martes, 21 de junio de 2016

Venezuela: Aumentan la desnutrición y el hambre, publica @AleteiaES




“¡Señores, por Dios! Quizás la foto del tuit de Fe y Alegría no es en Venezuela; pero los dos niños que murieron sí son nuestros #YaBasta! Ni una muerte más”, expresó la dirigente política venezolana María Corina Machado luego que en las redes sociales se dieran a conocer fotos referenciales de estos hechos ocurridos a principio de junio.

Se refería al fallecimiento de dos niños de la Alta Guajira, en el estado Zulia, quienes murieron como consecuencia directa de “un cuadro crítico de desnutrición”: Ligia González, de 8 meses, y Elver González, de 2 años de edad.

Pero hay otros hechos...

Foto tomada de Radio Fe y Alegría.
Yonaikel Montiel, de un año y cuatro meses de edad, actualmente está hospitalizado en el área de pediatría del Hospital Chiquinquirá de Maracaibo porque presenta una grave desnutrición. 

Marbelis González, madre de Yonaikel, aseguró que tienen 10 días en este centro médico y, “aunque el estado de su hijo ha mejorado, siguen tratando de recuperar su peso ideal que es de 13 kilos y pesa 7”.

En el hospital “Doctor Manuel Noriega Trigo” del estado Zulia hay otra historia similar. Inés Romero comparte un cuarto de hospital con Menaida Romero. Ambas tienen a sus hijos hospitalizados por desnutrición. La primera cuenta, en idioma Yukpa, que su niño se llama Calvin Montiel y está recluido desde hace dos semanas en el centro de salud.

Romero contó que vive en la Sierra de Perijá y comen lo que cosechan: topocho, plátano y yuca. Inés apacigua la desnutrición de su hijo cantando el himno nacional en su lengua nativa, publica el portal informativo de Radio Fe y Alegría.  

Aumentó la desnutrición en 30%


Estos hechos corroboran las investigaciones de la Fundación Bengoa que ubica entre el último semestre de 2015 y lo que ha transcurrido del 2016, un incremento de la malnutrición, llegando aumentar un 30% de la población infantil, estableciendo los hechos como consecuencia de la crisis alimentaria que atraviesa Venezuela.

Detrás de la actitud aparentemente perezosa de un niño puede esconderse el hambre”, explicó Mercedes López de Blanco, vicepresidente de esta ONG, y quien trabaja el tema nutricional desde hace más de medio siglo.

En el último semestre del año 2015 y lo que ha transcurrido de 2016, los investigadores de Bengoa han detectado que la mal nutrición infantil llegó al 30% de la población, basados en una muestra de 4.000 niños de esos centros educativos.

Maritza Landaeta, coordinadora de investigación de Bengoa, cree que la intensificación de la crisis venezolana deja consecuencias visibles en el deterioro de la alimentación, asegurando que 25% de los niños dejó de ir a esas escuelas porque no tenía qué comer.

Mal nutrición en niños


Landaeta indicó que a las fallas del Programa de Alimentación Escolar (PAE) se suma la crisis de cada hogar, donde ha disminuido el poder adquisitivo de las familias que también se ve afectado por la inflación, la escasez y el desabastecimiento.

No quiero pensar cómo estarán los porcentajes de anemia de la población infantil, si el año pasado la deficiencia de hierro se ubicaba entre 20% y 30%; y los datos de la Encovi 2015 (Encuesta sobre Condiciones de Vida en Venezuela), indicaban que había una reducción de 50% en el consumo de alimentos como leche, queso, huevos, carne, pescado y pollo, fundamentales para el crecimiento de los niños”, explicó Landaeta.

En su trabajo diario se ha dado cuenta de que en la mayoría de los hogares falta el dinero para comprar proteínas, frutas y vegetales, por lo cual las personas basan su alimentación en pasta. “Esto es una tragedia”, dijo al diario El Nacional.

“Desde el momento de la concepción hasta los dos años de los niños es una situación crítica. Allí cualquier cosa que ocurra es difícil de corregir. Sin embargo, se puede. En cambio, los niños que hayan presentado un daño permanente, por ejemplo cinco años de hambre, no se recuperarán. El momento es grave, pero si actuamos ya, será reversible”, expuso finalmente.





VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.