jueves, 25 de febrero de 2016

Iglesia de Caracas celebrará Gran Jubileo de la Misericordia para su personal


Los empleados de la Iglesia arquidiocesana de Caracas, son los rostros de la misericordia en cada una de las parroquias y oficinas; y más que empleados son cristianos y agentes de pastoral, dijo monseñor Adán Ramírez

Ramón Antonio Pérez / @GuardianCatolic

Caracas, 24 de febrero de 2016.- “El venidero domingo 28 de febrero, se llevará a cabo en la Catedral Metropolitana de esta ciudad, a partir de las 10 de la mañana, el Gran Jubileo para el personal que labora en las diferentes instancias de la iglesia caraqueña, en el contexto del Año Jubilar de la Misericordia convocado por el Papa Francisco”.

Monseñor Adán Ramírez Ortiz, integrante de la comisión para el jubileo en la arquidiócesis de Caracas y Deán de la Catedral Metropolitana, informó que se trata de una celebración eucarística presidida por monseñor Jesús González de Zárate, a la que han sido invitados trabajadores y personal administrativo de la curia arzobispal con el fin de compartir y estar en sintonía con el jubileo de la Iglesia Universal.

“Por primera vez tendrán la posibilidad de conocerse y compartir los empleados del tribunal eclesiástico, con secretarias parroquiales y sacristanes de los despachos de 118 iglesias parroquiales del área metropolitana”, dijo.

Rostros de la Iglesia

Monseñor Ramírez Ortíz indicó que “cada despacho parroquial de la Iglesia no es una oficina como en cualquier ministerio público, sino que lo valoramos como un espacio desde donde se presta un servicio importante para las personas que allí acuden; y cada empleado, es para la iglesia, un agente de pastoral con la tarea de ser el rostro de la iglesia”.

“Queremos estar en sintonía con lo que el papa Francisco quiere de este año jubilar: ser el rostro de la Misericordia de Dios”, destacó.

Indulgencias.- Cada uno de los peregrinos y sus familiares tendrán la oportunidad de lucrar este jubileo, destacó Ramírez Ortíz, enumerando las condiciones que se deben cumplir según la convocatoria del Papa Francisco.


En primer lugar, se realiza la “peregrinación, es decir, el traslado de los peregrinos desde su sitio de origen hasta la catedral; en segundo lugar, atravesar la Puerta Santa, que en este caso está representada por la puerta principal del templo; tercero, rezar públicamente el Credo, lo cual se hace en la santa Misa; cuarto y quinto, practicar los sacramentos: de la penitencia (confesar sus pecados) y comulgar”, indicó monseñor Adán Ramírez.   





VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.