lunes, 14 de septiembre de 2015

Arquidiócesis de Caracas honró a la Virgen de Coromoto en su día



Una fiesta de sonidos criollos con letras litúrgicas caracterizó la serenata en la Catedral para honrar a la Patrona de Venezuela y Principal de Caracas, en sus 63 años de la Coronación Canónica

Ramón Antonio Pérez / @GuardianCatolic

Caracas, 14 de septiembre de 2015.- Monseñor Tulio Luis Ramírez Padilla presidió este 11 de septiembre, una eucaristía en la Catedral Metropolitana de Caracas, con motivo de la solemnidad de “Nuestra Señora de Coromoto”, ocasión en la que se honró a la Patrona de Venezuela y Principal de esta ciudad por sus 363 años de la Aparición y 63 de la Coronación Canónica, con una serenata mariana en voz de la cantante Marianella Orá y la agrupación del maestro arpista Luis Fajardo.


El obispo auxiliar de Caracas estuvo acompañado por el Deán del Capítulo Metropolitano, monseñor Adán Ramírez Ortiz; el padre Johan Conteras; y el diácono permanente Germán Machado Echezuría.


Un discreto ornamento caracterizó el templo para esta fecha. A un lado del altar fue colocada la imagen arquidiocesana de la Virgen de Coromoto con sus flores, la corona y de fondo el pabellón nacional que se abría desde arriba hasta llegar a la base. 

En la nave central destacaban seis banderas, tres de Venezuela y tres de El Vaticano, así como dos afiches de la Virgen de Coromoto encima de cada ambón.

Los fervorosos devotos de la Virgen, desde muy temprano coparon los asientos de la Catedral, mientras Alexander Marquina de la Fundación “Quédate con Nosotros Señor”, interpretaba una variedad de cantos marianos ejecutando un piano y acompañado por un niño que sonaba una tambora en ritmo venezolano.


El himno “Salve Aurora Jubilosa…”, lo hicieron a dúo Marianella y Alexander, a petición del celebrante, y a ellos se sumaron los fieles devotos de la Virgen de Coromoto.

Durante la homilía monseñor Tulio Ramírez invitó a renovar la fe en Jesucristo que regaló su madre amorosa a la humanidad. “¡Qué regalo tan hermoso nos ha dejado Nuestro Señor Jesucristo! Se desprende de lo más valioso que puede tener un hijo para dejarnos y compartir para siempre a su Madre Santísima que nosotros amamos bajo la advocación de Nuestra Señora de Coromoto”.

Además, pidió la intersección de la Virgen para impulsar la reconciliación nacional. “La Iglesia siempre está dispuesta a favorecer el diálogo entre los venezolanos. Los problemas no están más allá de nuestras fronteras, están dentro. Por eso le pedimos que renueve la fe en toda nuestra patria”, dijo.

También pidió por el cese de la violencia criminal en el país, especialmente contra los niños, las mujeres, los ciudadanos y los funcionarios policiales. Describió a los feligreses la imagen de la Patrona Principal de Caracas: sentada en un trono, coronada como reina, con Jesús en su mano derecha y el mundo a su izquierda: “Un ejemplo de fortaleza y reciedumbre frente al dolor”, dijo el obispo auxiliar de Caracas.

Monseñor Adán Ramírez: “Recen por nosotros”



Por su parte, monseñor Adán Ramírez Ortíz, agradeció la presencia del obispo auxiliar de Caracas, y recordó a los feligreses de la Catedral que esta era la primera celebración litúrgica de importancia luego de su toma de posesión como Deán de esta Catedral.

“Para nosotros, tanto para el padre Johan Contreras y mi persona, es motivo de mucha alegría que el inicio de nuestros servicios en esta Santa Iglesia Catedral estén signados, marcados por esta fiesta en honor a Nuestra Señora de Coromoto”, expresó.

Explicó que la Catedral de Caracas es la “iglesia madre de todas las iglesias que existen en Caracas, y si nos remontamos a la historia, de muchas de las que existen en Venezuela”. “Por eso, debemos visitar a nuestra Catedral, amarla, y participar de sus funciones litúrgicas con mucho entusiasmo”, agregó.


“Qué bello es iniciar nuestro ministerio, aquí entre ustedes, de las manos de María y en compañía de nuestro obispo, eso es signo de comunión y de participación, y de misterio de la Iglesia”, sostuvo en su saludo. 

Finalmente, tomando para sí las palabras del Papa Francisco, pidió a sus feligreses lo siguiente: “Recen por mí, o mejor dicho, recen por nosotros, por el padre Johan y mi persona, porque aquí venimos a caminar juntos”.








¡Bella, bellísima como en Guanare!

La periodista Dalila Itriago de El Nacional, hizo un trabajo sobre esta celebración y pudo hablar con algunos de los asistentes.

“¡Bella, bellísima, es como si estuviéramos allá en Guanare!”, exclamaba Francis Tenía, luego de revelar que le pidió a la Virgen salud y bendiciones para Venezuela: “Mientras tengamos salud podremos seguir luchando por el país”, expresó.


Resaltó la periodista que hubo que escuchar con atención las palabras de los sacerdotes, “pues simultáneamente, en la plaza Bolívar se realizaba un acto político a favor de la integración binacional con Colombia, y la música solapaba el discurso religioso”.




VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.