martes, 17 de mayo de 2016

Venezuela: Enviado papal aumenta esperanza de paz

  
MONSEÑOR Paul Richard Gallagher Foto: MFA Russia-CC


Paul Richard Gallagher es un sacerdote que nació en Liverpool, Inglaterra, y su nombre se ha hecho familiar en las conversaciones de Venezuela en los últimos días.

“Ese diplomático no viene a hacer política aquí, este embajador no viene a violentar ni a echar partido sobre una parte o la otra, sino a canalizar el diálogo entre ambos sectores”.

Así lo expresó Roberto Lückert León, quien mantiene una postura de esperanza y mira en la visita del secretario del Vaticano para las relaciones con los Estados, una posibilidad de resolver la situación de crisis de Venezuela por la vía del diálogo y la paz.

Gallagher tiene previsto viajar a Venezuela el venidero 24 de mayo, y aunque lo hace para presidir, el sábado 28, la ordenación episcopal de Francisco Escalante Molina, un sacerdote venezolano designado como nuncio apostólico en El Congo, no se descarta que propicie un diálogo entre las partes en conflicto, entiéndase, Gobierno y oposición.

“Que se abran las puertas del diálogo”

El arzobispo de Coro considera que, a pesar del carácter religioso de la visita, no se debe descartar que “venga a conocer in situ lo que pasa en Venezuela”, y de esta manera buscar la manera de “abrir las puertas” para cumplir con el “angustioso mensaje papal” sobre “la necesidad del diálogo y la búsqueda de soluciones”.

“Actualmente estamos caminando en el país sobre la violencia con dirigentes del Gobierno insultando y llamando a la violencia y a la guerra”, indicó el prelado venezolano, cuestionando la forma de expresarse que tienen desde la administración de Nicolás Maduro, porque “no es un lenguaje para hablar de diálogo”.

Otra voz importante es la del presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), Diego Padrón Sánchez.

Expresó desconocer si Gallagher tiene previsto algún evento extra religioso, por cuanto la agenda se organiza directamente en el Vaticano; no obstante, considera necesaria una mesa de conversaciones entre oposición y Gobierno.

“El Gobierno solo no puede resolver este momento que vive Venezuela, necesita el concurso de otra gran parte de la población, lo que normalmente se llama oposición. Es el pueblo venezolano el que tiene que encontrar caminos para solventar la situación”.

Ven la visita con “buenos ojos”

Julio Borges, jefe de la bancada opositora en la Asamblea Nacional, cree que el anuncio del cardenal Pietro Parolin despertó esperanza en la dirigencia opositora y en la población que experimenta la peor crisis política que recuerde.

“Los venezolanos ven con buenos ojos la visita de Gallagher. Es necesario que hablemos y haya resultados”, dijo.

El también diputado opositor Edgar Zambrano, quien ha tenido como bandera el diálogo entre las partes y la amnistía para los presos políticos y exilados, destaca que en contextos como el venezolano “lo que dicta el manual de resolución de conflictos es el diálogo, la política buena es sentarse entre adversarios que se reconocen”.

Pero la visión de la oposición no es compartida por allegados al Gobierno. Tan es así que el oficialista Diosdado Cabello cuestionó la visita del prelado inglés a quien despectivamente llamó: “ese tipo”.

Argumentó en su programa del Canal 8: “Cómo les gusta meterse con Venezuela. No van a hablar con el Gobierno venezolano. Ni sean estrépitos”.

Lückert cree que la necesidad de lograr un encuentro debe ser compartida por las partes. “El presidente Nicolás Maduro debe identificarse con la línea del papa Francisco y no rechazar esta oportunidad”, reseñan los medios locales.

Este episodio de la vida venezolana se presenta como una nueva oportunidad para la diplomacia vaticana, desde donde se ha demostrado que las conversaciones en la sombra pueden dar buenos resultados.


Todavía están en desarrollo los encuentros entre Estados Unidos y Cuba, cuyo primer acercamiento auspiciado por el papa Francisco pudo “romper el hielo” y propiciar otros escenarios de bienestar para los cubanos.


VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.