezo del santo rosario, las peticiones por la Paz Mundial; por el Santo Padre y por los Sacerdotes; ayunar y cumplir las penitencias entre otros contenidos de Fe.
En suma, la petición reiterada en estas apariciones es por la salvación de las almas. Espero les guste y de ser posible lo den a conocer en sus respectivas actividades pastorales y de catequesis.

Saludos cordiales

Tomado de: http://sanmiguelillo.blogspot.com/
________________________________________________
Autor: Padre Jordi Rivero. Fuente: www.corazones.org

Puntos de discernimiento sobre las apariciones

1. LA VIRGEN SE APARECE

La Virgen Santísima está en el cielo en cuerpo y alma. Está es verdad es parte del dogma de la Asunción. Desde el cielo nuestra madre intercede por nosotros y nos ayuda en nuestro peregrinar hacia el cielo.
En las apariciones, Dios permite que el cuerpo glorificado de la Virgen se haga visible para alguna/s persona/s. Aunque esta verdad trasciende nuestra capacidad racional, no es contraria a la razón. Para quien vive en gracia y experimenta una viva relación con Dios, la Virgen y los santos, las apariciones no presentan una dificultad porque saben que ellos, están siempre en con nosotros y se manifiestan.
María, por tener un cuerpo glorioso, puede tomar diferentes características físicas: su edad, estatura, apariencia, forma de hablar, vestuario. El cuerpo glorificado no tiene dificultad en estas adaptaciones sin dejar por ello de ser real. (Ver Cristo y Sus apariciones a los discípulos, Magdalena (Jn 20, 14-16) y los discípulos de Emaús (Lc 24, 16). La Virgen se acomoda a la cultura y el lenguaje de los videntes. Esta es una adaptación pedagógica de la Virgen que, como madre, busca a sus hijos.
También la Virgen puede comunicarse milagrosamente a través de solo locuciones: la persona solo escucha a la virgen.
La Virgen viene en ayuda de sus hijos
La Iglesia reconoce la posibilidad de que Dios hable directamente a algunas almas y las instruya en el bien, ya particular, ya colectivamente. Las apariciones marianas no añaden nada a la doctrina cristiana. El propósito de la Virgen es ayudarnos a vivir nuestra fe según la enseña la Iglesia. Ella nos recuerda algún aspecto de la fe o vida cristiana un tanto olvidado o no explícitamente deducido. Ella pone ante nuestra conciencia la verdad que hemos olvidado o que vivimos superficialmente. Ella nos ayuda a profundizar para que saquemos el mayor provecho espiritual.
El Cardenal Ratzinger, de la Congregación para la Doctrina de la Fe, nos dice: "No podemos ciertamente impedir que Dios hable a nuestro tiempo a través de personas sencillas y valiéndose de signos extraordinarios que denuncian la insuficiencia de las culturas que nos dominan, contaminadas de racionalismo y de positivismo. Las apariciones que la Iglesia ha aprobado oficialmente ocupan un lugar preciso en el desarrollo de la vida de la Iglesia en el último siglo. Muestra, entre otras cosas, que la Revelación -aún siendo única, plena y por consiguiente, insuperable- no es algo muerto; es viva y vital."
-Ratzinger, Reporte Sobre la Fe.
Mas...
http://es.catholic.net/mariologiatodo...

VIDEOS DEL DOCUMENTAL

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.