martes, 8 de septiembre de 2015

Monseñor Adán Ramírez instalado como Deán del Capítulo Metropolitano de Caracas


El Deán atiende a los fieles que acuden a la Catedral de Caracas esperando encontrar allí una hermosa liturgia, elevada doctrina y sano alimento para la piedad, el compromiso y el combate cristiano

Ramón Antonio Pérez / @GuardianCatolic

Caracas, 08 de septiembre de 2015.- “Como está prescrito por el Derecho Canónico, he designado al reverendo monseñor Adán Ramírez Ortiz nuevo presidente del Capítulo Metropolitano y Deán de esta Santa Iglesia Catedral. Él es un sacerdote de larga trayectoria pastoral, de estupenda formación y muchas cualidades.

Fueron las palabras del cardenal Jorge Urosa Savino, emitidas la tarde del 6 de septiembre, durante el rito de instalación del nuevo Deán de la Santa Iglesia Catedral de Metropolitana de Caracas, monseñor Adán Ramírez Ortíz, quien sustituyó a monseñor Héctor Maldonado Panacci, luego de que este prestara sus servicios por 15 años en esta instancia pastoral de la arquidiócesis capitalina.

Durante la instalación acompañaron al Arzobispo de Caracas, los obispos auxiliares: monseñores Jesús González de Zárate y Tulio Luis Padilla Ramírez, así como los canónigos titulares del capítulo metropolitano, monseñor Francisco Terán, presbítero Juan Carlos Silva Unda, y el canónigo emérito, monseñor Ángel Mazzari.

También asistió el presbítero doctor Miguel Acevedo, vicario judicial de la Arquidiócesis de Caracas y nuevo párroco de “Nuestra Señora de la Candelaria”, entre otros sacerdotes, seminaristas, feligreses y familiares que acompañaron a monseñor Ramírez Ortíz.

La primera de las Iglesias de Caracas


El Cardenal Urosa explicó que la Catedral “está llamada a ser el centro de una intensa actividad pastoral, y no puede ser eficazmente regida por el Arzobispo sin el concurso de un colegio de sacerdotes que atiendan los diversos aspectos de la actividad pastoral de esta, la primera Iglesia, madre de todas las Iglesias de la Arquidiócesis de Caracas. Esa es la misión de los Canónigos, presididos por el Deán”.



Indicó que monseñor Ramírez Ortíz, en “la querida parroquia y Basílica de Santa Teresa ha realizado una estupenda acción pastoral”. 

Por tanto, ahora está llamado a promover una intensa actividad pastoral y el esplendor del culto en la Catedral, “siempre abierta al devoto y sencillo pueblo caraqueño, de manera que esté a la altura de su condición de madre de todas las Iglesias de la ciudad”.

Finalmente pidió orar con mucha intensidad al Señor por monseñor Adán Ramírez y los demás integrantes del Capítulo Catedralicio, para que entusiasmados y llenos de celo por la Casa del Señor, “se empeñen a fondo en el cumplimiento de esta altísima misión pastoral en nuestra muy querida Catedral Metropolitana”.

Monseñor Ramírez Ortíz llegó “con ganas de trabajar”


El nuevo Deán no se ahorró palabras para agradecer a Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote y a la voluntad de Dios que mediante el arzobispo de Caracas le ha asignado esta nueva responsabilidad. “Ante todo”, dijo, “vengo con ilusión, ganas de trabajar y deseos de compartir los gozos y esperanza, anhelos y deseos de todos los que hacen vida de fe en esta sagrado recinto, vengo a acompañarlos, animarlos y crecer juntos”.

También reconoció con humildad el trabajo de los “padres de la fe” que le han precedido en este “benemérito Capitulo Catedralicio”. “Al recorrer la historia de este Capítulo Catedralicio irremediablemente se apodera de mí un sentimiento de pequeñez y a la vez de grande compromiso (…) al desfilar por nuestro pensamiento la vida y obra de tan egregios antepasados”, expresó con notable entusiasmo.


Recordó a “Bartolomé de Scoto, (primer Deán 1638) y pasando por los más recientes los Sres. Navarro, Pellin, Henríquez, Bonilla, Urosa, Conde y Valera - entre otros que ejercieron con gran dignidad y decoro este servicio - y a quienes podemos considerar nuestros padres en la fe en esta Arquidiócesis, no le queda a uno más que suplicar al Señor que se apiade de nosotros para no defraudar la confianza y la responsabilidad, que hoy colocan en nuestros hombros el Sr Cardenal Arzobispo de Caracas y sus Obispos Auxiliares, a quienes dirijo mi sentimiento de gratitud e inquebrantable adhesión”.

Igualmente tuvo palabras de agradecimiento para monseñor Héctor Maldonado de quien se honró “ser su sucesor”, porque “con gran espíritu de fraternidad me ha recibido con mucha alegría y cercanía sacerdotal y ha preparado este recibimiento, y junto a él mi querido hermano el P. Juan Carlos Silva (Parroquia El Sagrario), el Señor les premie su generosidad y entrega y servicio a esta Catedral”.

Espacio del Capítulo Metropolitano de Caracas



La ceremonia de instalación del Capítulo Metropolitano se realizó en un estrado de madera que formando un semicírculo está ubicado al final de la Catedral, justo detrás del Trono y del Cristo Crucificado, pero antecedido por un órgano y otro ornato de madera ubicado en pleno centro de ese hemiciclo.

Al centro están el sillón y escudo del Arzobispo, y luego, a ambos lados, varias curules consecutivas que deben ocupar los canónigos titulares cuyo ingreso realizan por una pequeña puerta ubicada en el lateral izquierdo. 

En épocas pasadas, tal vez durante un acto como este estarían copados, no así en esta fecha ya que “algunos titulares se encuentran enfermos”, según conoció el redactor.

Encima de cada curul están las figuras en relieve de madera con el nombre de algunos apóstoles y santos de la cristiandad, evocando para cada canónigo el ejemplo de seguir y vivir como Jesucristo. Entre estos se encuentran, del lado derecho: San José, San Pedro, Santiago el Mayor, San Andrés, Santo Tomás, San Juan, San Bartolomé, San Matías y San Marcos; y del lado izquierdo San Juan Bautista, San Pablo, San Felipe, San Bernabé, Santiago el Menor, San Lucas, San Simón, San Judas Tadeo y San Mateo.

Desde este lugar se pueden observar elegantes pinturas con motivos de piedad en el techo de la Catedral, y que por primera vez, no pocos de los feligreses que presenciaron el rito de instalación del nuevo Deán, pudieron observar con asombro.

Precisamente, entre las responsabilidades del Deán está no sólo trabajar para que este templo sea el centro de pastoral, sino también el lugar que custodia el arte y la cultura que gira en torno a la principal iglesia del catolicismo en Venezuela.

En efecto, monseñor Adán recordó: “Esta Catedral es el centro vital de la vida diocesana. Por eso es conocida, amada y visitada por todos los venezolanos. Su arte acumulado sirve de catequesis plástica para propios y extraños… Toda esta labor, meritoria durante varias centurias la lleva realizando el Cabildo, en comunión con el Arzobispo y todo orientado para la mayor gloria de Dios”.






Cabe indicar que al finalizar la tarde se celebró una eucaristía en acción de gracias, siendo presidida por monseñor Jesús González de Zárate, acompañado de monseñor Adán Ramírez Ortiz y el Johan Javier Contreras, mientras el ministerio de música "Enmanuel" dirigido por John Gómez, alegraba con sus cantos la llegada del nuevo Deán de la Iglesia de Caracas.






VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.