miércoles, 21 de enero de 2015

Publicado en @AleteiaES - Venezuela: Iglesias Históricas piden por los cristianos que sufren violencia



Los mensajes de solidaridad y hermandad han reinado durante la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos en Caracas


Caracas, 21 de enero de 2015.-En otras épocas la división entre cristianos fue de una ruptura completa; hoy damos gracias al Señor porque nos encontramos para orar juntos, lo cual es un feliz signo de esperanza”. Por eso, al recordar las palabras de Jesucristo: “No ruego sólo por éstos, sino también por aquellos que, por medio de su palabra, creerán en mí, para que todos sean uno. Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado”.

Con este mensaje pronunciado por Monseñor Agustín Saab, de la Orden Libanesa Maronita, durante una misa solemne en el Monasterio San Charbel de Caracas, se dio inicio a la semana de oración por la unidad de los cristianos, que también se celebra en Venezuela, del 18 al 25 de enero, bajo los auspicios del Consejo de Iglesias Históricas de este país suramericano. 

El octavario sigue los lineamientos del Vaticano emanados del Consejo Pontificio para la promoción de la unidad de los cristianos, conjuntamente con la Comisión Fe y Constitución del Consejo Mundial de Iglesias.

La apertura contó con la asistencia del Nuncio Apostólico de Su Santidad en Venezuela, Monseñor Aldo Giordano; de Monseñor Tulio Luis Ramírez Padilla, obispo auxiliar de Caracas, en representación del Cardenal Jorge Urosa Savino; y el presbítero Ramón Vinke, delegado para el ecumenismo y el diálogo interreligioso, y además, secretario general del consejo de iglesias históricas de la capital venezolana.

También asistieron: Monseñor Orlando Guerrero, obispo de la Iglesia Anglicana Episcopal Venezolana; Monseñor Gomidás Ohanián, Obispo de la Iglesia Apostólica Armenia San Gregorio El Iluminador; Monseñor Georges Kahhale, Exarca Apostólico de los Greco-Melquitas; el Reverendo Akos Von Puky, Pastor de la Iglesia evangélica-luterana; Monseñor Ignacio Samaan, Obispo Auxiliar del Arzobispado Ortodoxo Antioqueno para México, Venezuela, Centroamérica y el Caribe; el Reverendo Padre Immanuil Remudakis, Vicario General del Arzobispado Ortodoxo Griego para Venezuela, Colombia, América Central e Islas del Caribe; el Reverendo Padre Vasile Lungeanu, de la Parroquia Ortodoxa Rumana San Constantino y Santa Elena; la Doctora Loida de Valera, Moderadora del Sínodo de la Iglesia Presbiteriana.

 “Las palabras de Jesucristo, dijo Monseñor Saab, “reflejan la voluntad divina”. Por consiguiente, “los esfuerzos de todo auténtico cristiano deben estar dirigidos a restaurar la unidad que nuestros pecados, lamentablemente, han resquebrajado”.

De igual manera, el responsable de la Orden Libanesa Maronita en Caracas, indicó que esas palabras “deben motivar a desterrar el espíritu del mal presente en el mundo el cual llama a la división, y en consecuencia al odio. Por tanto, urge hoy más que nunca la reconciliación, por lo que invocamos la presencia del Espíritu Santo”.

Por los cristianos de Medio Oriente


Un tema presente fue la violencia que padecen los cristianos en Oriente Medio y otras regiones del mundo, por las incruentas acciones de grupos extremistas que usan el nombre de Dios para cometer actos de violencia.

“Como responsable y servidor de la Iglesia Maronita en Venezuela, y en nombre de nuestra comunidad, deseamos acercarnos al corazón y al alma de todos los fieles cristianos, particularmente de aquellos que tienen alguna autoridad civil y eclesiástica, para recordarles que participamos del dolor de nuestros hermanos en el Medio Oriente, la Tierra Santa de donde provenimos y proviene nuestra fe”, dijo.

Denunció que muchas comunidades de ésta Iglesia, y de otras religiones cristianas, son discriminadas y perseguidas, “realidad que no podemos olvidar, y que nos apremian a la oración y acción con el fin de aliviar el sufrimiento de nuestros hermanos”.

Cristianos, puentes de Dios para la humanidad


Monseñor Tulio Ramírez, quien habló en nombre del Cardenal Urosa, también centró su mensaje en la expresión de Cristo: 

Que todos sean uno Padre, como tú y yo somos uno”; pero, el obispo auxiliar de Caracas, expresó que los cristianos deben pedir a Dios que los convierta en puentes cooperadores de esta unidad para toda la humanidad.

En un mundo dividido por las guerras, por el odio, con las controversias, los cristianos tenemos un objetivo fundamental: el pedir a Dios la unidad, el ser puentes cooperadores de esta unidad que quiere Dios para toda la humanidad”.

De manera emotiva, indicó: “Los cristianos, queremos, sobre todo, ser factores vinculantes de esta unidad que hoy estamos celebrando”. Igualmente, se sumó a los llamados “por la paz en todo el mundo, en Medio Oriente, y especialmente los hermanos de Siria que sufren las consecuencias de una guerra religiosa”.


Entretanto, el Nuncio Apostólico, Monseñor Aldo Giordano, ofreció un saludo en nombre del Papa Francisco para los líderes religiosos de las iglesias cristianas de Venezuela. 

Su mensaje evocó las iniciativas de paz y de unidad entre los cristianos que el Sumo Pontífice está promoviendo y llevando a cabo en sus giras por todo el mundo.

Las iniciativas del Papa han ido más allá”, dijo, agregando, que entre estos ejemplos están sus encuentros con líderes religiosos cristianos, musulmanes y judíos a quienes, incluso, ha visitado en sus países y ha recibido en el Vaticano.


Finalmente, recordó en el templo maronita de Caracas, los llamados del Santo Padre a los diferentes gobiernos para que coadyuven en la protección de aquellos grupos de cristianos minoritarios que son masacrados, perseguidos y desterrados con violencia en países del Oriente Medio, África y otros lugares del mundo.


VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.